¿La belleza como clave para la movilidad económica?

agosto 17, 2019 § Deja un comentario

moneylipstick

Usualmente hablamos de prácticas estéticas peligrosas que son usadas para aumentar las posibilidades de las mujeres para contraer nupcias. Por ejemplo, las mujeres en Etiopía y Tanzania se causan cicatrices a sí mismas que las hacen más atractivas para sus pretendientes (PHBP-PRACTICE-1).[1],[2] En Mali y Mauritania, las mujeres son obligadas a comer en grandes proporciones, porque las mujeres de talla grande son más atractivas para los markinghombres.[3],[4] Las cirugías prácticas son usadas en países desde el Líbano hasta China y más allá para poder cumplir los estándares de belleza y ‘competir’ en el mercado de las citas románticas.[5],[6]

Pero ¿qué tan seguido hablamos de las prácticas de belleza intencionadas a promover las ganancias económicas? Quizá lo primero que se venga a la mente sean las influenciadoras en redes sociales, cuyos cuerpos recortados – y usualmente alterados por vía digital – atraen ofertas promocionales. Sin embargo, ¿alguna vez ha pensado en hacerse una cirugía plástica para incrementar las posibilidades de obtener un ascenso laboral?

Para algunas mujeres alrededor del mundo, la belleza es una precondición esencial para poderse mover en la escalera corporativa o económica. Para iniciar esta breve mirada sobre este fenómeno tomemos a Brasil como caso de estudio.

“La belleza se percibe como algo central para el mercado laboral, es crucial para encontrar un esposo y es esencial para cualquier oportunidad de movilidad económica que muchas mujeres no pueden negarse a estas cirugías”, dice Alvaro Jarrin, profesor asistente de antropología.[7]

El New York Times reportó una tendencia similar. Muchas mujeres brasileras le dedican cantidades significativas de dinero a las cirugías pláticas y se sienten obligadas por su trabajo a hacerlo.[8]

Las brasileras de todos los niveles socioeconómicos sienten la presión de someterse a estos procedimientos. Mientras las mujeres más pudientes pueden permitirse el lujo de asistir a centros de cirugía plástica de alto nivel, las mujeres más pobres tienen que recurrir a programas subsidiados, escuelas de aprendizaje o el mercado negro.

Este grupo de mujeres se enfrenta a grandes riesgos. Jarrin señala que los pacientes de algunos hospitales públicos son usados como conejillos de indias por cirujanos en entrenamiento que están probando nuevas técnicas. Si algo sale mal, estas mujeres no tienen los recursos para buscar justicia.

Es fácil ver cómo las presiones económicas por alcanzar las expectativas de belleza tienen consecuencias económicas duraderas y llevan a que mujeres de escasos recursos desciendan pasos de la escalera socioeconómica. No obstante, este tipo de prácticas – así como los riesgos asociados a ellas – no se limitan únicamente a Brasil.

surgery

Antes de que esta práctica fuese prohibida, muchas mujeres de China tomaron la decisión de someterse a procedimientos que alargaban sus extremidades inferiores, bajo la creencia de que unos centímetros de más les daría una ventaja en el mercado laboral.[9],[10] Sin embargo, esta práctica aún es legal en India.

La industria del alargamiento de extremidades inferiores en India presenta muchos de los problemas que presenta la industria de cirugías plásticas en Brasil. Muchos de los cirujanos que llevan a cabo este procedimiento no están bien entrenados y muchos de los pacientes que solicitan sus servicios no comprenden a cabalidad los riesgos asociados con esta cirugía.[11]

Nicola Thorp del Reino Unido fue enviada a casa después de usar sus zapatos tipo baletas en su trabajo temporal como recepcionista de PwC.[12] La petición que ella hizo después de este incidente, junto con la oleada de historias provenientes de otras mujeres, ayudó a señalar las prácticas de belleza impuestas sobre muchas trabajadoras en Reino Unido. Aunque son menos dramáticas que las cirugías para alargar extremidades inferiores o las cirugías plásticas, sí sirve para incrementar las ideas sobre los estándares de apariencia que se imponen sobre las mujeres en la fuerza laboral.

Las mujeres alrededor del mundo se enfrentan a expectativas de belleza y presiones que provienen de la fuerza y el mercado laboral. Obviamente, no hay una sola respuesta en cuanto a cómo podemos vencer estas presiones y estándares poco realistas. Capas de neocolonialismo y sexismo y autocrítica rodean estas prácticas. Pero levantarse cada mañana, mirarse en el espejo y decirnos que somos hermosas como somos, puede ser un buen comienzo.

-por MD

-traducido por CCS

 

Para más datos e información sobre prácticas de belleza peligrosas alrededor del mundo, por favor visitar la base de datos de WomanStats en www.womanstats.org y use la variable PHBP-PRACTICE-1

PHBP-PRACTICE-1:

Describir las costumbres relacionadas con la belleza que podrían afectar la salud y el bienestar de las mujeres. Analizar hasta qué punto la sociedad ejerce presión para que adhieran a estas costumbres. (No incluir infibulación/extirpación de los genitales femeninos aquí, ya que en esta variable no se hace referencia a prácticas relacionadas con la pureza, sino más bien con prácticas estéticas.) Puede incluirse el análisis de los desórdenes alimenticios aquí si estos estuvieran unidos a las normas sociales del peso ideal en un lugar particular. Normalmente, se ha incluido el planchado de los senos en INFFIB, dado que su propósito es la seguridad mas no la belleza.

Para más información sobre la base de datos y cómo usarla, por favor contactarse con nosotros en info@womanstats.org

Image Sources:

Image 1- https://www.thepennyhoarder.com/make-money/side-gigs/dumpster-diving-for-makeup/

Image 2 – https://www.dailymail.co.uk/news/article-4413954/Girls-slashed-beautiful-Ethiopian-scar-ceremony.html

Image 3 – https://www.businessinsider.com/indias-limb-lengthening-industry-completely-unregulated-2016-5

 

Sources

[1] https://www.dailymail.co.uk/news/article-4413954/Girls-slashed-beautiful-Ethiopian-scar-ceremony.html

[2]  https://www.aljazeera.com/indepth/features/2016/07/tales-child-bride-father-sold-12-cows-160711100933281.html

[3]http://tbinternet.ohchr.org/_layouts/treatybodyexternal/Download.aspx?symbolno=CEDAW%2fC%2fMLI%2fCO%2f6-7&Lang=en

[4] https://www.dailymail.co.uk/femail/article-6468637/African-girls-young-ELEVEN-force-fed-16-000-calories-day-make-fat.html

[5]  http://www1.dailystar.com.lb/News/Lebanon-News/2009/Aug-20/53756-group-challenges-womens-beauty-perception.ashx

[6] http://www.womenofchina.cn/html/womenofchina/report/139507-1.htm?reportpos=1

[7] https://theconversation.com/in-brazil-patients-risk-everything-for-the-right-to-beauty-94159

[8] https://www.nytimes.com/2018/08/16/world/americas/brazil-plastic-surgery-bumbum-murder.html

[9] https://www.nytimes.com/2002/05/05/world/risking-limbs-for-height-and-success-in-china.html

[10] http://www.chinadaily.com.cn/china/2006-11/05/content_724833.htm

[11] https://www.businessinsider.com/indias-limb-lengthening-industry-completely-unregulated-2016-5

[12] https://www.nytimes.com/2017/01/25/world/europe/high-heels-british-inquiry-dress-codes-women.html

Anuncios

Leyes contra las violaciones: ¿Protección o impunidad?

julio 26, 2019 § Deja un comentario

A nivel mundial, existen lagunas en el sistema legal que no solo fallan en darle a las mujeres la justicia que merecen, sino que también fallan en protegerlas de la violencia. Las mujeres de todo el mundo carecen de seguridad física debido en gran parte a la impunidad de quienes ejercen la violencia contra ellas. Según la escala de la seguridad física de las mujeres en el Proyecto WomanStats de 2014, hay muy pocas naciones donde las mujeres tienen altos niveles de seguridad física.[1]

Emily_Map1

Un asunto importante de alta preocupación debe ser la definición legal de violación en cada país y los castigos impuestos cuando el acusado es declarado culpable. Todavía hay países que castigan a las víctimas de violación en lugar de a sus atacantes. Esto puede suceder porque la violación no es ilegal o porque las leyes de violación no se aplican en la práctica. Además, los códigos legales varían sobre lo que constituye una violación. Muchos códigos no incluyen la violación conyugal o el delito de estupro (delito cuando una persona mayor de edad mantiene relaciones sexuales con un menor de edad, generalmente menor a la edad legal de consentimiento) como se muestra en el mapa de WomanStats a continuación. [2]

Emily_Map2

Para este artículo, quiero centrarme en las leyes que permiten a los hombres evitar cargos criminales si ofrecen casarse con su víctima de violación. A partir de 2015, muchas naciones todavía tenían leyes que les permitían a los hombres casarse con sus víctimas y escapar de los cargos. [3]

Emily_Map3

Esta práctica es inaceptable, puesto que no protege a las mujeres de quienes las dañan. Como el contexto sexual original sucedió fuera del matrimonio, la mayoría de estas leyes se promulgan con el fin de hacerlo aceptable.[4] Muchas mujeres se enfrentan a la terrible situación de tener que casarse con la misma persona que las atacó para recuperar el honor familiar y el propio. Una niña de 17 años en Perú fue violada por un grupo de hombres de 20 años. Cuando se enfrentó a la familia de la niña, uno de los atacantes ofreció casarse con la niña y, debido a la presión familiar, ella se vio obligada a aceptar la propuesta. [5] Ninguna mujer debería tener que casarse con la persona que la lastimó para rectificar una situación. Ella debería poder buscar la justicia.

Esta práctica es perjudicial para la seguridad física y la salud mental de la mujer; sin embargo, hay algunas noticias positivas en todo el mundo sobre este tema. Las naciones están empezando a eliminar las leyes de “cásate con tu violador” de sus códigos legales. En 2017, solo 13 países aún tenían estas leyes. [6] Túnez, Jordania y el Líbano revocaron sus leyes de “cásate con tu violador” en 2017. [7]

Emily_Map4

Si bien estas prácticas son más frecuentes en las regiones menos desarrolladas del mundo, el mundo desarrollado no es inmune a los restos de estas prácticas. Dentro de los Estados Unidos, muchos estados no tienen una edad mínima para contraer matrimonio si se otorga el consentimiento paterno o judicial o si hay un embarazo. Muchas niñas que se casaron antes de los 18 años dijeron que sus padres los obligaron, especialmente en caso de embarazo para evitar el nacimiento fuera del matrimonio.[8]  La posibilidad de que los hombres se casen con niñas menores de edad en los EE. UU. permite que el delito de estupro ocurra legalmente. [9] Una mujer de Florida ha trabajado durante seis años para prohibir el matrimonio infantil en los Estados Unidos. Ella tenía once años cuando se vio obligada a casarse con el hombre que la violó. [10] Incluso si los Estados Unidos u otras naciones no tienen una ley de “cásate con tu violador” en sus códigos legales, podría haber prácticas que obliguen a las niñas y mujeres a estos matrimonios de todos modos.

El matrimonio nunca debe ser usado como una escapatoria para excusar o justificar la violación. Las leyes deben proteger a todos los ciudadanos, incluidas las mujeres y las niñas, y perseguir a cualquier persona que cometa delitos.

 

-por EJ

-traducido por CCS

 

[1] WomanStats Multivariate Scale 1

[2] WomanStats LRW-Scale-6

[3] WomanStats LRW-Scale-9

[4] Samantha Raphelson, “Countries Around the World Move to Repeal ‘Marry your Rapist’ laws,” NPR, 9 august 2017

[5] Calvin sims, “Justice in Peru: Victims gets Rapist or a Husband,” The New York Times, 12 March 1997.

[6] IBID, Samantha.

[7] Equality Now, “Not Backing Down Against ‘Marry your Rapist’ Laws,” Equality Now, 17 August 2017.

[8] Ellen Wulfhorst, “Child Brides Call on U.S. States to End ‘Legal Rape,’” Reuters, 24 October 2018.

[9] Sara Tasneem, ‘Child Marriage Laws in CA act as Loopholes the Allow for Statutory Rape,” The Daily Californian, 4 March 2019.

[10] Brendan Farrington, “Forced to Marry her Rapist at 11, Woman Finally changed Florida Marriage Law,” USA Today, 10 March 2018.

¿FUNCIONA EL COMERCIO JUSTO PARA LAS MUJERES?

junio 24, 2019 § Deja un comentario

FairTrade_Tessa

Si ingresa hoy a una café alternativo o hípster, es probable que vea la tienda con orgullo promocionando su café como “Certificado de Comercio Justo”. Recientemente, el consumismo ético en general, y el comercio justo en particular, se han convertido en las causas principales de muchos guerreros de la justicia social.

La idea detrás del Comercio Justo es que los compradores en las naciones ricas paguen precios ligeramente más altos por los bienes, garantizando que los productores de las naciones en desarrollo puedan ganar un salario digno. Los productores menos ricos de las naciones más pobres del mundo pueden mejorar su nivel de vida, los occidentales obtienen productos de alta calidad con la ventaja de una conciencia clara, y la riqueza se distribuye de manera más equitativa. Todo el mundo gana, ¿verdad?

Worker_Tessa

Bueno, tal vez las mujeres no.

Si bien la promoción de la igualdad de género es un propósito expresamente declarado del movimiento Comercio Justo, algunos académicos han afirmado que los resultados del Comercio Justo para mujeres han sido mixtos.

El efecto del Comercio Justo en las mujeres es un tema sorprendentemente difícil de investigar. Se han realizado muy pocos estudios empíricos; los datos que están disponibles son en gran parte anecdóticos.

A pesar de las limitaciones en los datos, esto es lo que podemos decir sobre el comercio justo y las mujeres.

¿QUÉ ES EL COMERCIO JUSTO?

Primero, es importante entender el Comercio Justo y todo lo que conlleva. Este es un movimiento que desafía el modelo de comercio neoliberal tradicional que se basa en las fuerzas naturales de la oferta y la demanda del mercado para determinar los precios. En cambio, el Comercio Justo promueve un modelo de comercio igualitario que distribuye la riqueza de manera más equitativa a lo largo de la cadena de suministro al establecer precios mínimos para los bienes.

De este movimiento ideológico han surgido varias organizaciones internacionales que definen y regulan las industrias de Comercio Justo, principalmente en los sectores agrícola y artesanal. Estas organizaciones establecen los estándares de la industria que un productor debe cumplir para contar con la certificación de Comercio Justo.[1] Las organizaciones internacionales de Comercio Justo incentivan a los productores a cumplir con sus estándares al otorgarles primas a los productores que llevan la marca de Comercio Justo, las cuales luego se puede usar para los esfuerzos de desarrollo de la comunidad.

¿QUÉ HACE EL COMERCIO JUSTO PARA LAS MUJERES?

La Carta de Principios de Comercio Justo de 2009 indica específicamente que eliminar la desigualdad de género es una preocupación fundamental del movimiento Comercio Justo. La carta establece que el Comercio Justo busca “mejorar la posición relativa de las mujeres”, y estipula que las mujeres deben recibir igual salario por igual trabajo.[2] Las granjas de Comercio Justo también están obligadas a brindar atención médica a trabajadores y trabajadoras por igual, y garantizar un espacio de trabajo libre de acoso.[3]

Sin lugar a duda, si se cumplen estos estándares de la industria, las mujeres que trabajan en granjas de Comercio Justo tienen una mejor calidad de vida laboral que las mujeres que trabajan en fincas que no están certificadas de Comercio Justo. No obstante, si la igualdad de género es realmente el objetivo del Comercio Justo, exigir la igualdad salarial para las mujeres es solo la mitad de la solución.

Particularmente en las industrias de cultivos comerciales (industrias que producen cultivos en masa para la exportación, como el café, el cacao y los bananos), las principales barreras para lograr la igualdad de género son las leyes, las prácticas y las normas sociales que prohíben a las mujeres poseer tierras y cultivar cultivos comerciales.

En la mayoría de las partes del mundo en desarrollo, las mujeres enfrentan una discriminación extrema en las prácticas alrededor de propiedad de la tierra. Las mujeres, ya sea legal o culturalmente, no pueden poseer tierras, como se muestra en el siguiente mapa de WomanStats.

Map_Tessa

Incluso si una mujer que trabaja en una plantación de café recibe un salario igual a un trabajador hombre, seguirá ganando mucho menos que el hombre que posee la plantación. Por lo tanto, incluso en un contexto de Comercio Justo, la brecha salarial de género no cambiará en sociedades donde la propiedad de la tierra no se distribuye de manera uniforme entre hombres y mujeres.

Worker2_Tessa

En uno de los pocos estudios académicos sobre los efectos del Comercio Justo en las mujeres, los investigadores de la Escuela de Negocios de Lancashire concluyeron: “la investigación sugiere que no existe un desafío para la segmentación de género, y que los estereotipos femeninos pueden haberse reforzado (…), tal como son los resultados, estos sugieren que el impacto del comercio justo depende de los acuerdos locales existentes, como la división de género del trabajo, las actitudes patriarcales y la capacidad de las mujeres para poseer y controlar los medios de producción”.[4]

Las críticas al impacto del Comercio Justo en las relaciones de género descritas en este artículo no pretenden descartar los beneficios que ha logrado el Comercio Justo al abordar la desigualdad global. De hecho, el Comercio Justo ha hecho mucho por combatir la pobreza y distribuir los recursos de manera más equitativa en todo el mundo.

Sin embargo, propongo que, si el Comercio Justo está fundamentalmente preocupado por abordar los desequilibrios de género, como dice ser, las organizaciones de Comercio Justo deben hacer más para atacar directamente las causas fundamentales de la desigualdad de género en la agricultura.

Las Organizaciones de Comercio Justo podrían abogar más activamente por el derecho legal de las mujeres a poseer tierras, o distribuir primas a las agricultoras para que compren sus propias granjas de Comercio Justo.

Abordar las causas fundamentales de la desigualdad de género nunca es simple. Sin embargo, debido a la credibilidad y el éxito internacional de las organizaciones de Comercio Justo, tienen la oportunidad de hacer una diferencia duradera para el estatus de la mujer. Espero que la aprovechen.

-by TPJ

 

Additional References:

Uuskyla, Nema Vinkeloe. 2017. “A Fair Trade for Gender?: A case study of the gendered implications of Fairtrade certified cocoa production in Cote d’Ivoire.” University of Gothenburg. https://economics.handels.gu.se/digitalAssets/1660/1660609_8.-nema-vinkeloe-ma-thesis-in-global.pdf.

 

Image Sources:

Keep Calm: https://www.keepcalm-o-matic.co.uk/p/keep-calm-and-drink-fair-trade-coffee/

Woman harvesting: https://womensinternationalcenter.wordpress.com/2012/12/11/fair-trade-a-social-movement-and-a-business-model/woman-fair-trade/

Woman sowing: https://ndlink.org/category/ndnews/page/41/

 

[1] “What is Fairtrade?” https://www.fairtrade.net/about-fairtrade/what-is-fairtrade.html.

[2] “A Charter of Fair Trade Principles.” 2009. P. 9 World Fair Trade Organization and Fairtrade Labelling Organizations International.  http://fairtrade-advocacy.org/images/Charter_of_Fair_Trade_principles_EN_v1.2.pdf.

[3] Carroll, Alexandra. (2016). “Fairher: Women’s Empowerment and Fair Trade.” Fair Trade Campaigns. https://fairtradecampaigns.org/2016/04/fairher-womens-empowerment-and-fair-trade/

[4] McArdle, Louise and Pete Thomas. 2012. “Fair enough? Women and Fair Trade,” Critical Perspectives on International Business 8: 288-290. http://eprints.lancs.ac.uk/62411/1/10.pdf.

‘Mujerismo’(womanism): Profundizando la exploración del potencial del feminismo

junio 18, 2019 § Deja un comentario

Womanism (mujerismo): “Tener o expresar una creencia o respeto por las mujeres y sus talentos y habilidades más allá de los límites de la raza y la clase; exhibiendo el feminismo que es inclusivo especialmente de la cultura negra y afroamericana”.[1]

WeCanDoIt

El término “mujerismo” fue utilizado por primera vez en 1983 por un poeta que buscaba incluir a sus compañeras de color en la lucha por la igualdad entre los sexos. Esta poeta, Alice Walker, insertó la siguiente comparación acerca de su término recién descubierto: “El mujerismo es para una feminista como lo es el morado para la lavanda”.[2] Walker observó que la agenda feminista era racialmente exclusiva, ya que parecía estar orientada principalmente hacia el progreso de la mujer blanca y de clase media. Ella creía que la implementación de la teoría mujerista expandiría el movimiento feminista para alcanzar todo su potencial de interseccionalidad, lo que significa que todas las mujeres de todas las razas y clases sentirían los efectos del feminismo.

Era cierto que la primera ola de feminismo estadounidense tenía dificultades con el tema de la raza. Algunas de las líderes del movimiento sufragista, como Elizabeth Cady Stanton, no ocultaron su disgusto por los negros.[3] Otras seguidoras del feminismo “apoyaron las iniciativas de eugenesia racista, incluida la esterilización de mujeres de minorías”. [4] Estas verdades decepcionantes, aunque horribles, no reflejan todos los puntos de vista feministas tempranos.

No todas las primeras feministas sostuvieron las actitudes racistas prevalecientes en esos tiempos; muchas de ellas eran defensoras de las mujeres y los negros. Aun así, la tensión podría ser alta entre los grupos feministas y abolicionistas, ya que sus principales preocupaciones diferían en su lucha por la igualdad. Las feministas estaban decepcionadas de que a las mujeres no se les concediera el derecho de votar cuando se ratificaba la 13a Enmienda, por ejemplo. Por otro lado, se pidió a los grupos de sufragio negro que se desvincularan del movimiento sufragista principal o que marcharan en la parte posterior de los desfiles debido al temor de que la asociación con negros disminuyera el apoyo popular. [5]

Equality

Como resultado, las mujeres negras se dieron cuenta de que no eran vistas como una prioridad en el movimiento feminista. Por lo tanto, el término “mujerista” nació, para que las mujeres negras con un interés en avances de género pudieran sentirse empoderadas con esa etiqueta y los objetivos asociados a esta. Hay muchas razones por las que las mujeres de color sintieron, y siguen sintiendo, obstáculos específicos para el progreso social con relación a la raza y al género. Las razones más apremiantes hoy en día incluyen el hecho de que las mujeres negras son más susceptibles a la inseguridad económica que sus contrapartes blancas:

En promedio, las mujeres negras:

  • Tienen el doble de probabilidades de tener un empleo de menor salario que las mujeres blancas[6]
  • Reciben $18/ hora menos que los hombres blancos que realizan el mismo trabajo que un médico o cirujano o $9/hora menos en el comercio minorista. [7]
  • Trabajan más horas que las mujeres blancas. [8]
  • En 2016, ganaron “63 centavos por cada dólar que ganaron los trabajadores blancos, mientras que las mujeres blancas ganaron 77 centavos” [9]
  • Son más propensas a ser el sostén económico de su familia; el 81% de las mujeres negras asumen la responsabilidad de pagar los gastos familiares, en contraste con el 50% de las mujeres blancas. [10]
  • Corren más riesgo de vivir en la pobreza; el 26.6% de las mujeres negras viven en la pobreza en comparación con el 10.3% de las mujeres blancas[11]

¿Por qué es que las mujeres negras están sufriendo tales dificultades económicas sistemáticas? Los Estados Unidos tienen un historial de prejuicios raciales y de género, lo que ha resultado en un doble sesgo para las mujeres negras, puesto que caen bajo estas dos identidades vulnerables. En consecuencia, las mujeres negras tienen una mayor probabilidad de enfrentar la discriminación en muchas facetas de la vida, una de ellas en el área del empleo.

El llamado principal que hace la teoría mujerista es que los grupos feministas del mainstream se tomen el tiempo para comprender estas dificultades (económicas) y pongan mayor énfasis en la búsqueda del empoderamiento de las mujeres negras. Si todos aquellos que se etiquetan a sí mismos como feministas elevan sus voces por sus hermanas de color, los objetivos del feminismo tendrían mayores posibilidades de ser alcanzados. Después de todo, el feminismo es “la teoría de la igualdad política, económica y social de los sexos” y “la actividad organizada en nombre de los derechos e intereses de las mujeres”. Los derechos, los intereses y la igualdad económica de las mujeres negras deben incluirse en la realidad de los movimientos feministas porque las mujeres negras son mujeres. Son mujeres con mucho que ofrecer y mucho que superar. La desigualdad económica mencionada anteriormente es un área crítica donde el apoyo de las feministas podría hacer una diferencia real.

Work

Otras implicaciones de la inseguridad económica incluyen el estrés, la mala salud, la violencia y el ciclo de la pobreza. El estrés financiero puede afectar la toma de decisiones del cerebro y las capacidades cognitivas. También puede provocar ansiedad o depresión, que se supera mejor con ayuda profesional. Sin embargo, el 16% de las mujeres negras no tienen seguro de salud y no pueden recibir tratamiento de salud mental debido a los altos costos del mismo. Los adultos negros también muestran preferencia por recibir atención de un profesional de la salud negro y en algún lugar cerca de su hogar debido a los costos de transporte. Los psiquiatras / consejeros negros y las clínicas de salud mental en comunidades de bajos ingresos carecen en número. [12]

Las áreas residenciales de bajos ingresos también tienen una mayor prevalencia de delitos violentos, lo que puede resultar desproporcionadamente peligroso para las mujeres. Aquellos que viven con un ingreso de $ 7,500 tienen 12 veces más probabilidades de ser agredidos o violados sexualmente que aquellos que reciben un ingreso más alto.[13] Mujeres negras con inseguridad económica no son solo vulnerables a la agresión sexual, sino también a la violencia doméstica. Los estudios han demostrado que la inestabilidad económica compromete la capacidad de una mujer para abandonar una relación violenta debido a la dependencia financiera de la pareja. [14] Los hogares con violencia doméstica tienen un impacto negativo en los niños que viven allí; el daño emocional, psicológico y físico que sienten los niños a menudo resulta en una pérdida de interés por su educación. [15] Contar con bajos niveles de educación puede llevar a conseguir empleos de bajos ingresos, lo que perpetúa el ciclo de la pobreza a través de las generaciones. La Mujer Negra y Fuerte merece una narrativa mejor que esta.

Womanist

Es oportuno que el movimiento feminista reconozca plenamente la marginación a la que están expuestas las mujeres negras y se comprometa a un futuro más inclusivo racialmente. El potencial completo del feminismo y el mujerismo aún no ha llegado. Quizás se desbloquee cuando se ejerza una mayor colaboración y comunicación entre líneas de identidad, cuando haya más interseccionalidad. El objetivo que todos debemos tener al final del día es que todas las mujeres y hombres, sin importar a qué clase socioeconómica, género o raza pertenezcan, reciban el mismo cuidado, atención y tratamiento. Esto es, después de todo, la verdadera igualdad.

-por KYK

-traducido por CCS

 

Image Sources 

Rose the riveter Revision: http://i-peel.org/homepage/sisterhood/

Minority Women Unite: https://www.cliohistory.org/click/politics-social/roads/

Worker: https://www.equalrights.org/removing-barriers-women-apprenticeships-trades/

Womanism Logo: https://www.theodysseyonline.com/womanism-the-black-feminist

 

[1]“What Is a Womanist?” The Progress. February 25, 2014. Accessed February 09, 2019. https://progressivepupil.wordpress.com/2014/03/04/what-is-a-womanist/.

[2]Napikoski, Linda. “Womanist: Alice Walker’s Term Including Race Into Feminism.” Thoughtco. February 28, 2018. Accessed February 12, 2019. https://www.thoughtco.com/womanist-feminism-definition-3528993

[3]Staples, Brent. “How the Suffrage Movement Betrayed Black Women.” The New York Times. July 28, 2018. Accessed February 09, 2019. https://www.nytimes.com/2018/07/28/opinion/sunday/suffrage-movement-racism-black-women.html.

[4]Tally, Justine. “WHY ‘WOMANISM’? The Genesis of a New Word and What It Means.”

[5]Staples, Brent. “How the Suffrage Movement Betrayed Black Women.” The New York Times. July 28, 2018. Accessed February 09, 2019. https://www.nytimes.com/2018/07/28/opinion/sunday/suffrage-movement-racism-black-women.html.

[6] Kerby, Sophia. “The State of Women of Color in the United States.” Center for American Progress. July 17, 2012. Accessed February 06, 2019. https://www.americanprogress.org/issues/race/reports/2012/07/17/11923/the-state-of-women-of-color-in-the-united-states/.

[7] “Black Women Have to Work 7 Months into 2017 to Be Paid the Same as White Men in 2016.” Economic Policy Institute. Accessed February 09, 2019. https://www.epi.org/blog/black-women-have-to-work-7-months-into-2017-to-be-paid-the-same-as-white-men-in-2016/.

[8] “Black Women Have to Work 7 Months into 2017 to Be Paid the Same as White Men in 2016.” Economic Policy Institute. Accessed February 09, 2019. https://www.epi.org/blog/black-women-have-to-work-7-months-into-2017-to-be-paid-the-same-as-white-men-in-2016/.

[9] Frye, Jocelyn. “Valuing Black Women’s Work.” Center for American Progress. August 07, 2018. Accessed February 09, 2019. https://www.americanprogress.org/issues/women/news/2018/08/07/454508/valuing-black-womens-work/.

[10] AMERICA’S WOMEN AND THE WAGE GAP.Report. September 2018. Accessed February 8, 2019. http://www.nationalpartnership.org/our-work/resources/workplace/fair-pay/americas-women-and-the-wage-gap.pdf.

[11] Kerby, Sophia. “The State of Women of Color in the United States.” Center for American Progress. July 17, 2012. Accessed February 06, 2019. https://www.americanprogress.org/issues/race/reports/2012/07/17/11923/the-state-of-women-of-color-in-the-united-states/.

[12] Burnett-Zeigler, Inger E. “The Strong and Stressed Black Woman.” The New York Times. April 25, 2018. Accessed February 09, 2019. https://www.nytimes.com/2018/04/25/opinion/strong-stressed-black-woman.html.

[13] Fessler, Leah, and Leah Fessler. “The Poorest Americans Are 12 times as Likely to Be Sexually Assaulted as the Wealthiest.” Quartz. January 04, 2018. Accessed February 09, 2019. https://qz.com/1170426/the-poorest-americans-are-12-times-as-likely-to-be-sexually-assaulted/.

[14] Thompson, Vetta S., and Anita Bazile. “African American Attitudes toward Domestic Violence and DV Assistance.” Abuse in Intimate Relationships. Accessed February 09, 2019. https://mainweb-v.musc.edu/vawprevention/research/attitudesdv.shtml.

[15] Kanchiputu, Phillip G. “Effects of Domestic Violence on Children’s Education: The Case Study of Mpemba, in Blantyre District [Malawi].” OMICS International. July 22, 2016. Accessed February 09, 2019. https://www.omicsonline.org/open-access/effects-of-domestic-violence-on-childrens-education-the-case-study-ofmpemba-in-blantyre-district-malawi-.php?aid=78234.

 

Reflexionando sobre el feminicidio: ¿Qué tan fácil es recoger información?

junio 13, 2019 § Deja un comentario

NIunamasEl proceso de encontrar y añadir información a nuestra base de datos en WomanStats Project les da a los investigadores la oportunidad de aprender sobre tantos nuevos temas sobre la seguridad de la mujer. Adicionalmente, uno se vuelve cada vez más consciente de la importancia de adquirir más datos para poder ampliar el entendimiento de cualquier problema particular. Por eso, cuando descubrí “Ni Una Más”, una base de datos sobre feminicidios en Colombia creada por Silvia Suárez, quise hablar con ella y conocer su experiencia en el proceso de crear y trabajar en una base de datos tan específica.

Como periodista, los temas de interés de Silvia son la igualdad de género, el feminismo y la relación de Databaseambos con la cultura popular. “Ni Una Más” fue su proyecto de graduación para su título en la maestría de Humanidades Digitales de la Universidad de los Andes en Colombia. Esto le dio la oportunidad de explorar por qué los feminicidios están ocurriendo en Colombia y cómo son asociados con ideas como que el asesino ‘es un monstruo’ o está ‘enfermo’, en vez de asociarse con las desigualdades estructurales que resultan en este fenómeno.

Uno de los objetivos principales del proyecto era aprender de los expedientes judiciales, algo que probó ser más difícil de lo esperado. La Fiscalía generalmente lleva a cabo una investigación mucho más minuciosa para poder crear un caso legal contra el acusado. Los resultados de dicha investigación podrían dar mejor idea sobre el problema del feminicidio y sus causas. Su intención, tal como me comentó, era crear una base de datos que mostrara variables que fueran más allá de los datos numéricos y que, por tanto, permitieran a las personas analizar esta problemática. “Cuando te dan una cifra, uno queda como, ‘bueno, ¿qué hago?’. Si tú eres capaz de reconocer cómo se mueve la violencia de género y qué la promueve, o las variables antes de que ocurra, quizá haya un camino hacia la prevención y no hacia el castigo”, me dijo. “Incluso en los estudios académicos, la atención está puesto sobre la ley y cómo los entes prestadores del servicio legal estaban respondiendo a la ley. No hay un análisis sobre qué le pasa a una mujer antes de ser asesinada. Quizá eso podría cambiar la cifra.”

Eventualmente, Silvia tuvo que trabajar principalmente con los medios de comunicación, en especial con los periódicos locales, para poder obtener la información que quería. Una de sus observaciones principales es que los periódicos tradicionales (los medios de noticias más grandes de Colombia) tienen menos información y/o reportan los crímenes con menor frecuencia que los periódicos locales y de menor tamaño. “Los periódicos populares usualmente llegan a los pueblos más pequeños y alejados… Algunos [de los periódicos locales] incluso ofrecen los detalles más horribles, mientras los periódicos tradicionales apenas lo mencionan.” Al utilizar estas fuentes, ella pudo reunir información iba más allá de las ciudades principales de Colombia. Esto muestra una desigualdad principal, puesto que muchos casos de feminicidio sucedieron lejos de las grandes ciudades y, por consiguiente, se reportaron menos en los medios de comunicación.

A manera de contraste, Silvia habló del caso de Claudia Rodríguez, víctima de feminicidio en el 2017. Ella fue asesinada en un centro comercial ubicado al norte de Bogotá, un área que tiende a ser más afluente que la parte sur de Bogotá. Una búsqueda rápida en Google con su nombre y con la palabra feminicidio produce más de mil resultados con detalles de ella y de su asesino, así como las circunstancias alrededor del crimen. “Esto solo sucedió con cerca de 5 de los 100 casos que estudié”, señaló.

Esto al final lo que revela es una falta de disponibilidad y apertura de los datos y de la información. La base de datos de Silvia, así como la nuestra en WomanStats, está abierta al público y disponible para cualquiera que quiera usarla.

casosMuchos de los casos analizados por Silvia fueron perpetrados por la pareja sentimental de la víctima, quienes eran mayoritariamente hombres. Esto usualmente sucede porque esos son los casos de feminicidio más fáciles de identificar y que más narran los medios de comunicación. Silvia concluyó en nuestra entrevista que esto resulta profundamente triste: “[Parece] una necesidad del hombre por demostrar un poder sobre el cuerpo de la mujer…  El poder último es material, el poder sobre si vive o no. Además, la matas con tu fuerza, ‘eres tan macho que pudiste matar a alguien con tu propia fuerza’”. Muchos de los asesinatos fueron cometidos por celos, por una ruptura amorosa[1] – incluso hubo uno por una pelea a raíz de un viaje. Vemos que en estos móviles se reitera la idea de tener control sobre la mujer, que tristemente en estos casos resultó en su asesinato.

Colombia tiene una historia de conflicto armado, el cual ha impactado nuestra sociedad y ha creado una cultura de violencia que, también, ha resultado en violencia misógina. Como aparece en un comentario publicado por el CSIS: “Los crímenes de odio en una cultura machista involucran dar licencia a cualquier hombre que piense que ser joven, atractivo e independiente le hace merecedor de atacar con ácido a una mujer como venganza. Las mujeres que han sido atacadas han sido generalmente víctimas de violencia doméstica.”[2]

Junto con lo ya mencionado, Silvia también pudo identificar “posvictimización” en los casos que estudió en Colombia. Este terminó proviene de un estudio que se realizó en Ciudad Juárez, México[3]. Se refiere a la forma en que una víctima es tratada, después de ser asesinada, que puede llevar a una mayor humillación a través de acciones como ser tirada en la calle tras el asesinato o ser atendida de manera inapropiada por las instituciones de servicios post-mortem. Un ejemplo que proviene de su base de datos fue de un caso en Cali, Colombia, cuando la Fiscalía llamó a Jhor Jhany Esquivel a testificar sobre su denuncia de violencia doméstica después de haber sido asesinada por su exnovio.

Ser capaz de identificar este tipo de fenómenos es una prueba de que las bases de datos trascienden más allá de la información y los datos que presentan. Como Silvia lo plantea: “Tienes que ser consciente que una base de datos te dice algo”. Su trabajo me recordó una de las premisas principales de WomanStats: es más que una base de datos. Nosotros vamos más allá de las cifras con el fin de crear una base de datos completa, que pueda contribuir a un entendimiento más holístico de los problemas alrededor de la seguridad de las mujeres.

Para conocer más sobre el proyecto de Silvia:

https://badac.uniandes.edu.co/feminicidio-colombia/

  • por CC

 

Media from:

https://badac.uniandes.edu.co/feminicidio-colombia/about/

 

[1] El dato presentado en la imagen a la derecho proviene de la base de datos “Ni Una Más”, ilustración realizada por Daniela Romero para la sustentación del proyecto.

[2] Mendelson Forman, J., Meacham, C. 2013. “In Latin America, Women Still Confront Violence” CSIS, Center for Strategic International Studies, https://www.csis.org/analysis/latin-america-women-still-confront-violence (April 24, 2019).

[3] Mónarrez, J., Cervera, L., Fuentes, C. y Rubio, R. (2010). Violencia contra las mujeres e inseguridad ciudadana en Ciudad Juárez. México: El Colegio de la Frontera Norte

 

Tabúes alrededor del periodo: una verdad mortal

junio 10, 2019 § Deja un comentario

Desde que tuve mi primer período a los doce años, me he convertido en un profesional en ocultar todas las pruebas. Puedo deslizar sin esfuerzo tampones por mis mangas antes de entrar a un baño público. Los he pasado por debajo de la mesa a amigas que fueron atrapadas sin provisiones en un momento de necesidad. Todo ese sigilo fue para evitar la vergüenza y el pavor que a menudo se asocia con la menstruación. Para mí, los tabúes que rodean los periodos simplemente significaban ocultar tampones y no hablar de lo mal que estaban mis calambres con mis amigos varones. En otras partes del mundo, sin embargo, los tabúes de época tienen graves consecuencias.

Spanish_Post

En ciertas culturas, las mujeres que menstrúan se consideran impuras. No pueden entrar

en lugares sagrados, tocar objetos religiosos o incluso vivir dentro de las paredes de suspropios hogares. La práctica llamada “chhaupadi” en Nepal requiere que las mujeres que están menstruando abandonen sus hogares durante la duración de sus períodos. [1]

Las mujeres y las niñas se quedan en chozas aisladas y no pueden usar los baños del pueblo. Dado que permanecen lejos de sus hogares, no tienen acceso a alimentos saludables, ropa de cama limpia ni a la fuente de agua de la aldea. También tienen restricciones para tocar vacas, hombres y plantas. Un hombre de la aldea dijo: “La sangre menstrual es un veneno”. [1]

Muchas de estas reglas provienen de las tradiciones y creencias hindúes; sin embargo, otros grupos también han adoptado la práctica. A pesar de la ilegalidad de la práctica en Nepal, las tradiciones religiosas han resultado difíciles de superar.

India es otro país donde los tabúes que rodean la menstruación tienen un impacto negativo en las mujeres y las niñas. Solo el 12 por ciento de las niñas y mujeres en la India utilizan formas higiénicas para administrar sus períodos. Esto es a menudo porque el acto de comprar toallas sanitarias se considera vergonzoso. El tabú también evita que las jóvenes reciban una educación adecuada con respecto a sus períodos. Por lo tanto, están mal preparados para lidiar con sus ciclos menstruales de manera higiénica. [2]

Los tabúes del período pueden tener resultados desastrosos. Una mujer fue encontrada muerta en un remoto pueblo de Nepal después de pasar la noche en una de las chozas aisladas. Ella había encendido un fuego para mantenerse caliente y protegerse contra las temperaturas heladas en el exterior, y fue sofocada por el humo en la noche. [3]

Estos tabúes también obligan a las niñas a faltar a clase o, incluso, a abandonar la escuela. Como las niñas no tienen acceso a productos higiénicos y la vergüenza que rodea a la menstruación es tan fuerte, no asisten a clases durante los días de sus períodos. Como resultado, se atrasan y a menudo terminan abandonando. [4]

Algunas mujeres están luchando activamente contra estos tabúes y están teniendo un éxito modesto. Los trabajadores de salud reproductiva y las ONG están iniciando campañas para educar a las mujeres sobre las formas higiénicas de lidiar con sus períodos. También están viendo un cambio gradual en las actitudes a medida que las personas aceptan la menstruación.[5]  Por ejemplo, algunas jóvenes nepalesas se están negando a ir a las chozas aisladas durante la menstruación. En su lugar, eligen quedarse con sus familias y sus elecciones están ayudando a que las personas de sus aldeas reconsideren sus tradiciones.[6]

Cualquiera que sea el tabú alrededor de la menstruación, podemos activamente buscar el reconocimiento del poder de los períodos. La menstruación es un evento saludable y normal para las mujeres de todo el mundo. Nunca debe usarse para contener a las mujeres.

– por BT

-traducido por CCS

 

Image Source: http://womenpla.net/menstrual-taboo-why-girls-cant-go-to-temple-during-menstruation/

 

Sources

[1] Jolly, Joanna and Vibeke Venema. 2017. “Banished for Bleeding.” The BBC, April 29. https://www.bbc.co.uk/news/resources/idt-sh/banished_for_bleeding.

[2] Gupta, Aditi. 2015. “A taboo-free way to talk about periods.” TED, May. https://www.ted.com/talks/aditi_gupta_a_taboo_free_way_to_talk_about_periods#t-658517.

[3] Bowman, Verity. “Woman in Nepal dies after being exiled to outdoor hut during her period.” The Guardian, January 12, 2019. https://www.theguardian.com/global-development/2018/jan/12/woman-nepal-dies-exiled-outdoor-hut-period-menstruation.

[4] “Taking on period taboos.” Wateraid. https://www.wateraid.org/us/taking-on-period-taboos.

[5] Jolly & Venema. 2017.

[6] Jolly & Venema. 2017.

Renacimiento y trasplantes: Las mujeres como dadoras de vida

mayo 6, 2019 § Deja un comentario

ARR1

En un artículo de opinión para el New York Times escrito en diciembre, Sohini Chattopadhyay, una escritora radicada en Calcuta escribió sobre el trasplante de hígado de su padre. Sohini, que era su única hija y cuya sangre era compatible tenía un tipo de sangre compatible, se ofreció como donante después de enfermarse. Meses después, temiendo complicaciones, cambió de opinión y su madre tomó su lugar.[1]

Sohini era libre de tomar esa decisión. Ella era afortunada. A muchas mujeres en su posición no se les da esa opción; son coaccionadas y presionadas por sus familias a donar sus órganos a otros familiares. Incluso en lugares donde no se suelen presentar esos tipos de manipulación, las mujeres siguen siendo la mayor parte de las donantes de órganos.[2]

Las mujeres componen entre un 54% a un 69% de los donantes vivos según estadísticas globales.[3] La incidencia ajustada de las donaciones en vida de riñón de EEUU fue 44% más alta en mujeres entre el 2005 y el 2015[4]. En Suiza, las mujeres componen un 65% de los donantes vivos.[5]  En India, las mujeres representan entre un 75% a un 82% de los donantes de riñones. Los hombres indios, por su parte, componen entre un 79% a un 93% de quienes reciben las donaciones de riñones.[6],[7]

Las donaciones de riñón y de hígado son los procedimientos de trasplantes más comunes. Las mujeres no son menos susceptibles a sufrir de enfermedades de estos órganos. De hecho, las mujeres tienen tasas más altas de enfermedad crónica de riñón y tasas de hospitalización más altas por falla renal en su etapa final que los hombres.[8] Entonces, ¿por qué más hombres reciben trasplantes y más mujeres son donadoras de órganos en vida?

Las diferencias biológicas serán una explicación fácil. Si las mujeres estuvieran mejor adecuadas para donar, entonces el alto porcentaje de mujeres donantes no sería una evidencia de desigualdad, sino una consecuencia natural del buscar el mejor donante para cada caso.

Sin embargo, evidencia médica y científica sugiere que las mujeres tienen menor probabilidad de ser mejores donantes. El riesgo de que un paciente pierda un riñón trasplantado es 15-22% más alto si el donante es una mujer, incluso si son hermanos el paciente y la donante. Además, un paciente hombre que recibe un corazón por parte de una mujer tiene un 13-15% de perder el corazón que si el donante fuese hombre.[9],[10]

Esto en parte se debe a que, en promedio, las mujeres tienen órganos más pequeños que los hombres, incluso si el peso y la altura es la misma. Sus sistemas inmunes también son diferentes. Más cambios suceden si la mujer tuvo un hijo. Durante el parto, la mujer es expuesta a los antígenos de su hijo, lo que altera su sistema inmune y puede impedir que ella sea compatible con sus familiares de sangre.[11]

Aunque los avances médicos modernos, como medición precisa del tamaño de un órgano e inmunosupresores hechos a la medida pueden incrementar los chances de éxito de una donante mujer, esas soluciones no abarcan el problema de fondo: prejuicios de género. Basándonos solo en la biología, los hombres deberían estar donando más que las mujeres, pero no están donando siquiera la mitad del tiempo.

Sohini concluye que muchas familias puede que no estén dispuestas en invertir en una mujer que necesite un trasplante. Los servicios de salud en India se dan más fácilmente a los hijos que a las hijas.[12],[13]

Asimismo, la pérdida temporal del salario durante la recuperación del donante es una barrera principal para la donación. En culturas donde los hombres tienden a ser el proveedor principal del hogar, las familias pueden impulsar la responsabilidad a donar a los familiares económicamente menos productivos, típicamente las mujeres.[14]

Un estudio publicado en Medical Anthropology examinó las actitudes hacia la donación de órganos en vida en Egipto y México. Los investigadores encontraron una tendencia general a considerar a las madres como ‘”dispuestas a sacrificarse” y a ver sus donaciones como una forma de “renacimiento”. En muchas culturas, los cuerpos maternos son vistos como fuentes de vida, tanto a través del nacimiento como al dar un órgano.[15]

Priyanka Bhattacharya, una periodista trabajando con la campaña a favor de la donación de órganos en India Más que Dar, escribe: “todo es parte de la mentalidad en India, dicen. Las mujeres, cuidadoras, dadoras de vida – casi parece natural que en tiempo de necesidad, sea una mujer quien tome el paso para donar un riñón o parte de su hígado para salvar a un ser querido. Pero, ¿qué tan natural es si una cuñada viuda es el único donante’”disponible’ en una familia conjunta a pesar de que hay otros hermanos más elegibles para donar? ¿Qué tan natural es cuando una mujer joven está casada con alguien que ya sabe que necesita un trasplante de órgano en el momento de su boda?”[16]

La donación de órganos vivos está innegablemente vinculada a poderosas ideologías de género. [17]  Las discusiones en torno a la donación de órganos vivos de mujeres siempre giran en torno a la división del trabajo según el género, los roles en el hogar y en la sociedad, y la desigualdad de género en la atención médica.

Algunos profesionales médicos, incluido el médico de Sohini, han tratado de ofrecer a las mujeres una salida de último momento cuando la presión de sus familias es abrumadora. El médico de Sohini se ofreció a inventar una razón para un rechazo clínico si se sentía asustada, coaccionada o incluso insegura por la donación. Para las familias es más difícil discutir con una excusa o un rechazo médico oficial. [18],[19]

Sin embargo, el trabajo de unos pocos buenos médicos no es suficiente. Se necesita una reevaluación importante tanto del procedimiento de donación de órganos como de los roles de las mujeres en la familia y la sociedad para corregir este desequilibrio.

Actualmente, el sistema de atención médica de los Estados Unidos hace poco para que la donación de órganos vivos sea financieramente neutral o incluso viable para muchas personas. Debido a que los hombres son el principal sostén de la familia en muchos hogares modernos, es posible que tengan menos probabilidades de correr el riesgo. Aliviar la carga financiera para los ciudadanos que trabajan y se convierten en donantes podría alentar a más hombres a donar.

Además, las donaciones de cadáveres son bastante raras en la India debido a los recelos culturales, las creencias religiosas que rodean la muerte, la desconfianza en el sistema de salud y los informes de tráfico de órganos. Aumentar la capacidad del Estado para realizar trasplantes de órganos de cadáveres, así como promover la aceptación cultural del procedimiento, podría aumentar el uso de otra opción viable de trasplante. Esto evitaría que muchas mujeres sean presionadas para que sus familias no las quieran.

Sobre todo, en todas las partes del mundo, es necesario que haya una mejor comprensión y aceptación de que los cuerpos de las mujeres no son productos básicos; no deben ser explotados, utilizados o manipulados para el beneficio de otros. El cuerpo de una mujer es el suyo. La discusión que rodea la autonomía corporal de las mujeres en relación con el sexo y el parto está ganando terreno; consideremos también las implicaciones para el trasplante. Una mujer puede ser una fuente de vida, pero puede decidir cuándo la otorga, tanto a través del nacimiento como a través de la donación voluntaria de órganos vitales.

— por ARR

—traducido por CCS

 

Photo credit: istockphoto.com

 

[1] Chattopadhyay, Sohini. 2018. “My father needed a liver. Did it have to be from me?” The New York Times: Opinion. https://www.nytimes.com/2018/12/15/opinion/sunday/india-organ-donation-women.html (January 2019).

[2] Crowley-Matoka, M., and Hamdy, S.F. 2015. “Gendering the Gift of Life: Family Politics and Kidney Donation in Egypt and Mexico.” Medical Anthropology: Cross-Cultural Studies in Health and Illness.

[3] Leander, S.A. 2011. “Gender disparity in living kidney donation.” Nephrology Nursing Journal, 38(1), 87-88.

[4] Gill, J., Joffres, Y., Rose, C., Lesage, J., Landsberg, D., Kadatz, M., and Gill, J. 2018. “The change in living kidney donation in women and men in the United States (2005-2015): A population-based analysis.” Journal of the American Society of Nephrology 29(4), 1301-1308.

[5] Bhattacharya, Priyanka. 2017. “Women donate, men receive: The lopsided truth about organ donations.” NDTV. https://sites.ndtv.com/moretogive/women-donate-men-receive-lopsided-truth-organ-donations-991/ (January 2019).

[6] Chattopadhyay 2018.

[7] Bhattacharya 2017.

[8] Adams, S., Rivara, M., Streja, E., Cheung, A., Arah, O., Kalantar-Zadeh, K., and Mehrotra, R. 2017. “Sex differences in hospitalizations with maintenance hemodialysis.” Journal of the American Society of Nephrology 28(9), 2721-2728.

[9] Zeier, M., Dohler, B., Opelz, G., and Ritz, E. 2002. “The effect of donor gender on graft survival.” Journal of the American Society of Nephrology 13(10), 2570-2576.

[10] Kendrick, M. 2018. “Why do more women donate organs than men?” BBC Future: The Health Gap. http://www.bbc.com/future/story/20180730-why-more-women-donate-organs-than-men (January 2019).

[11] Ibid.

[12] Chattopadhyay 2018.

[13] DACH-PRACTICE-1

[14] Bhattacharya 2017.

[15] Crowley-Matoka, M., and Hamdy, S.F. 2015. “Gendering the Gift of Life: Family Politics and Kidney Donation in Egypt and Mexico.” Medical Anthropology: Cross-Cultural Studies in Health and Illness.

[16] Bhattacharya 2017.

[17] Crowley-Matoka & Hamdy 2015.

[18] Chattopadhyay 2018.

[19] Bhattacharya 2017.

  • Quienes somos

    El blog de WomanStats se deriva del proyecto WomanStats. Oprima Sobre nosotros para leer más, y no se olvide de ver la página principal!
  • Beijing+20

    La campaña "Empoderamiento de la mujer - Empoderamiento de la humanidad: Picture It" se está facilitada por ONU Mujeres en el marco del 20 aniversario de la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer de Beijing y la adopción de la Plataforma de Acción de Beijing.

  • Entradas populares

  • De que estamos hablando

  • Ponga su correo electrónico para seguir este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas por correo electrónico.

    Únete a otros 3.964 seguidores

  • Síguenos en Twitter

  • Archivos

A %d blogueros les gusta esto: