Participación de mujeres en pandillas latinoamericanas

septiembre 15, 2022 § Deja un comentario

Latinoamérica es una de las regiones del mundo que enfrenta más violencia e inestabilidad, que se debe a conflictos internos y no guerras externas. Principalmente, en las zonas urbanas –aunque no de manera exclusiva en Centroamérica— una de las principales problemáticas son las pandillas como la Mara Salvatrucha, el Barrio 18, el Comando Rojo, los Zetas y entre muchas otras. Según Thrasher (1927), una pandilla se entiende como un grupo formado originalmente de manera espontánea y luego integrado a través del conflicto[1]. Así, como resultado de este comportamiento colectivo se desarrolla una tradición, una estructura interna no reflexiva, un espíritu de cuerpo, solidaridad moral, conciencia grupal y la unión con un determinado territorio local.

Una de las características de las pandillas, sobre todo las latinoamericanas, es la hipermasculinidad. Lo que se evidencia es que, en esta clase de espacios el respeto de los pares se gana cumpliendo el estereotipo de “macho cabrío”, manifestado en el uso de la violencia constante, guerras con pandillas rivales por el territorio, manejo de armas, etc. Esta característica de la hipermasculinidad en las pandillas latinoamericanas hace que el fenómeno de la participación de niñas y mujeres en las pandillas sea particular.

Esta particularidad se da en los roles que pueden adoptar las mujeres dentro de las pandillas, que son: mujeres pandilleras (aquellas que adoptan roles típicamente masculinos dentro de estas), familiares femeninos de los pandilleros (hermanas o madres, novias y esposas) y por ultimo los “links”, que son aquellas mujeres que se vinculan con pandilleros mediante el sexo casual pero no merecen el mismo “respeto” que las novias o esposas oficiales. Los últimos tres grupos son los que suelen adoptar roles secundarios como casas de seguridad, atraer más miembros o ser objetos sexuales para las pandillas[2].

Este último, se encuentra asociado a parte de los principales problemas que enfrentan las niñas, al verse involucradas en pandillas. En primera instancia, hay un problema de acceso a la educación; siendo que muchas veces las pandillas se forman en áreas relacionadas con la pobreza y la exclusión. En este sentido, cuando las niñas son reclutadas por pandillas es posible que no hayan estado en la escuela, lo que las hizo blancos fáciles o que, de estar escolarizadas, abandonan sus estudios para dedicar su tiempo a las actividades de la pandilla. Una vez las niñas están vinculadas a la pandilla, otro problema que enfrentan es el contacto con las drogas y la criminalidad. Estas suelen ser usadas como casa de seguridad para esconder las drogas y las armas de los miembros de la pandilla, lo que las convierte en blancos para pandillas rivales, dificultando el trabajo de intervención a las fuerzas del Estado, pues rara vez consideran a las mujeres como peligrosas, por lo que no suelen o pueden registrarlas debido a que los hombres policías no pueden revisar mujeres. Además de usarlas como facilitadoras para las actividades criminales del grupo, estas mujeres suelen volverse adictas a sustancias lo que facilita la violencia sexual[3].

Siguiendo con la problemática de la violencia sexual, es importante recalcar que las pandillas latinoamericanas suelen tener dos maneras de ingreso para las mujeres: mediante una golpiza por parte de todos los miembros del grupo o acostándose con todos los miembros del grupo. Las mujeres que acceden mediante la paliza son más “respetadas” y suelen adoptar roles de mayor liderazgo que aquellas que entran por la vía sexual; aun así, siguen siendo tratadas como miembros de segunda categoría. En este sentido, las últimas, suelen ser explotadas sexualmente por los miembros del grupo, obligadas a atraer otras mujeres para que los pandilleros abusen de ellas también, chantajeadas con videos y fotos sexuales que tomaron de ellas sin su consentimiento, incluso pueden ser violadas por miembros de su propia pandilla si se sospecha de traición[4].

Para concluir, las pandillas cada vez desarrollan estrategias más sofisticadas a la hora de mantener sus actividades criminales, por lo que las estrategias de intervención deben ser más elaboradas que la simple presencia de las fuerzas del Estado en barrios problemáticos. Dichas estrategias deben contar con un componente de género pues, si bien la mayoría de las pandillas son de mayoría masculina, estas aun cuentan con la participación directa o indirecta de niñas y mujeres. Es por lo anterior, que resulta crucial entender los diferentes roles entre mujeres y hombres al interior de las pandillas, lo que conlleva que las problemáticas sean distintas. Por lo tanto, si no se considera el género en las políticas de intervención resulta imposible prevenir el reclutamiento de mujeres, tratar de manera eficiente a las víctimas de violencia sexual y reintegrar a las mujeres a una vida fuera de las pandillas. El no tratar estas problemáticas, solo terminará fortaleciendo estos grupos y continuará la violencia y la criminalidad en zonas urbanas clave de Latinoamérica.

 -IC


[1] Thrasher, F. M. (2013). The gang: A study of 1,313 gangs in Chicago. University of Chicago press.

[2] The Center for Social Justice. (2018). Girls and Gangs. https://www.centreforsocialjustice.org.uk/library/girls-and-gangs

[3] The Center for Social Justice. (2018). Girls and Gangs. https://www.centreforsocialjustice.org.uk/library/girls-and-gangs

[4] The Center for Social Justice. (2018). Girls and Gangs. https://www.centreforsocialjustice.org.uk/library/girls-and-gangs

Fuente de imágen:

Borodinova, V. (2020). Niña modelo retrato. [Figura]. Recuperado de https://pixabay.com/es/photos/ni%c3%b1a-modelo-retrato-mujeres-mujer-5688125/ 

La integración del activismo político en tres actos

febrero 18, 2022 § Deja un comentario

¿Qué se imaginan al escuchar “activismo político”? Probablemente un sinfín de eventos, noticias, muertes, vidas salvadas pero que tienen un común denominador; el deseo de cambio.

Imaginen la escena:

Un día soleado nos vemos rodeados de personas. A simple vista tod@s somos distint@s, de diversos contextos, historias y experiencias. Pero estamos juntos, y más importante aún, en ese momento sentimos lo mismo. Ya sea rabia, júbilo o tristeza, estamos unid@s bajo los mismos sentimientos, la misma voz. De repente, entre la multitud surge una persona con un megáfono. No la conocemos, pero sabemos que su potente voz alza la nuestra. Y, bajo esa voz, bajo esas palabras, bajo los cantos…con música épica de fondo, luchamos por un mejor futuro.

En una película, éste sería el acto final. El resultado de retos, dolores y pérdidas…la luz al final del túnel, si se quiere.

Pero la realidad es diferente. No es clara, ni se resuelve con un simple discurso. Por esto, en esta entrada buscaremos entender el activismo político más allá de las imágenes que nos surgen y que nos han mostrado centenares de filmes a lo largo de la historia.

Sin entrar muy profundamente en tecnicismos, cuando hablamos de activismo podemos referirnos a “cualquier tipo de movimiento social, político, religioso, económico o ecológico que se produce con el fin de lograr un cambio”[1]. Pero esto no hace fácil hablar de activismo político, sobre todo cuando emocionalmente esta tan ligado a la realidad que hoy vivimos en nuestra región y país. Es casi imposible no relacionar estos imaginarios vagos y difusos de revolución o resistencia, así como fotografías y videos de brutalidad policial. Hablar de activismo político es enfrascarse en puntos de quiebre, en afirmaciones ignorantes u opiniones basadas más en nuestros sentimientos que en los hechos.

Claramente en solo una entrada no se puede abordar todo lo que hay detrás del activismo político. Sin embargo, a pesar de las opiniones que existan frente a las causas, sin importar lo que cada uno piense sobre las problemáticas, la evolución del activismo es inevitable tanto en América Latina como en el resto de las regiones.

Sin adentrarnos en el vasto universo de causas que se mueven en estos tiempos, hay una constante que va más allá de un discurso “anti-establishment”[2] que ha caracterizado el activismo político en la región: el uso del internet y las redes sociales.

 Uff…qué tema tan trillado ¿No? Pero más que simplemente decir que ahora es relativamente más sencillo convocar personas para una manifestación en la calle o firmar una petición por internet, esta aldea digital ha logrado algo aún más interesante: la integración regional de las causas, lo que a su vez pone en una posición única a los movimientos sociales y políticos al volverse actores relevantes en la toma de decisiones tanto de política exterior como políticas públicas domésticas.

Desde el cambio climático hasta el derecho al aborto…

Al menos en América Latina podemos ver esto reflejado en dos casos particulares. En primer lugar, el rol que tuvieron los activistas, líderes y organizaciones ambientales en el Acuerdo de Escazú[3], que fue firmado por 24 países de la región. Por otro lado, nos encontramos con el movimiento abortista cuyo emblema es el pañuelo verde, lo cual es interesante en el sentido de cómo este símbolo logra unificar la lucha por el derecho al aborto[4] en América Latina. Incluso con sus diferencias, estando en México, Argentina, o Colombia, al ver un pañuelo verde logramos reconocer su significado aun cuando es demasiado pronto para ver los verdaderos resultados traducidos a políticas domésticas en los países.

Vemos que las problemáticas ya no son locales exclusivamente. A un “click” nos enteramos de las luchas de los indígenas en Brasil. A un “click” y pedimos solidaridad con los estudiantes en Chile. A un “click”[5], nos involucramos en movimientos que aparentan ser pequeños pero su mensaje resuena alrededor del mundo. Todo porque sus repercusiones no son solamente nacionales o incluso regionales; son globales.

La virtualidad nos ha facilitado la comunicación entre movimientos para aprender de sus errores y sus aciertos. Nos ha servido para forzar gobiernos a reconocer una problemática…para bien o para mal. Esto no quiere decir que el activismo político antes del internet no era efectivo, o no se daba; es solo que ha evolucionado para incorporar esta nueva forma de comunicación virtual en sus estrategias de difusión de sus mensajes.

Y esa evolución solamente se ha exacerbado a raíz de la pandemia del COVID-19. En nuestro eterno aburrimiento de confinamiento, viendo sin cesar las malas noticias, las muertes y la incompetencia de los gobiernos, las redes sociales y el mundo digital se convirtieron en herramientas esenciales para el activismo político y llevar sus mensajes a grandes masas. Todo facilitado por memes, tendencias, videos, charlas y conferencias virtuales gratuitas para educar a las personas sobre lo que anda mal con nuestra sociedad.

Todo, a un “click”.

Acto I: El poder de las masas

Suena lindo ¿No? En una película, esto sería el primer acto. Mostramos en pocas escenas lo bueno que tiene nuestro sistema actual. En cómo las personas pueden formar sus opiniones críticas, gracias a organizaciones y movimientos de la sociedad civil, que se encargan de dar una mirada real a las problemáticas. Cómo esas opiniones se transforman en manifestaciones masivas en el mundo offline, y logramos unirnos bajo causas comunes que percibimos son nobles y justas. Nos sentimos a unos cuantos pasos de lograr cambios reales, y en algunos casos la esperanza es contagiosa.

Solo imaginen: sentir que no están sol@s. Sentir que hay miles de personas que piensan como ustedes y que desean el cambio tanto como ustedes. Es sentir en carne propia el poder de que una multitud alce su voz por una causa, y que pueda llegar a ser escuchada más allá de las fronteras de nuestro país.

Como protagonistas de esta historia, vemos de forma idealista (y tal vez ingenua) el impacto de las redes sociales en el activismo político, en este caso para la integrar nuestras luchas a nivel regional o incluso global.

Aunque suene como pura fantasía, hay más de realidad en esta historia de la que creen. Tomando de nuevo el ejemplo de la “Marea Verde” y el movimiento abortista, las redes sociales fueron indispensables para masificar el mensaje y convocar multitudes para la legalización del aborto en Argentina. Sin embargo, es importante aclarar que la importancia de las redes sociales se debe a la coyuntura histórica donde nos encontramos, ya que existen otras formas de convocar masas que han venido evolucionando; antes era la radio o la prensa, ahora es Twitter, Facebook o Instagram. Lo que es interesante para examinar es la inmediatez -o la percepción de inmediatez- con la que se difunden estas causas, lo que al final facilita la integración regional de las mismas.

Necesitamos un antagonista. Puede ser que para much@s lo más obvio sea algún individuo con una cuenta falsa y ganas de enfurecer a la gente. Pero como buen thriller social, el verdadero antagonista es mucho más complejo.

Acto II: Lo virtual y lo real

 Un día, nos encontramos confinados en nuestros hogares y comenzamos a ver comentarios de personas que asumimos son reales, afirmando cosas que en la superficie parecen ser ciertas. Después de todo, es muy probable que todo esto fuera un plan maestro de alguna organización secreta con ganas de dominar el mundo.

Vemos que la gente comienza a compartir el comentario porque “tiene tanto sentido que es imposible que sea falso”. En nuestro afán por hacer lo correcto nos metemos en discusiones sin sentido en las redes sociales. Nos enfurecemos, y caemos en la trampa de “nosotros vs. ellos”. La cuestión no es solamente personas con cuentas falsas, publicando noticias falsas. Un punto importante de la efectividad de esto es en el anonimato. No sabemos quiénes están detrás de estas cuentas, sin embargo, se podría decir que uno de sus propósitos es dividir. Es esta división que crean ente nosotros la que se traduce a decisiones en el mundo real que terminan afectando las vidas de las personas.

Nuevamente, más allá de la fantasía, este antagonista aparece en la vida real, y lo podemos ver en dos acontecimientos recientes: Las elecciones en Brasil de 2018 y la toma del Capitolio el 6 de enero en Estados Unidos. El primero, un acontecimiento relacionado a la proliferación de noticias falsas en redes sociales y WhatsApp[6] que -aunque no fue la única causa- llevan a la victoria al actual presidente Bolsonaro, ocasionando un daño potencial no solo a la vida de mujeres, personas de la comunidad LGBTI, comunidades indígenas, sino al Amazonas. El segundo, lo podemos ver como un resultado de cuatro años de manipulación por medio de redes sociales y páginas web, que terminan en la toma violenta del Capitolio en Washington D.C[7]. por parte de grupos fascistas como QAnon y seguidores del expresidente Trump.

Acto III: Una batalla por nuestros derechos

¿Qué hacemos? En los últimos dos actos nos hemos dado cuenta de las consecuencias tanto positivas como negativas de la virtualidad y las redes sociales, y hasta cierto punto de la regionalización de las causas por las que luchan movimientos de activismo político.  

Vemos que desafortunadamente no solamente se regionalizan las causas que, a nuestros ojos son “nobles y justas”, sino que también se regionaliza la respuesta violenta por parte de la policía[8]. Sin embargo, esta misma violencia ha sido razón para que organizaciones de derechos humanos (al menos en Colombia) logren fallos que protejan el derecho a la protesta pacífica.

Adicionalmente, no nos podemos quedar con narrativas fantásticas. Aunque se evidencian en el mundo offline, no muestran que más allá de una convocatoria a una manifestación por el aborto legal o la toma violenta de un edificio de gobierno, existe un trabajo de fondo que puede tomar años en dar frutos. En nuestra película podemos sentirnos algo desilusionad@s con esta imagen.

¿Cómo puede ser que la virtualidad y las redes sociales puedan servir para reivindicar derechos y al mismo tiempo crear crisis en países? ¿Cómo vivir con estas dos realidades? Como protagonistas que han visto el activismo político desde este punto de vista, puede que no haya palabras para describir la sensación de impotencia, si es que se puede llamar así. Definitivamente no es un final satisfactorio.  

¿En qué termina la película?

Esa es la diferencia entre Hollywood y la realidad que vivimos. Nuestra película no termina. El activismo político continúa a pesar de los obstáculos, y a veces tiene éxito y a veces fracasa. Pero cada vez más, el activismo político logra tener incidencia en política exterior, ya sea para llegar a un acuerdo climático, o para aprobar una ley que reivindica los derechos de alguna población, o incluso difundir una ideología en particular. Puede llegar a tener repercusiones en el ámbito discursivo de la política exterior de países con una posición similar a la de Estados Unidos[9]; donde se aprovecha el simbolismo del activismo político para restaurar el liderazgo de ese país. Todo por la inmensa capacidad que tiene los movimientos sociales y políticos de viralizar y regionalizar una problemática a través de internet.

Como lo expone Bernardo Sorj en su libro “Activismo político en tiempos de internet”[10] :

“Los mundos online y offline no pueden ser disociados. En el espacio virtual el mundo offline tiene un papel central, sea en la capacidad de intervenir directamente en las redes sociales, sea de apropiarse de los movimientos de opinión y movilizaciones que el mundo virtual genera o promueve. Así, el mundo virtual y el mundo off-line están profundamente entrelazados.”

¿Hay Esperanza? La verdad no se puede decir con claridad. Las protestas continúan alrededor del mundo. Solo en el contexto del COVID-19 más de 230 protestas han cobrado vida[11]. Aunque las redes sociales y la virtualidad han contribuido a la integración de problemáticas domésticas con efectos regionales, el fin no puede ser simplemente firmar una petición o viralizar un acto simbólico.

Seguiremos necesitando del trabajo constante en otros escenarios, y no nos podemos olvidar que aun cuando el cambio puede nacer y crecer en la virtualidad, a menos que se tomen acciones concretas las cosas seguirán igual. Pero al mismo tiempo, no podemos olvidar que la virtualidad, las redes, también son utilizadas para manipular y crear narrativas que terminan hasta por cobrar la vida de personas, y que se pueden transformar en actos violentos y no violentos en el mundo real.  

Es difícil decir hacia dónde se dirige el activismo político. Sin embargo, sabemos que se seguirá adaptando a la evolución de las comunicaciones. Es probable que las luchas de movimientos pequeños se conviertan en luchas globales y que, a raíz de eso, el activismo logre un papel cada vez más importante en la toma de decisiones del sistema internacional; como una voz de los que en otro contexto no podrían participar de ningún modo.

-ACLR


[1] https://economipedia.com/definiciones/activismo.html

[2] https://nuso.org/articulo/america-latina-y-los-movimientos-sociales-el-presente-de-la-rebelion-del-coro/

[3] https://www.civicus.org/index.php/es/medios-y-recursos/noticias/entrevistas/3726-escazu-el-trabajo-de-la-sociedad-civil-hizo-una-enorme-diferencia

[4] https://unperiodico.unal.edu.co/pages/detail/las-disputas-por-el-aborto-en-america-latina/

[5] https://www.youtube.com/watch?v=V27md_1h2FA

[6] https://www.efe.com/efe/america/politica/el-papel-de-las-fake-news-y-whatsapp-en-elecciones-que-gano-bolsonaro/20000035-4341299

[7] https://www.vox.com/policy-and-politics/2021/1/6/22217657/us-capitol-breach-trump-rally-presidential-election

[8] https://www.omct.org/en/resources/reports/police-brutality-reaches-torture-levels-during-the-covid-19-pandemic

[9] https://www.csis.org/analysis/global-political-protests-and-future-democracy

[10] https://infoactivismo.org/movilizarnos-en-pandemia-experiencias-de-activismo-digital/

[11] https://carnegieendowment.org/publications/interactive/protest-tracker

LA CIBERSEGURIDAD NECESITA MÁS MUJERES

octubre 20, 2021 § Deja un comentario

¿En qué piensas cuando piensas en octubre? Lo más probable es que sean dulces, monstruos, fantasmas y casas embrujadas. Pero ¿qué pasa con la conciencia cibernética? En 2004, el Departamento de Seguridad Nacional designó a octubre como el “Mes Nacional de Concientización sobre la Seguridad Cibernética” en un intento de alentar a los estadounidenses a protegerse a sí mismos y sus identidades en línea. [1] Y, aunque tal vez no sea la encarnación de » El Coco», los frecuentes ciberdelitos y ciberataques se están convirtiendo en una realidad cada vez más aterradora, ya que tanto los ciberdelincuentes como los gobiernos extranjeros cambian en línea para promover sus intereses.

Estados Unidos y otros países desarrollados se encuentran particularmente vulnerables a los ciberataques debido a una inmensa dependencia de las tecnologías de la comunicación para la vida cotidiana. [2] Esto es aún más importante ahora, porque con más personas trabajando desde casa debido al contexto de COVID-19, el nivel de ciberdelito ha aumentado drásticamente. [3] De hecho, la Evaluación de Amenazas Nacional Anual ha identificado las amenazas cibernéticas como la mayor amenaza para la seguridad continua del país. [4]

A la luz de esto, la Casa Blanca ha publicado su Estrategia Cibernética Nacional que describe los pasos necesarios para «Promover la Prosperidad Estadounidense» preservando las capacidades del ciberespacio estadounidense. [5] Como parte de esta estrategia, Estados Unidos ha pedido el desarrollo de una «fuerza laboral en ciberseguridad altamente calificada». [6] Sin embargo, a pesar de las mejoras en los últimos años, el grupo de profesionales calificados en ciberseguridad está marcado por una falta visible y generalizada de mujeres. Entre 2013 y 2020, el número de mujeres profesionales de la ciberseguridad aumentó de un mero 11% a, según algunas estimaciones, un poco más del 24% (dependiendo de cómo el grupo defina una posición en ciberseguridad, este número puede ser ligeramente mayor o menor). [7]Si bien es ciertamente una mejora, aumentar el porcentaje de mujeres en ciberseguridad mejoraría drásticamente la capacidad de los Estados Unidos para desarrollar su fuerza laboral en ciberseguridad y ayudaría en su preparación cibernética. Estos números muestran a las mujeres como una fuente de habilidades subdesarrollada, y una que se necesita desesperadamente, con un estimado de un millón de trabajos de ciberseguridad sin cubrir en los Estados Unidos para el 2022. [8]

Estos puestos vacantes se han traducido en empresas estadounidenses menos seguras y más vulnerables. El Consejo de Asesores Económicos informó en 2018 que el costo económico para las empresas estadounidenses fue de entre $57 billones y $109 billones solo en el 2016. [9] A nivel internacional, algunos expertos estiman que los cibercrímenes le costarán al mundo 6 billones de dólares para el 2021. [10]

Con esto en mente, una mayor inclusión de las mujeres como profesionales de la ciberseguridad debe convertirse en parte del enfoque de los Estados Unidos de la » Defensa en profundidad «. Defensa en Profundidad (DiD por sus siglas en inglés) se define como “un enfoque de la ciberseguridad en el que se superponen una serie de mecanismos defensivos para proteger datos e información valiosa. Si un mecanismo falla, otro actúa inmediatamente para frustrar un ataque. Este enfoque de múltiples capas con redundancias intencionales aumenta la seguridad de un sistema en su conjunto y aborda muchos vectores de ataque diferentes”. [11]

En este caso, una mayor inclusión de las mujeres en la ciberseguridad significa que se puede aplicar una mayor cantidad de talentos de habilidades, experiencias y opiniones a los atacantes, como parte de la respuesta defensiva a «muchos vectores de ataque diferentes». Como se muestra en el Subinforme de la Fuerza Laboral de Seguridad de la Información Global, los conjuntos de habilidades y antecedentes de las mujeres que actualmente trabajan en ciberseguridad ya son más variados que los de sus homólogos masculinos. Es más probable que las mujeres posean títulos fuera de las especialidades tradicionalmente asociadas con la ciberseguridad (informática, ciencias de la información, ingeniería, etc.) y superan en número a los compañeros de trabajo masculinos en áreas como negocios, ciencias sociales, matemáticas, ciencias biológicas y biomédicas, comunicaciones y periodismo. [12]

Entonces, ¿por qué hay tan pocas mujeres en ciberseguridad? Percepción. Los campos STEM y técnicos se describen históricamente como profesiones masculinas – un estereotipo que impregna incluso los primeros niveles de educación. Un estudio encontró que, cuando se les pedía a los niños que dibujaran a un científico, los representaban abrumadoramente como hombres. Las niñas tenían el doble de probabilidades de dibujar a un científico masculino que de representar a una mujer, y los niños representaban casi exclusivamente a hombres en esos roles. [13] Estas percepciones se afianzan aún más cuando las mujeres que eligen ingresar a una profesión STEM se encuentran a sí mismas como una de las únicas (si no la única) mujer en una habitación llena de hombres. «Al final del día», dice Rose Elliott, directora senior de ingeniería de productos de Tenable.io, «La única forma de cambiar la industria es que más mujeres entren y rompan esas barreras». [14]

Les imploro a aquellas de ustedes que tengan interés, aunque sea remotamente, consideren la ciberseguridad como su futura profesión. Eres requerida y se te necesita desesperadamente para ayudar a crear un mundo más seguro – tanto en línea como fuera de ella. Y, al dar esos valientes primeros pasos en este campo, estarás allanando el camino para que las futuras mujeres profesionales normalicen la presencia de las mujeres en la ciberseguridad. ¡Recuerda, no estás sola! A continuación, he incluido algunos recursos para ayudarte a comenzar en ciberseguridad:

  • https://www.cybher.org/ – CybHER: proporciona recursos para mujeres y niñas, desde la escuela secundaria hasta la universidad y carreras profesionales, con el objetivo de empoderar, motivar, educar y cambiar la percepción de las niñas y mujeres en la ciberseguridad. Su proyecto más notable es GenCyber ​​Girls in CybHER Security Camp, respaldado por la NSA y el campamento residencial solo para niñas más grande del país.
  • https://www.dianainitiative.org/ – La Iniciativa Diana es una corporación sin fines de lucro que fomenta la diversidad y apoya a las mujeres que desean seguir una carrera en seguridad de la información. La iniciativa también ofrece becas a tres estudiantes para su conferencia anual.
  • https://www.ewf-usa.com/default.aspx – El Foro de mujeres ejecutivas (EWF) sobre seguridad de la información, gestión de riesgos y privacidad ha involucrado a más de 10,000 mujeres desde el 2002. El EWF brinda educación, tutoría y programas de desarrollo de liderazgo para mujeres en todos los niveles de su carrera, así como una Conferencia Nacional a la que asistieron más de 500 líderes emergentes y consumados. La EWF se asocia con más de 700 benefactores corporativos de clase mundial para lograr su misión.
  • https://www.girls4tech.com/ – GIRLS4TECH: un programa educativo creado por Mastercard para inspirar a las niñas a seguir carreras STEM a través de un currículo divertido y atractivo que incluye temas como cifrado, biometría, detección de fraude y trabajo de detective, habilidades necesarias para la ciberseguridad.

* Recursos y descripciones cortesía de Cybercrime Magazine, un recurso fantástico para aquellos interesados ​​en todo lo relacionado con lo Cibernético. Para obtener más información, visita https://cybersecurityventures.com/ .

-HM


[1] https://web.archive.org/web/20140731143707/http://www.staysafeonline.org/ncsam/about

[2] https://news.un.org/en/story/2011/12/397922-developing-countries-most-vulnerable-cyberattacks-un

[3] https://www.theguardian.com/technology/2020/may/24/hacking-attacks-on-home-workers-see-huge-rise-during-lockdown

[4] https://www.dhs.gov/sites/default/files/publications/2020_10_06_homeland-threat-assessment.pdf

[5] https://www.whitehouse.gov/wp-content/uploads/2018/09/National-Cyber-Strategy.pdf

[6] https://www.whitehouse.gov/wp-content/uploads/2018/09/National-Cyber-Strategy.pdf

[7] https://www.isc2.org/-/media/ISC2/Research/ISC2-Women-in-Cybersecurity-Report.ashx?la=en&hash=4C3B33AABFBEAFDDA211856CB274EBDDF9DBEB38

[8] https://www.forbes.com/sites/martenmickos/2019/06/19/the-cybersecurity-skills-gap-wont-be-solved-in-a-classroom/#242710541c30

[9] https://www.whitehouse.gov/wp-content/uploads/2018/03/The-Cost-of-Malicious-Cyber-Activity-to-the-US-Economy.pdf

[10] https://cybersecurityventures.com/hackerpocalypse-cybercrime-report-2016/

[11] https://www.forcepoint.com/cyber-edu/defense-depth

[12] https://1c7fab3im83f5gqiow2qqs2k-wpengine.netdna-ssl.com/wp-content/uploads/2019/03/Women-in-the-Information-Security-Profession-GISWS-Subreport.pdf

[13] https://www.jstor.org/stable/3483234?seq=9#metadata_info_tab_contents

[14] https://www.forbes.com/sites/laurencebradford/2018/10/18/cybersecurity-needs-women-heres-why/#67e96d3f47e8

“Doxxing” y amenazas en la web: razones por las que las mujeres son más vulnerables al acoso por Internet.

octubre 15, 2021 § Deja un comentario

El acoso hacia las mujeres es omnipresente en línea. Cuando las mujeres hablan sobre los problemas que enfrentan, el viejo ciclo del machismo entra en acción convirtiéndolas en el blanco del acoso. En algunos casos, extremistas han elevado el acoso de género contra las mujeres a través del “doxxing” como una forma de castigo a costa de sus acciones y como una herramienta para silenciarlas. 

“Doxxing”, un término derivado de la frase “document-sharing” (compartir documentos), se refiere a la práctica de la publicación de información identificadora de una persona en Internet. Esto puede incluir información privada como números telefónicos, nombres reales y lugares de empleo. [1] El objetivo del doxxing es causar angustia extrema en la víctima y temor por su seguridad en el mundo real, poniéndolo un paso más lejos del acoso virtual normal. En algunos casos, las mujeres se enfrentan a riesgos que atentan contra su seguridad cuando su información personal es expuesta, ya que esto permite que actores con intenciones nocivas encuentren a sus víctimas en la vida real. 

https://womanstats.files.wordpress.com/2021/03/doxxing-1.png

Una versión particular del doxxing incluye el uso de información personal para hacer uso del “swat” contra las víctimas. Esto es un acto de acoso en el que una persona usa la información privada de su objetivo para hacer llamadas falsas a la policía, haciendo que autoridades de ley, en algunos casos, equipos de SWAT (de donde se origina el término), lleguen al hogar o al lugar de empleo de la víctima. Algunos de los casos más antiguos de doxxing se dieron en los años noventa y sus víctimas fueron proveedores de abortos. Los activistas intentaban hacer uso del doxxing contra los proveedores e incluso contra sus familiares publicando nombres, antecedentes educativos y sus direcciones. Los proveedores argumentaron que la publicación de esta información identificadora fue especialmente aterradora porque lo que están haciendo es tratando de provocar… acción”. [2] 

Los extremistas usan información personal publicada en línea para encontrar a sus víctimas. Algunos grupos han hecho uso del doxxing de una manera más amplia, como Anonymous y algunos grupos de derecha extrema, pero cualquiera puede usar esta técnica como una manera de acoso. [3] Las mujeres son particularmente susceptibles a este acoso ya que, mientras hombres y mujeres pueden ser víctimas de él, la dinámica de poder del odio de género en línea hace que las mujeres sean más vulnerables a los ataques. 

Todavía no existen estadísticas confiables sobre el doxxing pues el tema no es ampliamente estudiado, sin embargo, la publicación de la ubicación e información personal de una mujer las pone en riesgo de sufrir ataques y amenazas de violencia de género. La mezcla del anonimato y el gran alcance del internet lleva a que mujeres que son relativamente desconocidas o no son figuras públicas, sean acosadas de una manera que antes solo se veía en celebridades y estas mujeres no tienen los mismos recursos para defenderse. Las mujeres pueden ser víctimas del doxxing incluso por hablar en contra de las injusticias y del machismo. En 2016, Lou Dobbs, presentadora de noticias de Fox News, rastreó y publicó la dirección y el número personal de Jessica Leads, mujer quien acusó al ex presidente Donald Trump de acoso sexual. [4]

Las mujeres que hablan alrededor del mundo y que se hacen llamar feministas tienen mayores probabilidades de sufrir este tipo de acoso, como se demostró en un caso de doxxing de alto perfil que sucedió en 2014 y al que se le conoce como “Gamergate”. [5]  Diversas mujeres denunciaron el sexismo en la industria de los videojuegos y el machismo dentro de estos y fueron, consecuentemente, acosadas en línea. [6] Con la información de estas mujeres expuesta, los acosadores creadon amenazas de bombas, enviaron amenazas de violación y muerte y usaron sus direcciones para enviar artículos sexuales no solicitados a sus hogares.[7]

Aunque existen leyes en contra del doxing, este solamente es considerado como un mal comportamiento y la legislación es difícil de hacer cumplir. [8]  Con la relativa novedad de los crímenes en línea y el anonimato que tienen los usuarios de internet, es, a veces, difícil para la policía el rastreo y castigo de los perpetuadores del acoso en línea. Leyes más contundentes podrían mitigar el número de casos de doxxing. Adicionalmente, las plataformas de internet deberían implementar políticas que retiren información utilizada para el doxxing y el acoso cuando son publicadas en sus páginas web. Ojalá, con estas políticas, todas las personas puedan sentirse más seguras en línea. 

-R.Z

[1] “Don’t Dox People!” https://www.merriam-webster.com/words-at-play/not-playing-nice-doxing-and-swatting

[2] Connon, David S. Cohen, Krysten. 2015. “The Man Who Perfected Online Threats Against Abortion Providers Just Died.” Slate Magazine. https://slate.com/news-and-politics/2015/05/neal-horsley-of-nuremberg-files-died-true-threats-case-reconsidered-by-supreme-court-in-elonis.html

[3] “Hacker-Activist Group Anonymous Seizes KKK Twitter Accounts; Reveals Identities.” 2014. FOX 2https://fox2now.com/news/hacker-activist-group-anonymous-seizes-kkk-twitter-accounts-reveals-identities/

[4] Solis, Steph. “Lou Dobbs Apologizes for Sharing Trump Accuser’s Address, Number.” USA TODAY. https://www.usatoday.com/story/news/politics/onpolitics/2016/10/13/lou-dobbs-tweeted-jessica-leeds-address-number-apology/92029102/ (March 17, 2021).

[5] Eckert, S. (2018). Fighting for recognition: Online abuse of women bloggers in Germany, Switzerland, the United Kingdom, and the United States. New Media & Society, 20(4), 1282–1302. https://doi.org/10.1177/1461444816688457

[6] Eckert, Stine, and Jade Metzger-Riftkin. 2020. “Doxxing.” In The International Encyclopedia of Gender, Media, and Communication, American Cancer Society, 1–5. https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1002/9781119429128.iegmc009 (March 18, 2021).

[7] Ibid.

[8] “18 U.S. Code § 119 – Protection of Individuals Performing Certain Official Duties.” LII / Legal Information Institutehttps://www.law.cornell.edu/uscode/text/18/119 (March 18, 2021).

Image Sources

Doxxing Keyboard: https://securitytoday.com/blogs/reaction/2019/06/how-do-i-avoid-getting-doxxed.aspx

CERRANDO LA “LAGUNA JURÍDICA DEL NOVIO”: SOLUCIONES BIPARTIDISTAS PARA RENOVAR LA LEY DE VIOLENCIA CONTRA LA MUJER

octubre 10, 2021 § Deja un comentario

La mayoría de nosotros conocemos a alguien que ha sido víctima de violencia doméstica. Estadísticamente, 1 de cada 4 mujeres y 1 de cada 10 hombres han experimentado y denunciado violencia por parte de su pareja íntima a lo largo de su vida. [1] Una de las leyes clave que aborda la violencia doméstica es la Ley de Violencia contra la Mujer (VAWA), que ha estado pendiente de reautorización desde 2019. El mes nacional de concientización sobre la violencia doméstica es octubre, por lo que creo que vale la pena explorar las estrategias bipartidistas para renovar la Ley de Violencia contra la Mujer.

La Ley de Violencia contra la Mujer (VAWA) fue escrita en coautoría por el Senador Joe Biden, la Representante Louise Slaughter (D-NY), y respaldada por el Senador Orrin G. Hatch (R-UT) en 1990 para llevar el tema de la violencia de género a la atención del público estadounidense. [2] La ley finalmente fue aprobada como parte de la Ley de Control de Delitos Violentos y Aplicación de la Ley de 1994. Esa versión de la ley de 1994 incluía un enfoque en medidas preventivas contra la violación y el maltrato, incluida la financiación de servicios para víctimas como refugios, así como programas educativos sobre temas como violencia doméstica, prevención de violaciones y prevención del abuso sexual de jóvenes sin hogar. [3] También incluyó la primera ley penal contra el maltrato y requirió que todos los estados hicieran cumplir las órdenes de protección emitidas en cualquier parte del país. [4]

La ley ha sufrido numerosos cambios en sus posteriores reautorizaciones. En el 2000, la parte de los recursos de Derechos Civiles de la ley que permitía a las mujeres entablar una demanda contra delitos de género en un tribunal civil (en lugar de penal), fue desestimada por la Corte Suprema en el caso Estados Unidos contra Morrison con el argumento de que violó tanto la Cláusula de Comercio como la Decimocuarta Enmienda. [5] Las reautorizaciones en 2005 y 2013 han pasado a incluir protecciones para los nativos americanos, la comunidad LGBTQ + y las mujeres inmigrantes. Tales cambios de política autorizaron a las tribus nativas americanas a enjuiciar la violencia doméstica y aumentaron los fondos para probar los kits de violación. [6] Desde que VAWA se convirtió en ley en 1994, ha habido una disminución del 64% en la violencia cometida por la pareja (de 1994 a 2010) [7] y se han otorgado más de $ 4 mil millones en subvenciones VAWA a gobiernos estatales, tribales y locales, organizaciones sin fines de lucro y universidades. [8] 

Las facturas de reautorización han enfrentado problemas en ciclos de renovación anteriores. En el pasado, en especial durante el proceso de renovación de 2013, los republicanos conservadores se han opuesto a ciertos objetivos políticos. Estos incluyen expandir las protecciones a parejas del mismo sexo u otorgar visas a inmigrantes indocumentados maltratados. [9] Esta vez, el Congreso se encuentra una vez más en una encrucijada y la reautorización se ha estancado debido a los derechos de armas. La Ley de Violencia contra la Mujer expiró en 2018 sin acción, pero el 4 de abril de 2019, la Cámara de Representantes aprobó una versión de un proyecto de ley de reautorización con disposiciones para cerrar lo que se conoce coloquialmente como «la laguna jurídica del novio». [10]

La laguna jurídica o vacío legal del novio existe en la legislación sobre violencia doméstica porque las parejas íntimas solo se definen como parejas casadas, que viven juntas o que tienen un hijo juntos. Por lo tanto, tratar de cerrar la laguna legal del novio significa evitar que aquellos que son condenados por abusar, agredir o acechar a su novio/novia (o que tienen una orden de restricción judicial) compren o posean un arma de fuego. [11] Esta nueva disposición se opone a la Asociación Nacional del Rifle (NRA), y ha ejercido presión sobre los legisladores en el Senado, controlado por los republicanos, para frenar el proyecto de ley mediante la publicación de una tarjeta de puntuación que califica la postura de los legisladores sobre el tema, y así o​​recompensarlos o buscar vencerlos en las próximas elecciones.

Como se ha informado en los medios de comunicación, este intento de cerrar la laguna legal del novio ha sido el mayor obstáculo para aprobar una solución bipartidista para reautorizar la ley de VAWA. Una solución a este estancamiento podría ser un compromiso con la NRA, a cambio de retirar su tarjeta de puntuación de mando legislativo [12] , con el fin de hacer avanzar la legislación. La NRA ha manifestado su deseo de que los legisladores aceleren las solicitudes de licencia de portador de armas, para mujeres víctimas de violencia doméstica. [13] Los defensores de la NRA creen que este tipo de legislación empodera a las víctimas de violencia doméstica y les brinda protección inmediata, mientras que los opositores argumentan que este tipo de leyes empeoran las situaciones volátiles. [14]

Otra posible solución incluye renovar la versión ya existente de VAWA para actualizar los fondos para refugios de violencia doméstica y otras protecciones, y luego trabajar para aprobar las legislaciones adicionales. Estas incluyen la «Ley de tolerancia cero contra los abusadores domésticos» (HR569) [15] y la S.855 «Cierre de la Ley de laguna legal de consentimiento de aplicación de la ley de 2019» [16], que en conjunto trabajan para promover soluciones políticas que se incluirían en una renovación de la ley VAWA actualizada. Desafortunadamente, debido a que los dos proyectos de ley propuestos que se encuentran en el Senado entran en conflicto entre sí, es una posibilidad que la ley VAWA retroceda. La legislación S.2843 sirve como complemento del proyecto de ley de la Cámara [17] y la otra, S.2920, [18] revierte las protecciones existentes.

Finalmente, prevenir la violencia doméstica no es una cuestión de política, sino más bien una cuestión de Derechos Humanos. Discutir soluciones bipartidistas para renovar la Ley de Violencia contra la Mujer puede ayudarnos a resolver estos importantes problemas de estancamiento.

-ERD


[1] National Center for Injury Prevention and Control. Division of Violence Prevention. 2015. National Intimate Partner and Sexual Violence Survey: 2015 Data Brief – Updated Release.https://www.cdc.gov/violenceprevention/pdf/2015data-brief508.pdf (October 15, 2020).

[2] Law, Tara. 2019. “What to Know on Joe Biden and the Violence Against Women Act.” Time. https://time.com/5675029/violence-against-women-act-history-biden/ (October 15, 2020).

[3] Lynch, Amy. “Violence Against Women Act.” Encyclopædia Britannica. https://www.britannica.com/event/Violence-Against-Women-Act (October 17, 2020). 

[4] “History of VAWA.” Legal Momentum. https://www.legalmomentum.org/history-vawa (October 15, 2020). 

[5] “United States v. Morrison.” Legal Information Institute. https://www.law.cornell.edu/supct/html/99-5.ZS.html (October 15, 2020). 

[6] Law, Tara. 2019. “What to Know on Joe Biden and the Violence Against Women Act.” Time. https://time.com/5675029/violence-against-women-act-history-biden/ (October 15, 2020). 

[7] U.S. Justice Department. Office of Justice Programs. Bureau of Justice Statistics. November 2012. Intimate Partner Violence, 1993–2010. https://www.bjs.gov/content/pub/pdf/ipv9310.pdf (October 15, 2020)

[8] “History of VAWA.” Legal Momentum. https://www.legalmomentum.org/history-vawa (October 15, 2020). 

[9] Weisman, Jonathan. 2012. “Women Figure Anew in Senate’s Latest Battle.” The New York Times. https://www.nytimes.com/2012/03/15/us/politics/violence-against-women-act-divides-senate.html (October 15, 2020). 

[10] Bass, Karen. 2019. “Cosponsors – H.R.1585 – 116th Congress (2019-2020): Violence Against Women Reauthorization Act of 2019.” Congress.gov. https://www.congress.gov/bill/116th-congress/house-bill/1585/cosponsors?searchResultViewType=expanded (October 15, 2020). 

[11] Stolberg, Sheryl Gay. 2019. “Why the N.R.A. Opposes New Domestic Abuse Legislation.” The New York Times. https://www.nytimes.com/2019/04/01/us/politics/nra-domestic-violence-congress.html (October 15, 2020). 

[12] Ibid.

[13] Wulfsohn, Joseph. 2019. “Democrats, NRA Battle over Gun Provision of Violence Against Women Act.” Fox News. https://www.foxnews.com/politics/democrats-nra-battle-over-gun-provision-of-violence-against-women-act (October 15, 2020). 

[14] Jeltsen, Melissa. 2017. “The NRA Wants To Solve Domestic Violence By Arming Victims. It Probably Won’t Work.” HuffPost. https://www.huffpost.com/entry/nra-guns-domestic-violence_n_5967dd57e4b01741862645f2 (October 17, 2020).

[15] Dingell, Debbie. 2019. “H.R.569 – 116th Congress (2019-2020): Zero Tolerance for Domestic Abusers Act of 2019.” Congress.gov. https://www.congress.gov/bill/116th-congress/house-bill/569/all-info (October 17, 2020). 

[16] Blumenthal, Richard. 2019. “S.855 – 116th Congress (2019-2020): Closing the Law Enforcement Consent Loophole Act of 2019.” Congress.gov. https://www.congress.gov/bill/116th-congress/senate-bill/855 (October 17, 2020). 

[17] Feinstein, Dianne. 2019. “S.2843 – 116th Congress (2019-2020): Violence Against Women Reauthorization Act of 2019.” Congress.gov. https://www.congress.gov/bill/116th-congress/senate-bill/2843 (October 17, 2020). 

[18] Ernst, Joni. 2019. “S.2920 – 116th Congress (2019-2020): Violence Against Women Reauthorization Act of 2019.” Congress.gov. https://www.congress.gov/bill/116th-congress/senate-bill/2920/text (October 17, 2020).

Fuentes de las imágenes

VAWA For All- https://www.thehotline.org/resources/violence-against-women-act-vawa/

Boyfriend Loophole Legislation by State- https://www.thetrace.org/features/gun-violence-facts-and-solutions/

IPV Violence Infographic*- https://www.cdc.gov/violenceprevention/intimatepartnerviolence/fastfact.html

*Tenga en cuenta que esta infografía fue tomada de los datos presentados en un informe anterior, no el más reciente. El cambio en los datos muestra cómo la incidencia de IPV (violencia de pareja íntima) durante la vida de las mujeres ha aumentado un 5 por ciento, pero ha bajado un 4,3 por ciento en la vida de los hombres.

Sexismo en la industria de escritura y editorial

octubre 6, 2021 § Deja un comentario

Uno de mis grandes amores en la vida es la lectura. Resulta que yo (como mujer) no me encuentro sola en esta pasión. Según datos de YouGov, las mujeres tienen más probabilidades que los hombres de leer 11 o más libros anualmente, mientras que los hombres tienen más probabilidades que las mujeres de leer de 1 a 10 libros por año.[1] De hecho, las mujeres tienen 4 veces más probabilidades que los hombres de decir que han leído más de 50 libros al año[2] (y mi compañera de habitación es una de ellas— en lo que va del año ella ha leído 94 libros). En pocas palabras, las mujeres leen más que los hombres.

Y resulta que también hay más mujeres escritoras. Desde el 2016, el 63% del gremio de escritores está conformado por mujeres.[3] Y, aun así, incluso con los lectores y autores siendo en mayoría mujeres, las autoras siguen experimentando sexismo en la industria editorial y de escritura. Probablemente esto no sea sorprendente en este punto, teniendo en cuenta cuan generalizado puede ser el sexismo—¿alguno ha leído Mujer invisible, por Caroline Criado-Pérez? — Vamos a explorar esto de todas formas.

Primero, es importante reconocer que las autoras experimentan el sexismo de formas complicadas basadas en múltiples factores, incluyendo el género en el que escriben, a la audiencia a la que se dirigen, su edad, su raza, y orientación sexual, entre otros. Aquí, me centraré específicamente en el sexismo que experimentan las autoras que escriben en géneros estereotípicamente “femeninos” y por las autoras que escriben en géneros estereotípicamente “masculinos”.

Shannon Hale, la autora de La Academia de Princesas, reveló en una reciente publicación el sexismo persistente que ella recibe como una autora que escribe sobre princesas (probablemente el estereotipo más femenino que puede haber). Narra la experiencia que tuvo en una asamblea escolar en la que solo las niñas de la escuela tenían permitido asistir, asumiendo que los niños no estarían interesados en sus libros. Al menos a uno de los niños de la escuela le habían gustado sus libros y quería asistir al evento, pero para el momento que consiguió el permiso, se sintió muy avergonzado como para ir. Aun así, cuando Hale le preguntó a la administración de la escuela si tanto niños como niñas fueron a la asamblea de un autor masculino que los había visitado recientemente, la respuesta fue sí. Esto, afirma Hale, refuerza “la falsedad de que lo que los hombres dicen es universalmente importante, pero lo que dice una mujer solo aplica para las niñas”.[4]

Es cierto que esta puede ser solo la experiencia de una autora. Es una experiencia que vive frecuentemente, pero tal vez no es un problema general. Pero aquí está la cosa, no es solo su experiencia. Muchas autoras, como Gayle Forman, Alison Croggan, Libba Bray y Maureen Johnson, han hablado sobre cómo ni ellas ni sus libros son tomados en serio. En un artículo reciente escrito por Maureen Johnson, autora de Truly Devious, ella dice, “un hombre y una mujer pueden escribir libros sobre el mismo tema, con el mismo nivel de calidad, y esa mujer sencillamente tiene más probabilidades de obtener la publicidad discreta, con una portada de venta suave, con un brillo cálido y una sensación de jazz suave que se desprende de ella”.[5]

Johnson ha experimentado esto de primera mano con la portada de uno de sus libros, The key to the Golden Firebird, que es sobre tres hermanas que luchan con el desmoronamiento de su familia tras de la muerte de su padre. Es un tema bastante complicado. ¿Y la portada de su libro? Se ve un fondo rosado brillante con una mujer joven haciendo una pose y las palabras «una novela» en un corazón rosado. La portada no transmite lo sombrío del tema principal, ¿verdad? Esta es una experiencia muy frecuente para las autoras, tanto, que Johnson les pidió a sus seguidores de Twitter que tomaran una foto de la portada de un libro y luego una de cómo se vería la portada si el autor fuera del sexo opuesto. Pueden ver algunos de los resultados en este artículo.[6]

La portada del libro de Johnson “The key to the Golden Firebird”, con una mujer en la portada posando y las palabras «una novela» escritas en un corazón rosa.

El sexismo también es visible en las disparidades salariales en la industria de escritura. Hay datos que muestran que los escritos de las mujeres se valoran menos que los de los hombres. Un estudio publicado en el 2018 encontró que los precios de los libros de géneros con más autoras femeninas son más económicos que los libros de géneros con más autores masculinos.[7] “En general, los libros identificados con autores de nombres femeninos cuestan 45% menos en promedio que los que tienen autores con nombres masculinos. Incluso después de que los investigadores tuvieran en cuenta las disparidades de precios entre los géneros, los libros escritos por mujeres seguían siendo, en promedio, un 9% menos costosos»[8]

También hay una brecha del 25% entre el promedio de ganancias de autores hombres y mujeres,[9] y puede que esto también tenga que ver con el hecho de que los autores masculinos reciben 56% de la atención de los medios de la cobertura de reseñas [10] (¡recuerden que hay más autoras que autores!). El VIDA Count, que ha “desglosado… revistas literarias y publicaciones periódicas muy respetadas, teniendo en cuenta el género, los revisores de libros, los libros reseñados y las firmas periodísticas para ofrecer una evaluación precisa del mundo editorial” durante los últimos 10 años ha descubierto que solo 3 de las principales revistas y publicaciones periódicas literarias han publicado el 50% o más de mujeres y escritoras no binarias.[11] Las autoras simplemente no están recibiendo la misma atención que sus homólogos masculinos, a pesar de ser una proporción mayor de la industria.

Las autoras de los géneros de ciencia ficción y fantasía tradicionalmente dominados por los hombres también tienen batallas únicas contra el sexismo. El sexismo en contra de las autoras en este género ha sido resaltado por las nominaciones a los Hugo Awards en los últimos años. Los Hugo Awards son ampliamente considerados el mejor premio en las categorías de fantasía y ciencia ficción, y los libros de los Premios son nominados y votados por los mismos lectores de ciencia ficción y fantasía. Un grupo de lectores, dirigido por Vox Day, pensó que los Premios se estaban volviendo “conferencias de diversidad de izquierda” y los llamo un “premio de acción afirmativa” porque más mujeres y más personas de color estaban siendo nominadas.[12] Ellos decidieron boicotear los Premios y votaron juntos, como un bloque, nominando títulos ridículos, o títulos que, para ellos, pertenecían más por tradición al género (es decir, libros escritos por hombres blancos).[13] 

Los libros escritos por autoras femeninas también tienen menos probabilidades de ser tomados en serio en los géneros de ciencia ficción y fantasía. Esto es visible en el debate entre los méritos de la ciencia ficción “dura” y “blanda”, donde la ciencia ficción “dura” es escrita para ser más acertada en términos científicos, mientras que la ciencia ficción “blanda” se preocupa menos por acertar científicamente y se enfoca más en los aspectos sociales de la novela. Las mujeres tienen más probabilidades de ser aceptadas en la ciencia ficción “blanda”, que tiene menos merito porque el mundo construido en estos libros no sigue estrictamente teorías científicas.

Solo el 16% de autores de ciencia ficción que han sido galardonados con el prestigioso premio “Grand Master” son mujeres.[14]  Esto no es simplemente porque hay menos autoras mujeres de ciencia ficción (solo el 25% de autoras de este género son mujeres).[15] Las mujeres tienen más éxito en la ciencia ficción/fantasía si escriben bajo un seudónimo masculino, como Alice Sheldon quien escribió bajo el nombre de James Tiptree Jr., o si hacen que sus nombres sean ambiguos en cuanto al género, usando solo iniciales.

Los hombres que leen ciencia ficción alcanzan casi el doble que las mujeres que lo hacen. [16] Sarah Gailey, una autora de ficción especulativa, plantea una posible razón por la que las mujeres podrían no sentirse atraídas por la ciencia ficción. Ella dice: “Podemos darle a un mago acceso a una nave espacial impulsada por un volcán de siglos de antigüedad, pero nos resistimos a la idea de una mujer a la que nunca se le ha hecho sentir pequeña y asustada.” [17] Ella resalta un buen punto. Muchas de las novelas de ciencia ficción se desarrollan en el futuro. Es desmoralizador darse cuenta de que, incluso en estas novelas futuristas, las mujeres aun no tienen igualdad con los hombres.

Ahora quiero que intenten un pequeño experimento. Vayan a Google y busquen “los mejores autores de ciencia ficción”. ¿Cuántas son mujeres? ¿Cuántas personas de color hay? Luego, busquen “las mejores lecturas de playa”. ¿Cuántas autoras mujeres hay en esas listas? Busquen “mejores autores de ficción dura” y “mejores autores de ficción blanda.” ¿Qué notan en los resultados?

Si en este punto se están sintiendo agobiados, no hay problema. ¡Hay cosas que podemos hacer para ayudar! Si deciden seguir algunos de estos pasos, comenten y déjennos saber cómo les fue.

• Si eres un lector de ciencia ficción / fantasía, ¡vota y nomina libros en los Hugo Awards! Las autoras N. K. Jemisin y Arkady Martine han ganado los Hugo Awards en los últimos años debido al aumento de la participación de votantes.

• Shannon Hale recomienda que cuando compremos libros para niños, no compremos por género (gender), sino por género (genre). [18]  ¡Los niños pueden leer libros sobre princesas y las niñas pueden leer ciencia ficción! Su género no define sus intereses.

• Si notan que leen sobre todo libros de autores masculinos, diversifiquen sus actividades. Y aunque esta publicación habló específicamente sobre autores masculinos y femeninos y no entró en la interseccionalidad de la raza y la orientación sexual, esto también se aplica a las personas de color y a los autores LGBTQ +.

• Obtengan las reseñas de sus libros de organizaciones que revisan a autores masculinos y femeninos por igual. En VIDA Count (www.vidaweb.org) pueden encontrar qué tan bien les está yendo a diferentes revistas y publicaciones periódicas literarias. The New York Times, Poetry, Fence y Kenyon Review son buenas opciones.

-CM.


[1] https://today.yougov.com/topics/lifestyle/articles-reports/2018/08/14/reading-books-men-women

[2] Ibid.

[3] https://www.bostonglobe.com/metro/2017/03/06/chart-the-percentage-women-and-men-each-profession/GBX22YsWl0XaeHghwXfE4H/story.html

[4] http://www.squeetus.com

[5] https://www.huffpost.com/entry/gender-coverup_b_3231484

[6] https://www.huffpost.com/entry/coverflip-maureen-johnson_n_3231935?1367956789

[7] Weinberg DB, Kapelner A (2018) Comparing gender discrimination and inequality in indie and traditional publishing. PLoS ONE 13(4): e0195298. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0195298

[8] https://qz.com/1264678/chart-books-are-cheaper-in-genres-dominated-by-women/

[9] https://www.theguardian.com/books/2019/mar/18/male-and-female-writers-media-coverage-reveals-marked-bias

[10] Ibid.

[11] https://www.vidaweb.org/the-count/2019-vida-count/

[12] https://theconversation.com/friday-essay-science-fictions-women-problem-58626

[13] Ibid.

[14] https://theconversation.com/friday-essay-science-fictions-women-problem-58626

[15] Ibid.

[16] https://www.statista.com/statistics/470748/favorite-book-genres-gender-usa

[17] https://theconversation.com/friday-essay-science-fictions-women-problem-58626

[18] http://www.squeetus.com

Fuente de la imagen

Cover for The Key to the Golden Firebirdhttps://www.goodreads.com/book/show/10276854-the-key-to-the-golden-firebird

Piel, huesos y éxito: la cultura del ballet y sus expectativas irrealistas de peso corporal.

marzo 23, 2021 § Deja un comentario

Crecí siendo bailarina de ballet. Desde los tres años, hasta mi graduación del colegio, pasaba incontables horas a la semana en mi estudio local perfeccionando mis piruetas y telas. Pasaba mis veranos completando intensivos programas de ballet con compañías en Austin, Houston y Nueva York y la temporada de audiciones creaba una ansiedad en mí, la cual crecía cada que la primavera se acercaba. Para cuando cumplí diez años, había empezado a percatarme de que mis instructores estaban teniendo “conversaciones sinceras” con algunas de mis compañeras, las cuales se centraban alrededor del peso, la forma y el tipo de sus cuerpos. 

El ballet es un deporte que celebra el cuerpo, sus líneas, sus movimientos, su habilidad y su magrez. Las bailarinas exitosas necesitan un aspecto sílfide para parecer livianas mientras saltan, giran y rebotan por el escenario. La cultura del ballet, la cual perpetúa el estereotipo de que las bailarinas deben ser largas y flacas, es penetrante y muchas veces se arraiga a los estudiantes desde una temprana edad. Según Linda Hamilton, psicóloga neoyorquina quien especializa su trabajo en bailarinas con desórdenes alimenticios, “los desórdenes empiezan temprano, tanto como los doce años”, pues las curvas que acompañan la pubertad se salen de lo considerado aceptable dentro del prototipo corporal en el ballet y, para cuando las niñas desarrollan desórdenes alimenticios, una recuperación total se torna difícil. 

Una de cada dos bailarinas sufre de un desorden alimenticio, el más común siendo la anorexia nervosa. A pesar de sufrir malnutrición, las bailarinas que sufren de estos desórdenes deben completar entre 8 y 12 horas diarias llenas de agotamiento físico y de arduo entrenamiento. No es de extrañar, entonces, que las bailarinas con malnutrición no puedan sostener el ritmo que llevan sus compañeros. Peter Marshall, el fisioterapeuta del Teatro Americano de Ballet, nota que, “la flacura extrema lleva constantemente a que el individuo canibalice sus recursos de proteína lo cual resulta en la pérdida de fuerza y poder, y, en mi experiencia, incrementa las posibilidades de lesiones, particularmente fracturas de estrés”. La malnutrición extrema también tiene efectos más siniestros que permanecen a largo plazo; enfermedades cardiacas, osteoporosis, anemia y amenorrea, efectos que, usualmente, se presentan de manera más severa en las mujeres. 

A pesar de la creciente presión de parte de la comunidad del ballet, la imagen estereotípica de la bailarina flaca persiste y una transformación significativa de este estereotipo puede necesitar más que solo un cambio cultural dentro del mundo del ballet. Jennifer Ringer, rectora del New York City Ballet escribe que “el arte puede ser un comentario crítico hacia la cultura, pero también puede proyectar a la misma en sus extremos y creo que, en el ballet, vemos la continuación del estereotipo de belleza actual, cuyo estándar de peso corporal es radicalmente bajo para las mujeres”. Si Ringer acierta en su suposición, para ver un verdadero cambio estructural dentro del mundo del ballet, también debemos ver cambiar los estándares de belleza sociales actuales. 

Como el ballet es un deporte élite que requiere aptitud física y fuerza para competir en él, es importante asegurar que las mujeres dentro del campo no estén sacrificando su salud y bienestar a cambio de una carrera exitosa. Las artes y la sociedad como un todo deben aspirar a celebrar los diferentes tipos de cuerpo y sus habilidades. Cuando empoderemos a las bailarinas a competir dentro de un ambiente saludable con una figura y un peso natural para sus cuerpos, veremos nuevas formas de hacer arte y una verdadera apreciación por las mujeres que hacen que este arte sea posible. 

-M.A.M

[1] Rolz, I. (2018). A ballet of ‘living hell’: Ex-dancer recounts her battle with anorexia. The Washington Post. https://www.washingtonpost.com/national/health-science/a-ballet-of-living-hell-ex-dancer-recounts-her-battle-with-anorexia/2018/11/09/adad582c-d169-11e8-b2d2-f397227b43f0_story.htm

[3] Kelly, D. (2016). The cult of thin. Dance Magazine. https://www.dancemagazine.com/the-cult-of-thin-2307026233.html

[4] Eating Recovery Center. (2020). Health risks of anorexia. Eating Recovery Center. https://www.eatingrecoverycenter.com/conditions/anorexia/health-risks

[5] Ibid

Image Sources

Ballerina- https://psycheblog.uk/2018/06/29/comorbid-psychiatric-diagnosis-and-psychological-correlates-of-eating-disorders-in-dance-students/

Ballet shoes- https://balletbabe96.wordpress.com/2014/11/27/relationship-between-ballet-and-eating-disorders/

¿PUEDE LA RETÓRICA DE LA GUERRA DURANTE EL COVID-19 AYUDAR A ELEVAR A LAS MUJERES?

febrero 15, 2021 § Deja un comentario

El 2020 está (finalmente) en nuestro espejo retrovisor. Mientras preparamos las resoluciones para el Año Nuevo, podemos reflexionar sobre los “tiempos sin precedentes” del pasado año. El panorama de caos del 2020 lo dominó, por supuesto, la pandemia del Covid-19. El Coronavirus devastó la economía en todos los niveles, impactando a la toma de decisiones familiares individuales, así como a la política nacional, pero estas consecuencias fueron particularmente catastróficas para las mujeres, quienes cargan con la peor parte de la pérdida de empleos y la prestación de cuidados. Por ejemplo, en diciembre, los Estados Unidos experimentaron la pérdida de 150,000 empleos y fueron mujeres quienes sufrieron todas estas pérdidas.[1] La carga adicional del cuidado de los niños cuando las escuelas quedaron fuera de sesión, recayó sobre las mujeres y aparentemente “retrocederá a las mujeres hasta 10 años atrás en el contexto laboral”. [2] Sin embargo, incluso en tiempos de crisis, existen oportunidades para promover la causa de igualdad para las mujeres.

Quizás una de las partes más extraordinarias del año pasado es la retórica manejada por los líderes globales para enfatizar el tema de la pandemia del Covid-19 y movilizar al público en torno a una respuesta. Esta lucha ha sido comparada con una guerra por personas prominentes alrededor del mundo.

  • “Varias personas lo han dicho, pero – y lo siento, en realidad: Soy un presidente en tiempos de guerra. Esto es una guerra. Esto es una guerra. Un tipo de guerra diferente a las que hemos tenido antes” – Presidente Donald Trump [3]
  • “Estamos en guerra contra un virus que amenaza con destrozarnos” – Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director-General de la Organización Mundial de la Salud [4]
  • Un blog de las Naciones Unidas describió a los trabajadores de la salud como los “soldados de primera línea” contra el covid-19. [5]
  • “Las pruebas son solo el comienzo en la batalla contra el covid-19.” – New York Times
  • El gabinete de Bolsonaro, del cual un tercio de los participantes son oficiales militares, declaró abiertamente en un comunicado de prensa que Brasil está en ‘guerra’ y debe ‘combatir’ un ‘enemigo invisible.’[7]
  • El gobernador democrático de Nueva York, Andrew Cuomo … comparó a los trabajadores de la salud con “tropas…”[8]

¿Por qué tantos líderes se apresuraron a usar la retórica de la guerra? El 2020 fue un año electoral para algunos y las crisis presentan oportunidades para que los políticos aumenten el apoyo del público hacia ellos mismos. Sin embargo, “Cuando usamos el lenguaje de la guerra para simbolizar algo bueno y noble con el propósito de enviar mensajes de crisis, ignoramos el impacto desproporcionado del conflicto sobre las mujeres y las niñas y la marginalización que sufren en la toma de decisiones tanto en la creación de la guerra como en la construcción de paz. Pasar por encima de las experiencias reales y dolorosas de las mujeres en la guerra es una mala manera de alentar o tranquilizar a una comunidad… El encuadre de la guerra sugiere una urgencia en la cual ‘ahora’ nunca es el momento para criticar – en tiempos de guerra, permanecemos unidos, no criticamos. Esto es tristemente familiar para quienes trabajan en WPS, donde muy a menudo estamos demasiado ocupados con los conflictos o demasiado ansiosos por obtener un rápido acuerdo de paz como para escuchar a mujeres o darles poder para tomar decisiones.[9]

Pero como “el final de la guerra puede traer cambios institucionales y un mejor contrato social” [10] para las mujeres y poblaciones maginadas, no podemos ignorar la posibilidad de que el fin de la pandemia podría traer cambios similares a nuestras sociedades. En el pasado, esto incluía más oportunidades de empleo y educación para las mujeres, expansión de servicios de salud y seguridad social, sindicatos más fuertes y generalizados, y mucho más. [11]

En lugar de desear que las cosas pudieran “solo volver a la normalidad”, ¿cómo podemos usar esta crisis, esta energía de cuasi-guerra, para abogar por la igualdad de las mujeres? Y como estamos justo en el comienzo del 2021, ¿qué resoluciones podemos hacer para traducir esos sueños a cambios reales? ¿cómo podemos tomar prestado el lente de los veteranos que apoyan la guerra para levantar a las mujeres que son nuestras “soldados de primera línea”?

Sueño 1: Igualdad de empleo

Titulares como “La Pandemia Retrocederá a Nuestras Mujeres hasta 10 Años Atrás en el Contexto Laboral” y “Las mujeres representaron el 100% de los 140,000 empleos eliminados por la economía de los Estados Unidos en diciembre” no son buenas noticias para la paridad de género en el empleo, y la pérdida de puestos de trabajo y las desigualdades en el desempleo han conducido a la conocida “recesión femenina”.[12] Por otro lado, “trabajar desde casa incentiva a un cambio cultural en los lugares de trabajo para ver a las mujeres como cuidadoras y trabajadoras al tiempo”, aunque a menudo esto va acompañado de cargas desiguales de cuidado y trabajo de limpieza para las mujeres.[13]

Actualmente, el gobierno federal de los estados unidos ofrece privilegios especiales de empleo a individuos que se han sacrificado al servicio de su país durante conflictos militares. “veteranos que son discapacitados, que cumplieron con un servicio activo durante ciertos periodos específicos o en campañas militares tienen derecho a la preferencia sobre otros en procesos de contratación para prácticamente todos los puestos de trabajo del gobierno federal”. [14] las políticas que le dan prioridad a las mujeres y las madres que soportan una mayor carga en su tiempo para mantenernos saludables y a salvo podrían ayudar a mitigar las pérdidas económicas significativas que han sufrido las mujeres durante la pandemia.

Sueño 2: Revolución de la salud publica

He podido recibir tres pruebas de Covid-19 en distintas ocasiones en los últimos 5 meses en el campus de la Universidad Texas A&M sin necesidad de copagos o tarifas en nombre de la lucha contra este “enemigo invisible”. Con las UCI desbordadas y las funerarias incapaces de lidiar con la cantidad de cuerpos, esta pandemia es una obvia amenaza que requiere la toda la fuerza de nuestro sistema de salud para ser derrotada. Hemos visto campus universitarios, empresas, cervecerías, e incluso parques de diversiones convertir la mano de obra, los metros cuadrados, la experticia y las operaciones con la intención de derrotar un virus.

Después de la Segunda Guerra Mundial, “las fábricas estadounidenses que demostraron ser esenciales para la guerra rápidamente se movilizaron en torno a la paz, manifestándose para cumplir con las necesidades de los consumidores” [15] en vista de los persistentes problemas de la salud pública que enfrentan las mujeres, como el acceso a la atención medica, las tasas de mortalidad maternal o la violencia doméstica.

Sueño 3: posesión de propiedad

En un estudio llevado a cabo por Caner y Wolff se encontró que “para todas las razas, los hogares encabezados por mujeres, de los cuales el 58 por ciento se consideran pobres en activos, tienen las tasas más altas de pobreza de activos de todos los tipos de hogares”. Mientras que “los hogares encabezados por parejas casadas tienen un promedio de $223,194 de patrimonio neto, los hombres cabeza de familia tienen un promedio de $111,951  y las mujeres cabeza de familia uno de $85,319”.[16] Obviamente, existe una gran brecha en la posesión de vivienda, especialmente entre hombres y mujeres, por razones variadas y complejas. Entonces, veámoslo a través del lente de la retórica de la guerra.

Los ‘GI Bills’ establecidos después de la Segunda Guerra Mundial y la Guerra de Corea ayudaron a los veteranos a adquirir sus propios hogares. De hecho, “el mayor incremento de posesión de viviendas en Estados Unidos en el Siglo XX ocurrió entre los años 1940 y 1960” gracias a estos proyectos de ley. Como las mujeres son las “soldados de primera línea”, o las soldados del Covid, sacrificando su tiempo y salud para proveer cuidados, tal vez sería posible apoyar un auge de vivienda a principios de la década del 2020, ofreciendo beneficios de vivienda para las mujeres como lo hicimos con los soldados luego de la Segunda Guerra Mundial o la Guerra de Corea.[17]

En definitiva, la palabra tiene poder. Si nuestros líderes eligen implementar este intenso lenguaje de guerra para alcanzar sus fines políticos y productivos, no debería haber la más mínima duda para implementar el mismo lenguaje con el mismo fervor para compensar a quienes han sido perjudicadas en su mayoría a causa del conflicto que estamos enfrentando.

-E.P.B.

[1] https://fortune.com/2021/01/08/covid-job-losses-women-december-us-unemployment-rate/

[2] https://www.nytimes.com/2020/09/26/world/covid-women-childcare-equality.html

[3]https://www.whitehouse.gov/briefings-statements/remarks-president-trump-vice-president-pence-members-coronavirus-task-force-press-briefing-8/

[4]https://www.who.int/news/item/26-03-2020-who-s-director-general-calls-on-g20-to-fight-unite-and-ignite-against-covid-19

[5]https://www.un.org/africarenewal/web-features/coronavirus/health-workers-are-frontline-soldiers-against-covid-19-let%E2%80%99s-protect-them

[6] https://www.afsc.org/blogs/news-and-commentary/how-to-talk-about-covid-19-pandemic

[7] Brazil’s war on COVID-19: Crisis, not conflict—Doctors, not generals Matheus Hoffmann PfrimerDialogues in Human Geography 2020, Vol. 10(2) 137–140

[8] https://www.c-span.org/video/?470811-1/york-governor-cuomo-coronavirus-news-conference

[9] https://www.aspistrategist.org.au/metaphorical-militarisation-covid-19-and-the-language-of-war/

[10]mckinsey.com/business-functions/strategy-and-corporate-finance/our-insights/the-war-on-covid-19-what-real-wars-do-and-dont-teach-us-about-the-economic-impact-of-the-pandemic

[11]mckinsey.com/business-functions/strategy-and-corporate-finance/our-insights/the-war-on-covid-19-what-real-wars-do-and-dont-teach-us-about-the-economic-impact-of-the-pandemic

[12] https://www.ipr.northwestern.edu/news/2020/doepke-gender-wage-gap-during-the-pandemic.html

[13] https://gender.stanford.edu/news-publications/gender-news/working-home-solution-gender-inequality

[14] https://www.dol.gov/agencies/vets/programs/vetspref

[15] https://www.history.com/news/post-world-war-ii-boom-economy

[16] Asena Caner and Edward Wolff (2003)

[17] https://www.nber.org/system/files/working_papers/w17166/w17166.pdf

LA PRIMERA, PERO NO LA ÚLTIMA: KAMALA HARRIS ESTÁ ROMPIENDO EL TECHO DE CRISTAL

enero 21, 2021 § Deja un comentario

La primera mujer. La primera mujer negra. La primera mujer asiática.

Cada una de las personas que han ocupado el cargo de vicepresidente de los Estados Unidos han sido hombres blancos – hasta ahora. Hoy, 20 de enero de 2021, Kamala Harris rompe este techo de cristal al convertirse en la primera mujer afroamericana y asiático-americana en ingresar a la Casa Blanca en este cargo, abriendo el paso no solo a las mujeres, sino específicamente a las mujeres de color, para que sigan su ejemplo.

Esta nación nunca había visto a una persona de color, a excepción del expresidente Barack Obama, ascender a una posición tan alta en el gobierno estadounidense. Harris está ahora a solo un paso de la presidencia y será sujeto de escrutinio por su habilidad para liderar en tiempos de gran división, al igual que otras mujeres innovadoras que se han aventurado en la política de alto nivel. Otras mujeres que han sido candidatas a la vicepresidencia, incluyendo a Geraldine Ferraro en 1984 y Sarah Palin en 2008, no obtuvieron la victoria.[1] Hillary Clinton, la única mujer nominada a la presidencia por un reconocido partido, perdió su campaña.[2]

El techo de cristal político no se limita solo al poder ejecutivo. En los Estados Unidos, las mujeres representan el 51% de la población, pero componen solo el 23% de la Cámara, el 26% del Senado y el 18% del total de gobernadores estatales.[3] El problema tampoco se limita solo a los Estados Unidos: en el año 2013, solo el 10% de jefes de estado en todo el mundo eran mujeres.[4]

En el 2020, año del centenario de la aprobación del sufragio femenino, Kamala Harris continuó derribando barreras y, aunque este puede ser considerado el techo de cristal más significativo, no es la primera vez que lo hace. Harris fue la primera mujer negra en ser fiscal de distrito en San Francisco, la primera mujer negra e india en ser fiscal general de California y la primera indio-estadounidense en hacer parte del Senado de los Estados Unidos.[5]

kama·la·hair·is

Como una mujer negra e indio-estadounidense, Kamala Harris también es víctima de discriminación en el nexo del sexismo y el racismo. La vicepresidenta Harris, hija de dos inmigrantes y ciudadana de primera generación, ha sido sujeto de múltiples teorías conspirativas sobre su nacimiento, a pesar de la explícita evidencia que demuestra que nació en Oakland, California. Históricamente, estas teorías conspirativas rara vez se han desplegado contra candidatos varones blancos, pero han sido utilizadas como ataques contra personas de color como Harris y el expresidente Obama. A cuestas de su nombre único, muchas de las cadenas de noticieros estadounidenses intentan deslegitimar o minimizar a Harris, pronunciándolo erróneamente de manera intencional. [6]

Las mujeres líderes son comúnmente atacadas por sus acciones y fuertemente condenadas por sus comportamientos. Mientras que los hombres son alentados a expresarse, las mujeres que expresan enojo son demonizadas y caracterizadas demasiado emocionales. Una mujer con una expresión facial severa o seria está enojada o molesta, mientras que un hombre solo está enfocado.[7] Las mujeres son consideradas o competentes o agradables, pero nunca ambas al tiempo.[8] Cuando muestran emoción, son frágiles e inestables.[9] Cuando no muestran emoción, son frías y poco femeninas. [10]

Los colaboradores de noticieros han descrito a Harris como iracunda, maniática o “abrasiva”.[11] Su competencia ha categorizado a Harris como un “monstruo”, “loca” y “extraordinariamente desagradable” simplemente por sus fuertes interrogatorios en las audiencias de confirmación del Senado.[12] [13] Si las mujeres luchan por llegar lejos, son etiquetadas como “demasiado ambiciosas”, como solía ser llamada Harris después de los debates democráticos, una crítica notablemente similar a las dirigidas hacia Hillary Clinton durante su campaña para la presidencia.[14] Este es un ataque que candidatos masculinos, como el actual Presidente, Joe Biden, no padecen.[15] La ambición, si bien es un rasgo deseable en candidatos masculinos, se vuelve cuestionable en las mujeres líderes.[16] En la lista de otros nombres por los cuales ha sido llamada la vicepresidenta están “repugnante”, “farsante” y “maliciosa”, pero su competencia e incluso su compañero de campaña, nunca han sido catalogados con tales descriptores.[17] [18] Mientras que la capacidad de un hombre se determina por su educación y experiencia, la de la mujer se reduce a sus cualidades, sin importar cuáles sean, para minimizarla.

Sin duda alguna, Harris se enfrenta con una batalla cuesta arriba, no solo por sus divisiones ideológicas sino también por su identidad. Sin embargo, la identidad y los antecedentes de la vicepresidenta Harris abren paso a una nueva era, guiada por un lente racial y de género en la política desde la segunda posición más importante del país.

Al crecer, rara vez vi a alguien que se pareciera a mí en una posición de poder. Ahora, millones de niñas pueden ver a alguien que se parece a ellas todos los días, inspirándolas a ser ambiciosas, valientes y a pensar en grande. Así como Shirley Chisholm, la primera senadora negra del congreso elegida en 1968, inspiró a Kamala Harris a participar del servicio público, Harris inspirará de manera similar a quienes la observan en todo el mundo. [19]

Como mujer, Harris también está bien posicionada para promover temas relevantes para las mujeres. Estudios muestran que las mujeres políticas pueden influir en las políticas de interés de las mujeres, eliminando los prejuicios de género en las leyes y empoderando a las mujeres en los ámbitos público y privado. [20] El impacto de su política sobre los problemas que enfrentan las mujeres no será comprendido completamente hasta el final de su mandato de cuatro años. Con suerte, con su identidad, reconocerá los problemas que las mujeres de la nación y del mundo enfrentan, proponiendo una agenda que los aborde. Independientemente, la posición de Kamala Harris tendrá un impacto innegable en la forma en que los niños perciben el mundo. Serán criados en un mundo en el que una mujer y una persona de color ocupa una de las posiciones más importantes del mundo, y eso es algo que realmente vale la pena celebrar hoy.

“Puede que sea la primera mujer en este cargo, pero no seré la última”.[21]

-KAMALA HARRIS, 2020

-C.A.T.

[1] Ulloa, Jazmine. 2020. “’A Beautiful Thing:’ Kamala Harris Breaks the White House Glass Ceiling and Makes History – The Boston Globe.” https://www.bostonglobe.com/2020/11/07/nation/kamala-harris-becomes-first-woman-woman-color-win-vice-presidency/ (December 13, 2020).

[2] Ibid.

[3] Ibid.

[4] Brooks, Rosa. 2014. “The Problem With Confidence Men.” Foreign Policy. https://foreignpolicy.com/2014/04/22/the-problem-with-confidence-men/ (December 14, 2020).

[5] Mahdawi, Arwa. 2020. “The Meaning of Kamala Harris: the Woman Who Will Break New Ground as Vice-President.” The Guardian. https://www.theguardian.com/us-news/2020/nov/08/the-meaning-of-kamala-harris-the-woman-who-will-break-new-ground-as-vice-president (December 13, 2020).

[6] Paul, Kari, and Ed Pilkington. 2020. “From Oakland to the White House? The Rise of Kamala Harris.” The Guardian. https://www.theguardian.com/us-news/2020/aug/15/kamala-harris-california-oakland-berkeley-immigrants (December 13, 2020).

[7] Barrett, Lisa Feldman. 2016. “Hillary Clinton’s ‘Angry’ Face.” The New York Times. https://www.nytimes.com/2016/09/25/opinion/sunday/hillary-clintons-angry-face.html (December 14, 2020).

[8] Chira, Susan. 2017. “The Universal Phenomenon of Men Interrupting Women.” The New York Times. https://www.nytimes.com/2017/06/14/business/women-sexism-work-huffington-kamala-harris.html (December 13, 2020).

[9] Goudreau, Jenna. 2012. “The 10 Worst Stereotypes About Powerful Women.” Forbes. https://www.forbes.com/sites/jennagoudreau/2011/10/24/worst-stereotypes-powerful-women-christine-lagarde-hillary-clinton/?sh=19d8e71561ca (December 15, 2020).

[10] Ibid.

[11] Ibid.

[12] Ibid.

[13] Greve, Joan E. 2020. “It’s Not Easy Being the First but for Kamala Harris It Has Become a Habit.” The Guardian. https://www.theguardian.com/us-news/2020/oct/14/kamala-harris-democrats-vice-president-race-gender (December 13, 2020).

[14] Ibid.

[15] Strauss, Daniel, and Lauren Gambino. 2020. “Sexism Casts Shadow over Biden’s Search for a Female Running Mate.” The Guardian. https://www.theguardian.com/us-news/2020/aug/05/joe-biden-democrats-running-mate-vice-president (December 13, 2020).

[16] Ibid.

[17] Ibid.

[18] Hubbard, Shanita. 2020. “I Used to Be Critical of Kamala Harris. Now I Am Going to Defend Her at Every Turn | Shanita Hubbard.” The Guardian. https://www.theguardian.com/commentisfree/2020/aug/13/kamala-harris-joe-biden-running-mate (December 13, 2020).

[19] Ibid.

[20] Asiedu, Elizabeth, Claire Branstette, and Neepa Gaekwad-Babulal. “The Effect of Women’s Representation in Parliament and the Passing of Gender Sensitive Policies.” Thesis. (December 18, 2020).

[21] Harris, Kamala. 2020. “Election Victory Speech.”

Image Sources:

Kamala Harris – https://www.ndtv.com/world-news/us-women-celebrate-vice-president-elect-kamala-harris-represents-the-future-2323002

Woman’s Place – https://www.lookhuman.com/A+womans+place+is+in+the+house+and+the+senate+unisex+t-shirt

LA CRISIS OLVIDADA: LAS MUJERES RURALES ESTADOUNIDENSES, LA VIOLENCIA DOMÉSTICA Y EL ASESINATO

enero 20, 2021 § Deja un comentario

La vida en el campo con frecuencia es romantizada como un estilo de vida sereno y bucólico, una encarnación del sueño americano, pero para muchas mujeres en las zonas rurales, este sueño es una pesadilla hecha realidad.

Cada día en los Estados Unidos, tres mujeres son asesinadas por su pareja íntima.[1]

A diferencia de las áreas urbanas y suburbanas, las tasas de homicidio de pareja íntima (IPH) han aumentado para las mujeres que habitan en áreas rurales.[2] La violencia domestica rural y la incidencia de violencia sexual en los Estados Unidos también se encuentran en aumento.[3] Existen indicios que muestran que las tasas de violencia domestica han aumentado para todas las mujeres, sin embargo, es especialmente cierto para las mujeres rurales durante la pandemia del Covid-19.[4] 

Debido a la alta prevalencia de armas de fuego en estas áreas, las mujeres rurales que se encuentran en relaciones con parejas violentas pueden tener un mayor riesgo de ser víctimas de homicidio de pareja íntima.[5] Aunque se desconoce la cifra real de mujeres rurales asesinadas con armas de fuego en incidentes de IPH cada año, un estudio encontró que el 72% de los casos de IPH fueron cometidos con un arma de fuego.[6]

Hay una extensa lista de factores que conllevan a estas elevadas tasas de violencia contra las mujeres rurales. Teaster, P. B., Roberto, K. A., & Dugar, T. A. (2006) teorizan que las mujeres rurales viven en un ecosistema de relaciones e instituciones, pasadas y presentes, que contribuyen a un mayor nivel de violencia.[7] Algunas razones más específicas dadas por un equipo de investigación en Kentucky incluyen:

  • La falta de servicio telefónico
  • El transporte público limitado o nulo
  • El acceso limitado a la atención médica de rutina
  • Los tiempos de respuesta prolongados por parte de los equipos policiales y de emergencia médica
  • Las condiciones meteorológicas y de las vías de acceso que impiden la conducción
  • La disponibilidad y accesibilidad de armas y herramientas peligrosas
  • La estacionalidad del trabajo puede dejar a la mujer “atrapada” con su abusador durante largos periodos de tiempo, así como la posibilidad de incremento del consumo de alcohol en invierno
  • Las condiciones económicas de la vida en el campo (incluyendo la necesidad de trabajar para mantenerse solventes y el valor ligado a las tierras, lo cual limita la capacidad de las mujeres abusadas para solicitar ordenes de restricción cuando la granja es la única fuente de ingresos)
  • Las condiciones emocionales de la vida en el campo – fuertes vínculos con los animales y las tierras.
  • La intimidación de viajar a una “gran ciudad”[8]

Adicionalmente, el aislamiento físico significa que no hay testigos ni nadie cerca a quien pedir ayuda, lo que podría generar complicaciones. En general, los servicios para frenar la violencia domestica que pueden usar las mujeres en las áreas urbanas y suburbanas, como los refugios, no son de fácil acceso para las mujeres en las áreas rurales y “… más del 25 por ciento de las mujeres en zonas rurales, pequeñas y aisladas, viven a más de 40 millas del refugio más cercano del Programa para la Violencia de Pareja Íntima, en comparación con menos del 1 por ciento de mujeres en zonas urbanas”. [9]

Como alguien que ha vivido en zonas rurales, he escuchado evidencias anecdóticas de violencia contra las mujeres que indican que es un fenómeno grave y actual. Casi todas las personas que conozco tienen una historia de abuso propia o conocen a alguien de su familia o su comunidad que ha sido herida o abusada por su pareja.

Para poder abordar esta violencia, primero debe haber más investigaciones para llenar la palpable brecha de conocimiento sobre la violencia contra las mujeres en zonas rurales y sobre los estudios rurales en general. Esta población ha sido ignorada tanto por el gobierno como por los investigadores. De manera similar, las mujeres en zonas rurales necesitan más acceso a una amplia gama de recursos para frenar las tasas de violencia.

Algunos planes han sido implementados para ayudar a las mujeres de las zonas rurales. Uno, conocido como el Modelo Duluth [10] e inspirado en las prácticas de justicia restaurativa, ve a la violencia contra las mujeres como un problema de las comunidades e incentiva a los servicios comunitarios a trabajar en conjunto para ayudar a detener la violencia contra las mujeres en todas sus formas antes de que se conviertan en mortales.[11] Otra solución podría ser invertir y financiar la educación socioemocional durante los años escolares y la adultez, en donde los estudiantes deben aprender formas de lidiar con la ira y el estrés y cómo defenderse a sí mismos. Dado que los niños son una inversión a futuro, darles herramientas para aprender a manejar sus emociones podría prevenir daños futuros y crear comunidades más positivas y menos violentas.[12] Las crecientes tasas de violencia contra las mujeres en zonas rurales deben ser detenidas y estas mujeres necesitan dejar de ser ignoradas.

-R.Z.


[1] Violence and Abuse in Rural America Introduction—Rural Health Information Hub. (n.d.). Retrieved January 12, 2021, from https://www.ruralhealthinfo.org/topics/violence-and-abuse

[2] AbiNader, M. A. (2020). Correlates of Intimate Partner Homicide in the Rural United States: Findings From a National Sample of Rural Counties, 2009–2016. Homicide Studies24(4), 353–376. https://doi.org/10.1177/1088767919896403

[3] Domestic Violence and Firearms. (n.d.). The Educational Fund to Stop Gun Violence. Retrieved January 12, 2021, from https://efsgv.org/learn/type-of-gun-violence/domestic-violence-and-firearms/

[4] Carey, L. (2020, October 19). Domestic Violence in Rural America Increases During Pandemic. Daily Yonder. https://dailyyonder.com/domestic-violence-in-rural-america-increased-during-covid-19/2020/10/19/

[5]  Reckdenwald, A., Szalewski, A., & Yohros, A. (2019). Place, Injury Patterns, and Female-Victim Intimate Partner Homicide. Violence Against Women25(6), 654–676. https://doi.org/10.1177/1077801218797467

[6] Reckdenwald, A., Szalewski, A., & Yohros, A. (2019). Place, Injury Patterns, and Female-Victim Intimate Partner Homicide. Violence Against Women25(6), 654–676. https://doi.org/10.1177/1077801218797467

[7] Teaster, P. B., Roberto, K. A., & Dugar, T. A. (2006). Intimate Partner Violence of Rural Aging Women. Family Relations55(5), 636–648.

[8] 8. Rural Domestic Violence | ATrain Education. (n.d.). Retrieved January 12, 2021, from https://www.atrainceu.com/content/8-rural-domestic-violence

[9] Domestic Violence and Firearms. (n.d.). The Educational Fund to Stop Gun Violence. Retrieved January 13, 2021, from https://efsgv.org/learn/type-of-gun-violence/domestic-violence-and-firearms/

[10] Violence and Abuse in Rural America Introduction—Rural Health Information Hub. (n.d.). Retrieved January 12, 2021, from https://www.ruralhealthinfo.org/topics/violence-and-abuse

[11] What is The Duluth Model? (n.d.). Domestic Abuse Intervention Programs. Retrieved January 13, 2021, from https://www.theduluthmodel.org/what-is-the-duluth-model/

[12] Overview of SEL. (n.d.). Retrieved January 13, 2021, from https://casel.org/overview-sel/

Image Sources

Farmhouse with American Flag:Cortesía de la autora R.Z., 2020

  • Quienes somos

    El blog de WomanStats se deriva del proyecto WomanStats. Oprima Sobre nosotros para leer más, y no se olvide de ver la página principal!
  • Beijing+20

    La campaña "Empoderamiento de la mujer - Empoderamiento de la humanidad: Picture It" se está facilitada por ONU Mujeres en el marco del 20 aniversario de la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer de Beijing y la adopción de la Plataforma de Acción de Beijing.

  • Entradas populares

  • De que estamos hablando

  • Ponga su correo electrónico para seguir este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas por correo electrónico.

    Únete a 3.983 seguidores más
  • Síguenos en Twitter

  • Archivos

A %d blogueros les gusta esto: