Mujeres emprendedoras en lugares inesperados

enero 16, 2019 § Deja un comentario

blog post image (1).jpgLas mujeres de Arabia Saudita todavía necesitan permiso para viajar al exterior o firmar contratos [1], pese a esto, el start-up de una mujer saudí acaba de obtener el puesto 24 en una lista de la revista Forbes de 60 nuevas empresas de tecnología dirigidas por mujeres [2]. Con solo 20 años, Nouf Asaleem y su start-up de domicilio de comidas domésticas ocupa la lista. Alsaleem es una de las muchas mujeres emprendedoras de Arabia Saudita que están aprovechando nuevas oportunidades pese a las reglas ortodoxas del país, las cuales dictan prácticamente cada aspecto de la vida de las mujeres.

Esta no es la única historia sorprendente que sale de este Reino; sino que es el siguiente en una lista de avances en la vida de las mujeres saudí. En junio se levantó la norma que prohibía a las mujeres manejar. El Príncipe Mohammed bin Salman también está promoviendo que más mujeres implementen sus ideas de emprendimiento. Estos cambios pertenecen a la Visión 2030 del gobierno de Arabia Saudita – una iniciativa que, entre otras cosas, busca incrementar la participación de las mujeres en la economía [1].

En agosto, 14 emprendedoras sociales jóvenes de Arabia Saudita viajaron a Washington para recibir una serie de talleres desarrollados por una incubadora de empresas [1]. Las mujeres recibieron entrenamiento personalizado sobre cómo convertir sus ideas en modelos de negocio viables.

Una participante de la conferencia, Reem Dad, está creando un tour de realidad virtual para las personas que quieren vivir la experiencia de conocer Medina, un lugar importante para la religión del Islam. Dad dice, “todo está cambiando ahora… Hay espacio para las mujeres en todo lado.” [1]

Actualmente, las mujeres componen el 39% de los emprendedores saudís, un número que ha incrementado dramáticamente de tan solo 4% hace 10 años. [3] Este crecimiento es a la vez sorprendente y emocionante dada la importancia del involucramiento de las mujeres en la economía. Es ampliamente reconocido que en un país donde trabajan las mujeres se experimenta un crecimiento económico más rápido [4]. Junto con los beneficios económicos, los niños también se benefician cuando sus madres tienen participación en el ingreso familiar [4].

Mientras las mujeres saudís empiezan a ganar una voz a través de sus emprendimientos, estarán contribuyendo al avance y desarrollo de la nación, mientras se empoderan de más de una forma. Las voces de las mujeres no es lo único que se necesita, sus ideas también son necesarias.

Fuentes

[1] France 24. “Saudi women entrepreneurs grow their ventures at US incubator.” 29 August 2018. https://www.france24.com/en/20180829-saudi-women-entrepreneurs-grow-ventures-us-incubator

[2] Sharma, Gouri. “The ‘big push’ to Saudi women: ‘We are creating entrepreneurs’.” 5 October 2018. https://www.middleeasteye.net/in-depth/features/The-big-push-to-saudi-women-we-are-creating-entrepreneurs-5095470

[3] Abid, Ameera. “’Embrace Risk,’ Saudi Arabia’s new entrepreneurs urged.” 3 May 2018. http://www.arabnews.com/node/1200291/saudi-arabia

[4] UN Women. “Facts and Figures: Economic Empowerment.” http://www.unwomen.org/en/what-we-do/economic-empowerment/facts-and-figures

Image Source:

https://www.middleeasteye.net/in-depth/features/The-big-push-to-saudi-women-we-are-creating-entrepreneurs-5095470

Anuncios

Rindiendo cuentas frente a las violaciones

diciembre 10, 2018 § Deja un comentario

Varios meses atrás, se me pidió actualizar la escala de WomanStats que compara las violaciones reportadas en los países alrededor del mundo (LRW-SCALE-4).

Partiendo del entendimiento de que las violaciones suelen ser poco reportadas en el mundo, yo sabía que tenía que tomar los números con un grano de sal. Sin embargo, me di cuenta que no tenía idea de qué tan problemáticos eran los datos sobre violaciones hasta que me involucré en este proyecto más a profundidad.

Antes de detallar mi experiencia trabajando con esta escala, es importante explicar qué datos se usan y cómo se calculan los puntajes para cada país. La métrica generalmente aceptada para expresar las tasas de violaciones reportadas, según lo reportado por la Oficina de las Naciones Unidas de la Droga y el Delito (UNODC), es el número de violaciones reportad por cada 100.000 personas en la población en un año particular. Por ejemplo, la tasa de violaciones reportadas de Botsuana en el 2014 fue de 91.62 por cada 100.000 habitantes.[1]

A primera vista, esta parece una tasa aceptable. Después de todo, quiere decir que menos de una décima del porcentaje de la población sufrió una violación sexual en el 2014. ¡Botsuana debe estar muy bien en comparación con otros países del mundo!

Resulta, sin embargo, que la tasa de violaciones reportadas más alta en el mundo en el 2014 fue el modesto 91.62 por cada 100.000 habitantes de Botsuana.[2]

Basado en nuestros cálculos, más de la mitad de los países en el mundo han reportada tasas de menos de 10 por cada 100.000 (menos del .01%) y más del 75% de los países tienen tasas de menos de 60 por cada 100.000 (menos del .06%).

RapesRate

Probablemente estas tendencias globales en violaciones reportadas sean un reflejo verdadero de la incidencia de las violaciones en el mundo. No obstante y desafortunadamente, las investigaciones demuestran que ese no es el caso, las violaciones sexuales son poco reportadas.[3]

Las tasas de violaciones reportadas presentadas por UNODC reflejan solo las violaciones que fueron oficialmente reportadas a la policía. Por tanto, los números que presenta UNODC suelen frecuentemente ser indicadores pobres de los números verdaderos de violaciones sexuales en una población.

Para cualquier año dado, UNODC puede reportar únicamente presentar las tasas de violaciones reportadas para 120 o 130 países porque muchas naciones no realizan un seguimiento preciso de las cifras de delincuencia o bien, porque las ofuscan intencionalmente para la comunidad internacional.[4]

La base de datos de WomanStats codifica información para 176 países alrededor del mundo; por tanto, si solo usáramos los datos reportados por UNODC nos estarían faltando datos de un cuarto o un tercio de los países para los cuales codificamos.

Sin el acceso oficial a los datos reportados para muchos países, ha sido necesario buscar información comparable en otros lados.

En algunas instancias de suerte, los datos disponibles para los países faltantes nos ha ayudado a hacer unas conversiones fáciles para establecer una tasa de violaciones reportadas comparable.

En la mayoría de los datos faltantes estos números fáciles de convertir no se encuentran en ninguna parte.

En última instancia, decidimos permitir que los datos que calculen la prevalencia de las violaciones para sustituir a los países sin datos sobre violaciones reportadas. Estos datos estimados se encuentran en una escala totalmente distinta a la que utilizamos para las violaciones reportadas que aún estamos tratando de determinar cómo comparar las dos figuras en una sola escala.

El problema de reconciliar los datos de violaciones reportadas y los datos aproximados de las tasas de violaciones es solo una de las muchas frustraciones con los datos.

Otro gran problema en todos los ámbitos fue la falta de especificidad en los indicadores. Los datos sobre violaciones, para muchos países, se encuentran combinados con incidentes de asaltos sexuales, violencia sexual, intentos de violaciones, violencia doméstica y violencia física. Sin datos separados no podemos hacer ninguna inferencia sobre la prevalencia de las violaciones sexuales en un país.

Otro obstáculo es encontrar datos útiles sobre violaciones sexuales es que muchos países tienen datos en la prevalencia de las violaciones a través de la vida de las personas, más que la incidencia anual. Es difícil encontrar una forma de comparar estas medidas tan distintas.

Sin embargo, el mayor problema de todos es, simplemente, la ausencia de información disponible. Para muchos países no hay datos sobre violaciones.

Yo todavía estoy tratando de luchar con estos datos para producir una escala coherente.

El proceso de mirar estas figuras y hacer esta escala ha tenido un impacto significativo en mí y en la forma que miro las violaciones. Mirando los datos, he encontrado una falta abrumadora de responsabilidad institucional. Los gobiernos nacionales aún no parecen sentir la responsabilidad que tienen con la comunidad internacional de reportar las estadísticas sobre violaciones. Peor aún, no parecen sentirse responsables con las víctimas de sus propias comunidades.

Espero que las instituciones internacionales como ONU Mujeres y el Consejo para la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW, por sus siglas en inglés) pueden ejercer la presión en los gobiernos nacionales para empezar un seguimiento y reporte preciso sobre la tasa de violaciones sexuales reportadas.

Yo creo que una rendición de cuentas y la responsabilidad de reportar las violaciones es un paso adelante hacia la eliminación de la cultura de la violación (rape culture)[5] que muchas veces permite que los perpetradores actúen porque sienten que no hay consecuencias.  En esta nueva cultura consciente de las violaciones, considero que las víctimas sí estarían dispuestas a salir adelante a reportar las violaciones a las autoridades, finalizando con la impunidad para los violadores sexuales.

—escrito por TPJ

—traducido por CCS

 

 

[1] UNODC. “Rape at the national level, number of police-recorded offences.” https://data.unodc.org/#state:1.

[2] In

[3] Allen, W. David. 2007. “The Reporting and Underreporting of Rape.” Southern Economic Journal, Vol 73, No. 3, 623-641. January. https://www.jstor.org/stable/20111915.

[4] UNODC. “Rape at the national level, number of police-recorded offences.” https://data.unodc.org/#state:1.

[5] La cultura de la violación es un término que traduce del inglés rape culture refiriéndose a la cultura donde la violación (y otras formas de agresiones sexuales) se ha normalizado debido a actitudes propias de la sociedad frente a la sexualidad, el género y el sexo. Se incluyen comportamientos como culpar a la víctima de las violaciones y agresiones sexuales que comete o la trivialización de la violación. (N. del traductor).

Mujeres Rohinyá: Victimas, sobrevivientes y luchadoras

diciembre 3, 2018 § Deja un comentario

Spanish_Picture1

Los Rohinyá, una minoría étnica y religiosa en Birmania (también conocida como Myanmar), se han convertido en víctimas de genocidio apoyado por el Estado. Comenzando el pasado agosto, la represión que llevaba más de una década se convirtió en lo que las Naciones Unidas ha denominado ‘limpieza étnica’. La milicia birmana está entrando al estado Rakhine, una región ocupada por los Rohinyá y prendiendo en fuego a las casa mientras torturaban, violaban y mataban a los residentes. En mayo del 2018 se registraron más de 680,000 sobrevivientes huyendo a Bangladesh desde el inicio de las masacres. Los refugiados ahora residen en 24 campos con sobrepoblación en los límites[1].

Spanish_Picture2La mayoría de las mujeres y niñas Ronhinyá no son únicamente víctimas de desplazamiento o potencialmente de asesinato, también son potenciales víctimas de una forma diferente e incluso más destructiva de genocidio: violación genocida (o masiva). Los militares de Myanmar apuntan a mujeres y niñas entre 13 y 25 años para violarlas en grupos y usar otras formas de tortura física, como apuñalar, dentro del proceso[2]. “En un caso, una niña de 15 años fue arrastrada cruelmente por el suelo por cerca de 15 metros, atada a un árbol y después violada por 10 soldados de Myanmar”[3]. En otro caso, una mujer de 22 años fue testigo del asesinato de su esposo en manos de los soldados y después fue violada en grupo en dos ocasiones distintas[4]. Después de aguantar varias lesiones severas y el trauma emocional, las mujeres deben hacer el doloroso y largo para cruzar los límites. Una vez lo logran, la seguridad no está garantizada; muchas se enteran de que están embarazadas[5].

La vergüenza residual y una cultura alrededor del honor impiden que muchas mujeres busquen atención de salud durante el embarazo o servicios psicológicos, incluso estando al otro lado del borde. Una víctima dijo, “si la gente se entera que fui violada, entonces no encontraré marido”[6]. Algunas mujeres embarazadas entran en desesperación e intentan abortar de forma insegura o abandonan a los bebés una vez nacen. Una partera contó de una niña que entró a su clínica debido a un dolor en la zona abdominal inferior. Ella fue examinada y descubrieron un palo roto al interior del útero de la niña de un intento de aborto casero. La lesión fue tan grave que la niña murió a los dos días[7].

Spanish_Picture3Sin embargo, no todas las mujeres eligen este camino. Algunas dejan a sus hijos con familias conocidas y sin hijos después de dar a luz o deciden criar al bebé por su cuenta. Estas decisiones son difíciles, especialmente si se considera la edad y la salud de las mujeres. Sin importar las circunstancias, es portante proveer opciones sanas y responsable y se debe aprender a lidiar con la vergüenza asociada a estos casos. Una pareja retó el estigma social al decidir quedarse con el bebé después de que la esposa quedara embarazada tras sufrir una violación grupal. El esposo dijo, “si no hubiéramos tenido a este bebé, no estaríamos experimentando esta felicidad”[8].

Spanish_Picture4Mientras las mujeres y las familias pueden no ponerse de acuerdo en qué se debe hacer con esta nueva ola de embarazos, la comunidad puede estar de acuerdo que la justicia es necesaria. Las mujeres Rohinyá no están sentadas en los márgenes mientras son testigos y víctimas de las violaciones y los asesinatos genocidas. Un grupo de 400 mujeres llamadas Shanti Mohila (Mujeres de Paz) se unieron para reunir la atención internacional y pedir su intervención. Las reuniones donde cuentan sus experiencias se han convertido en marchas y mítines en los campos. Han estado trabajando con abogados para emitir una petición para que sus casos entren en la jurisdicción de la Corte Penal Internacional (CPI), puesto que Bangaldesh está bajo la provincia, pero Myanmar no. Han hecho esto al colocar sus huellas dactilates como firmas, dándoles testigos a las realidades de sus palabras[9]. El 6 de septiembre, la CPI falló que investigaría las acusaciones de los Rohinyá en contra de los militares birmanos[10].

Esta increíble declaración de la voluntad, el poder y la fuerza de las mujeres Rohinyá brilla como un faro para las mujeres oprimidas de todo el mundo. Las oímos; estamos con ustedes, y compartiremos sus historias.

—por KK

Image Sources

Multi-Face Photograph (Image 1): https://www.nbcnews.com/news/world/21-rohingya-women-detail-systemic-brutal-rapes-myanmar-armed-forces-n828811

Burnt Houses and Hearts (Image 2): Taken from “Mother, Daughter, Sister” Documentary / #HerToo Campaign

Pregnancy (Image 3): https://www.nbcnews.com/news/world/21-rohingya-women-detail-systemic-brutal-rapes-myanmar-armed-forces-n828811

If you want Justice (Image 4): Taken from “Mother, Daughter, Sister” Documentary / #HerToo Campaign

 

[1] These Rohingya Women Escaped Persecution. Now, They’re Fighting for Justice. – The Lily.” 2018. https://www.thelily.com. https://www.thelily.com/these-rohingya-women-escaped-persecution-now-theyre-fighting-for-justice/ (September 26, 2018).

[2] With More than 160 Cases of Pregnant Rape Victims, Rohingya Camps Brace for Wave of Babies – The Lily.” 2018.  https://www.thelily.com/with-more-than-160-cases-of-pregnant-rape-victims-rohingya-camps-brace-for-wave-of-babies/ (September 26, 2018).

[3] Bigio, Jamille. 2017. “Five Questions About Sexual Violence in the Rohingya Crisis.” Council on Foreign Relations. https://www.cfr.org/blog/five-questions-about-sexual-violence-rohingya-crisis (September 26, 2018).

[4] 21 Rohingya Women Detail Horrific Rapes by Myanmar Armed Forces.” 2017. NBCNews.com. https://www.nbcnews.com/news/world/21-rohingya-women-detail-systemic-brutal-rapes-myanmar-armed-forces-n828811 (September 26, 2018).

[5] Vogelstein, Rachel. 2018. “Women This Week: Codifying Consent.” Council on Foreign Relations. https://www.cfr.org/blog/women-week-codifying-consent?sp_mid=56733550&sp_rid=dmh1ZHNvbkB0YW11LmVkdQS2 (September 26, 2018).

[6] Bengali, Shashank. 2018. “’I Didn’t Want This Baby’: Rohingya Rape Survivors Face a Harrowing Choice.” Los Angeles Times. http://www.latimes.com/world/la-fg-myanmar-rohingya-rape-20180601-story.html (September 26, 2018).

[7] “With More than 160 Cases of Pregnant Rape Victims, Rohingya Camps Brace for Wave of Babies – The Lily.” 2018. https://www.thelily.com/with-more-than-160-cases-of-pregnant-rape-victims-rohingya-camps-brace-for-wave-of-babies/ (September 26, 2018).

[8] Bengali, Shashank. 2018. “’I Didn’t Want This Baby’: Rohingya Rape Survivors Face a Harrowing Choice.” Los Angeles Times. http://www.latimes.com/world/la-fg-myanmar-rohingya-rape-20180601-story.html (September 26, 2018).

[9] Gettleman, Jeffrey, and Marlise Simons. 2018. “400 Thumbprints: Behind the Push to Prosecute Myanmar for Atrocities.” The New York Timeshttps://www.nytimes.com/2018/05/30/world/asia/rohingya-myanmar-icc-petition.html (September 27, 2018).

[10] Barron, Laignee. 2018. “ICC Says It Can Rule on Alleged Crimes Against the Rohingya.” Time. http://time.com/5389574/icc-jurisdiction-ruling-myanmar-rohingya/ (September 27, 2018).

Sufrimiento silencioso

noviembre 26, 2018 § Deja un comentario

Spanish_1Probablemente si alguien empieza a hablar del Trastorno de Estrés Post-Traumático (TEPT) se le vendrían a la mente imágenes de soldados regresando a casa del combate. Sin embargo, ¿con qué frecuencia pensamos en las otras víctimas de TEPT? ¿en esas víctimas silenciosas? Si bien es cierto que usualmente los soldados sufren de TEPT y necesitan tratamiento, también es cierto que el octavo riesgo a la salud de las mujeres son las enfermedades mentales como TEPT[1]. Las mujeres pueden contraer este trastorno después de sufrir de abuso, agresión sexual o violencia sexual. No obstante, pese al hecho que una de cada tres mujeres habrá experimentado alguna agresión sexual en su vida – lo que las pone en riesgo de sufrir de TEPT – no se habla de esta problemática[2].

Necesitamos conocer más casos de mujeres como ‘PK’. Desde niña ella sufrió abusos sexuales y un ataque con cuchillo. Ahora, de adulta, ha estado luchando con TEPT por años y está empezando a compartir su historia para crear consciencia e incentivar a otras personas a buscar ayuda e información sobre esta condición. Cuando empezaron a aparecer los síntomas, ella pensó que simplemente tenía que recomponerse. Eventualmente pudo empezar a vivir una vida normal con episodios ocasionales, pero los síntomas que experimentó nunca desaparecieron del todo[3]. Aunque ya sabe que sufre de TEPT y está trabajando para controlar los síntomas, se demoró en reconocer la importancia del diagnóstico y el tratamiento. Es necesario que empecemos a cambiar la narrativa alrededor del TEPT para que mujeres como ‘PK’ puedan acceder al tratamiento necesario antes de que el trastorno controle completamente sus vidas.

Spanish_2

Las mujeres deberían poder recibir el cuidado que necesitan para tratar el TEPT y otras enfermedades mentales. En países como Estados Unidos, las mujeres tienen el control sobre su propio acceso a la atención médica. Este no es el caso en todo el mundo. Si una mujer no tiene la forma de decidir sobre su propio tratamiento, hay posibilidad de que nunca reciba el tratamiento que necesita. Adicionalmente, las mujeres tienden a no buscar la atención especializada que requieren, incluso si tienen acceso. Esto se debe a las presiones sociales que enseñan a que cada quien lidia con el problema por su cuenta[4]. Las percepciones sociales sobre qué es el TEPT y a quién afecta, junto con las percepciones sobre cómo deben las mujeres manejar estos problemas por su cuenta han llevado a serias consecuencias. Las mujeres sufriendo de TEPT se han convertido en víctimas silenciosas.

Es hora de cambiar esto. Es preciso cambiar nuestra narrativa. El TEPT no solo afecta a los veteranos de guerra. Puede haber mujeres sufriéndolo silenciosamente en su barrio, en sus clases o en su lugar de trabajo. Podemos comenzar por ayudar a crear consciencia sobre el TEPT, su posible afectación en personas normales y cómo esto no es fuente de vergüenza. Solo así más víctimas podrán obtener la ayuda que necesitan para poder sanar, en vez de permanecer en la oscuridad.

  • Escrito por EJ, traducido por CCS

 

 

Imágenes de:

Imagen 1 – https://www.bwhi.org/2017/07/31/black-women-ptsd-know-ptsd/

Imagen 2 – https://www.quotemaster.org/post+traumatic+stress

 

[1] Meredith Miller, “The 10 Biggest Health Issues Facing Women Today,” First Quote Health, 14 June 2018. https://www.firstquotehealth.com/health-insurance-news/womens-health-issues

[2] “Women, Trauma, and PTSD,” U.S. Department of Veteran Affairs, 13 August 2015. https://www.ptsd.va.gov/public/PTSD-overview/women/women-trauma-and-ptsd.asp

[3] P.K. Phillips, “My Story of Survival: Battling PTSD,” Anxiety and Depression association of America, https://adaa.org/living-with-anxiety/personal-stories/my-story-survival-battling-ptsd

[4] “Gender and Women’s Mental Health,” World Health Organization, 2018. http://www.who.int/mental_health/prevention/genderwomen/en/

Muriendo por la aprobación masculina: Alimentación forzada en África occidental

noviembre 12, 2018 § Deja un comentario

force-feeding-2Pareciese que sin importar a donde se va, las preferencias masculinas dictan cómo se debe ver una mujer y las presiones sociales obligan a las mujeres a obedecer. Nos es familiar la cultura de la delgadez en el Occidente. Aquí, pese a las recientes campañas de positividad corporal (body-positivity en inglés), las mujeres que no son delgadas son víctimas de matoneo en redes sociales y en las portadas de revistas pululan fotos retocadas de mujeres muy flacas y súper sexualizadas.

Esta dinámica retorcida no se limita a las culturas que comparten los valores occidentales. En algunas partes de África, donde los hombres prefieren la obesidad femenina, las mujeres exponen sus cuerpos tratando de subir de peso de forma malsana a través de métodos riesgosos.

Muchas madres en Mauritania, al norte de Mali, y Nigeria fuerzan a sus hijas a comer y beber enormes cantidades de comidas grasosas para que tengan figuras voluminosas, “más maduras”, con la esperanza de que se casen rápido. Esta peligrosa práctica, llamada gavage o leblough, aún es legal y permanece prevalente pese a los esfuerzos de crear conciencia sobre los riesgos a la salud. Esta afecta aproximadamente al 20% de las mujeres de Mauritania [2].

force-feeding-1Las mujeres mayores en la familia instan a las niñas, desde los cinco o seis años, a comer y beber más de lo que su cuerpo puede aguantar. Una niña de seis años puede consumir hasta 2 kilogramos de mijo (un cereal de grano pequeño), dos tazas de mantequilla y cerca de cinco galones de leche de camello [3]. Si las niñas se niegan a comer, son castigadas físicamente; si la niña vomita, son obligadas a comérselo [4]. Una niña de ocho años puede pesar 135 kilogramas después de pasar por el gavage [1].

Los riesgos a la salud de esta práctica son severos y a largo plazo. Los riesgos incluyen enfermedades coronarias, diabetes, distintos tipos de cáncer, osteoartritis, problemas respiratorios, apnea durante el sueño, presión arterial alta, fallas renales, problemas reproductivos, y un amplio rango de efectos psicosociales negativos junto con una expectativa de vida mucho más corta [1] [2] [5]. La obesidad también aumenta el peligro durante el embarazo, incluyendo el riesgo de diabetes gestacional, preeclampsia, cesáreas de emergencia, parto prematuro, aborto espontáneo y defectos del tubo neural del bebé [5]. Un giro reciente hacia los farmacéuticos, entre ellos el uso de esteroides y hormonas de crecimiento, como un suplemento a los métodos tradicionales para engordar introducen nuevos peligros [1] [2].

Eso no es todo, más de un tercio de las mujeres que fueron alimentadas a la fuerza de niñas dice que la obesidad les dificulta moverse y abandonar la casa [2]. Esta limitación excluye a las mujeres de participar en deportes, en la fuerza de empleo formal y de tomar parte en posiciones de liderazgo en la comunidad.

El gavage, puesto de forma simple, es una forma de abuso a los niños que emplea métodos de tortura, pese a esto, sus perpetradores pueden escapar del castigo porque la ley se los permite. Aún es legal porque los líderes de Mauritania temen que al criminalizarlo estén yendo en contra de la tradición. Las prácticas de matrimonio infantil y el matoneo a las mujeres delgadas perpetúa esta práctica.

Aunque las mujeres de las generaciones más antiguas reconocen el daño que esto le hace a sus cuerpos, muchas mujeres jóvenes aún realizan estas prácticas con la esperanza de desarrollar una figura que será admirada por los hombres y, consecuentemente, alcanzar una posición social mayor [2]. Muchos reportes de inicios de los 2000 indican que la práctica está empezando a desvanecer, pero para el 2015, la alimentación forzada prevalece y sigue sin ser penalizada [1].

¿Qué se puede hacer? El primer paso sería la criminalización formal del gavage, junto con el matrimonio infantil. Las niñas pueden casarse legalmente en Nigeria y Mali a los 15 y a los 16, respectivamente. La ley mauritana dice que la edad legal para casarse son los 18 años, pero se permiten las excepciones [6].

Las leyes en contra de la alimentación forzada y el matrimonio infantil deben venir con métodos confiables de aplicación. En Mauritania pese a la existencia de una edad legal de matrimonio más alta, el 34&% de las niñas son casadas antes de los 18 años [7]. Mientras el matrimonio infantil aún se practique, sea legal o no, el gavage persistirá como una forma de hacer que las niñas se vean sexualmente maduras.

Más importante, la raíz del problema debe abordarse, no únicamente sus síntomas. Más del 60% de las mujeres que han experimentado el gavage reportan haber sido maltratadas durante el proceso y el 29% tuvo sus dedos rotos por negarse a comer; no obstante, un tercio de las mujeres mauritanas aún cree que esta práctica hace a las mujeres más hermosas y un cuarto de ellas considera que ayudará a ascender de estatus social en la comunidad [2]. Estas mujeres imponen la práctica sobre sus hijas, a pesar de los riesgos, con la esperanza de que contraigan un buen matrimonio y vivan cómodamente. La presión para seguir estos patrones es más pesada que el miedo a tener una mala salud y una movilidad reducida más adelante.

La única manera de parar el daño causado por el gavage es combatir las creencias y estereotipos dañinos detrás de esta práctica. En sí es una labor compleja, pero puede lograrse a través de una educación universal y completa sobre los riesgos a la salud y las consecuencias del gavage, así como el empoderamiento a las mujeres para que tomen sus propias decisiones sobre su cuerpo y para que sean autosuficientes. Cuando las mujeres no dependan más de la aprobación masculina, probablemente el gavage será obsoleto.

-ARR

 

Descripción de las variables usadas:

CIWM-PRACTICE-1

¿Existe alguna diferencia en la ingesta calórica según el género o en el IMC entre los hombres y las mujeres de la sociedad? De ser así, ¿demuestra esto una inclinación hacia los hombres o hacia las mujeres?

PHBP-PRACTICE-1

Describir las costumbres relacionadas con la belleza que podrían afectar la salud y el bienestar de las mujeres. Analizar hasta qué punto la sociedad ejerce presión para que adhieran a estas costumbres.

AOM-DATA-1

¿Cuál es la edad promedio a la que se casan tanto las mujeres como los varones?

AOM-LAW-1

¿Cuál es la edad legal para casarse, tanto para las mujeres como para los varones?

Referencias

[1] CIWM-PRACTICE-1, PHBP-PRACTICE-1

[2] Nacerdine Ouldzeidoune, et al. “A Description of Female Genital Mutilation and Force-Feeding Practices in Mauritania: Implications for the Protection of Child Rights and Health.” PLoS One 8.4 (2013): e60594. Virology and AIDS Abstracts. Web.

[3] Duval SA (2009) Girls being force-fed for marriage as fattening farms revived. The Guardian.

[4] LaFraniere S (2007) In Mauritania: Seeking to end an overfed ideal. The New York Times.

[5] National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases (2015). Health Risks of Being Overweight. U.S. Department of Health and Human Services.

[6] AOM-LAW-1

[7] AOM-PRACTICE-1

 

Juliana Salazar: Sobre las esquirlas

noviembre 5, 2018 § Deja un comentario

Juliana Salazar ha roto con el techo de cristal y hoy, con su experiencia, nos enseña que
“El cielo es el límite”

42332838_336751143549970_4857116223239121393_n (1)

Apasionada por el deporte y por el periodismo de calidad, así es Juliana Salazar Meza; periodista deportiva de Caracol Radio y una de las más destacadas en este campo en Colombia. Esta comunicadora social y periodista de la Universidad de Manizales ha demostrado con su experiencia y trabajo, desde la universidad, que su pasión por lo que hace es uno de sus grandes motores. Juliana ha trabajado para Todelar, Telecafé, C&M, ‘La Patria’, Canal Uno, Once Caldas, Alcaldía de Manizales, entre otros lugares; y en todos estos lugares se ha ubicado como un referente en medios y en transmisión de información con calidad y profesionalismo.

En diversos contextos se tiene la idea de que los deportes y, particularmente el fútbol, es un asunto exclusivo para hombres, donde ellos deben ocupar el pedestal de liderazgo, participación y opinión. No obstante, Juliana Salazar ha roto este paradigma y, con ello, el techo de cristal donde ahora trabaja, y ahora construye su futuro y un panorama alentador para todas las personas que quieren seguir este sendero. “Que tu te conviertas en un puntico de inspiración, así sea pequeño, para alguien yo creo que ahí la labor está teniendo sentido” nos comenta Juliana.

 

Su experiencia:

Desde su primer trabajo descubrió que su pasión y su lugar era el deporte y el periodismo, y por ello, luchó por llegar a donde quería, a pesar de todo.  “Había días en que uno llegaba triste, pero siempre tuve el apoyo de mi familia y la convicción de lo que quería hacer”.

40442843_1231799490294212_8483074093576719254_n (1)

Cortesía: Juliana Salazar

En su carrera ha evidenciado ciertas restricciones a las mujeres en el periodismo deportivo. Comúnmente a las mujeres se les comentaba que no deberían estar en camerinos o que, si decidían entrar al periodismo deportivo, el fútbol no era su lugar. Satisfactoriamente no era el panorama absoluto y había muchas personas que brindaban apoyo y motivación.

A pesar de todo Juliana se mantuvo constante en una idea “Yo siempre voy a responder con trabajo, si me vas a decir alguna cosa; te respondo con trabajo”.

Su guía fue mantener un trabajo excelente y una estructura conceptual de alto nivel que demuestre porqué ella, y otras mujeres, están en tales cargos. Casos como el de Juliana son cada vez más frecuentes y esto ha hecho que muchos hombres comprendan que este campo es compartido y las mujeres tienen todas las herramientas para liderar estos tópicos.

Su motivación diaria, empuje y mentalidad de liderazgo y profesionalismo han construido un legado impactante. Juliana comprende la responsabilidad que tiene y el reto que conlleva llevar esta bandera día a día.

“Uno cada vez se pone más retos y la empresa también, y si te ponen esos retos es porque entienden que uno está en la capacidad de asumirlos y, en este caso, tú debes prepararte y demostrar por qué te están dando este tipo de confianza para asumir esos retos.”

De esta forma, para hacer el cambio es necesario evidenciar que se tiene lo necesario para lograrlo; el camino a recorrer es largo, pero es necesario seguir dejando huella. Asimismo, el trabajo para continuar transformando la mentalidad de la sociedad es grande y la mejor forma de hacerlo es con ejemplo, como mujeres con el liderazgo de Juliana.

El hecho de evidenciar a mujeres en posiciones de liderazgo, influencia e impacto, hace que las personas con las que trabaja no solo tengan una idea de que este mundo está abierto, indiscriminado por el género, sino que se convenzan de esta realidad.

Para finalizar, Juliana nos comparte un consejo para todos aquellos que quieran seguir su ejemplo, entre ellos; futuras mujeres periodistas.

“¡El fútbol me encanta, me apasiona y lo llevo en la sangre y lo quiero hacer el resto de mi vida! Pero que uno pueda ser un pequeño motivo de inspiración para niñas que quieran llegar, me parece que es muy importante. Yo les digo ‘El camino es duro, hay días de tropiezos, hay días difíciles, hay días donde la presión es dura. Por favor, cuando sientan que se cayeron o que les hicieron una zancadilla por favor, párense y háganlo con trabajo. No desistan tan rápido, prepárense y tengan pasión’”

Además, recalca “Si tienes la convicción de lo que quieres ser, créanse y métanse en la cabeza que van a ser los mejores, pero para lograrlo; hay que leer y prepararse. No vamos a llegar simplemente por sonreír”.

Juliana nos recuerda que “El límite es el cielo” y que no debemos desfallecer y tenemos que seguir haciendo una impacto y transformación. Para impactar es necesario generar credibilidad y contar con todas las capacidades que se demanden.

Womanstatspostpic

Cortesía: Juliana Salazar  (Foto con Hernán Peláez)

Desde WomanStats le agradecemos a Juliana Salazar por su tiempo y por haber compartido su increíble experiencia. Son estos casos los que hacen latir el corazón con alegría e inspiran vidas. Estamos comprometidos con animar, empoderar y potenciar a las mujeres para que puedan lograr sus más grandes sueños.

 

-por JMS

El techo político de cristal; la mujeres en Brasil

octubre 31, 2018 § Deja un comentario

_102654477_hi048301532Teniendo en cuenta los resultados de las elecciones, es evidente el gran apoyo con el que cuenta Jair Bolsonaro, partidario de la derecha radical. Esta gran fuerza fue observada desde la primera vuelta, ocurrida el pasado domingo 7 de octubre, donde obtuvo una gran victoria al recibir el 46,3% de los votos, frente al 28,8% de su contrincante Fernando Haddad [1]. Bolsonaro se ha destacado por un discurso autoritario, racista, homófobo y machista. De hecho, en ocasiones ha sido apodado ‘el Donald Trump brasleáo’ [2].

Ya Bolsonaro se ha hecho conocer por comentarios machistas, como en el 2003 cuando le dijo a una diputada de izquierda que “no merecía ser violada”, al ser acusado por ella de incentivar las violaciones. Luego, al explicarse en una entrevista al diario Zero Hora añadió: “no merecía ser violada porque es muy mala, muy fea” [2]. Tras empezar a puntear en las encuestas, el 29 de septiembre se dio la mayor movilización de mujeres en la historia del país en manifestación en contra del candidato; el movimiento se configuró bajo el eslogan de ‘Ele Não’ (Él no) [3]. De hecho, según encuestas realizadas antes de las votaciones del 7 de octubre por Datafolha, el 52% de las mujeres afirmó que no votaría por Bolsonaro.

Ante este panorama, ¿qué les espera a las mujeres ante el escenario de que personajes como este lleguen a cargos políticos de alta influencia y poder? En comparación con otros 83 países, Brasil es el quinto con la tasa de feminicidios más altas [4], con zonas donde las mujeres afrodescendientes e indígenas son las principales víctimas. De hecho, según el Banco Mundial, en el 2012 la tasa de homicidios a mujeres era de 4,6 por 100.000 mujeres, una tasa que casi se duplicaba con respecto a las mujeres indígenas: 7,3 por 100.000 mujeres [MURDER-DATA-3] [4]. En un intento por reducir estas tasas, en marzo del 2015 Brasil pasó una ley que reconoció los feminicidios como el acto de asesinar una mujer por su condición de mujer [5].

Por otra parte, el matrimonio infantil es también una situación alarmante, Brasil tiene la tasa más alta de matrimonios infantiles en Sur América. Si bien la edad legal para casarse es de 18 años, en Brasil también autoriza el matrimonio de las jóvenes de 16 años si cuentan con el permiso de sus padres y permite el matrimonio a cualquier edad de niñas embarazadas. Según UNICEF, más del 11% de las mujeres entre 20 y 24 años fueron casadas antes de los 15 años y el 36% dentro de este mismo rango de edad, antes de los 18 años [AOM-PRACTICE-1] [6].

_103685039_elenao

Brasil necesita una representación política que de verdad sea reflejo de las necesidades de la gente. Brasil necesita de un presidente que no ignore y menosprecie los sufrimientos y la vida cotidiana de más de la mitad de la población; las mujeres. [7]. Sin embargo, esto nos hace ver que este país latino no solo requiere de un mandatario nacional que luche por todos, sino que también es necesario un sistema político que persiga en todos los ámbitos, lo intereses populares, y no sólo de las poblaciones históricamente privilegiadas.

Es momento de levantar las voces y las acciones políticas en un país donde en a 2008 solo el 11% de los ministros eran mujeres y en el periodo de gobernación de 2003 – 2009 solo había un 5% de mujeres en estos cargos  [GP – DATA – 1] (8). Es el momento de ver que Bolsonaro no es el único impedimento para luchar por los derechos, sino también hay un sistema con pocas posibilidades de participación política que no permite visibilizar una amplia gama de necesidades.

La situación de la política en Brasil se encuentra en vulnerabilidad y, a pesar de haber tenido una mandataria mujer por 5 años; Dilma Rousseff, la participación femenina no se ha empujado. Para 2012 Brasil se encontraba en el lugar 116 del mundo en cuanto a participación parlamentaria, con solo el 8% en la cámara baja y un 16% en la cámara alta  [LBHO – DATA – 1] (9). Panorama que para 2014 no mejoró y le otorgó a las mujeres únicamente un 9.6% en los puestos parlamentarios [LBHO – DATA – 1] (10).

Incluso, más allá de las cámaras políticas, en cuanto a puestos ministeriales, para enero de 2015 solo el 15.4% de las mujeres ocupaban puestos ministeriales  [GP – DATA – 1] (11).

Es el momento del cambio político, de poder tener un gobierno que represente a toda la población y que no menosprecie o ignore las necesidades del pueblo de Brasil. Esta nación necesita y merece una amplia representación femenina que transforme las vidas y las oportunidades de esta población. El panorama actual es preocupante, pero la política puede tener la oportunidad para que la realidad mejore y la seguridad para la mujer se convierta en un asunto central. Por las mujeres; por Brasil; por todos.

 

Referencias

[1] Avendaño, Tom; Lafuente, Javier. 2018. “El candidato ultra Bolsonaro logra una gran victoria en la primera vuelta”. https://elpais.com/internacional/2018/10/07/actualidad/1538940556_706516.html (October 11, 2018)

[2] Villajos, Luis. 2018. “Misógino, homófobo y racista, así es el líder ultra brasileño Bolsonaro”. https://www.republica.com/2018/10/08/bolsorano-frases-polemicas/# (October 11, 2018).

[3] BBC News Mundo. 2018. “Brasil: quién es Jair Bolsonaro, el ‘racista’, ‘homófobo’ y defensor de la pena de muerte que ganó la primera vuelta de las elecciones presidenciales”.
 https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-45780840 (October 11, 2018).

[4] World Bank. 2017. “What Does It Mean to Be a Woman in Brazil? The Answer Will Surprise You”. http://www.worldbank.org/en/news/feature/2017/03/08/ser-mujer-brasil (October 11, 2018)

[5] World Bank. 2016. A Snapshot of Gender in Brazil Today: Institutions, Outcomes, and a Closer Look at Racial and Geographic Differences”. https://openknowledge.worldbank.org/bitstream/handle/10986/25976/112319-WP-GenderDiagnosticfinal-PUBLIC-ABSTRACT-SENT.pdf?sequence=1&isAllowed=y (October 11, 2018).

[6] US Department of State. 2015. “Country Report on Human Rights Practices for 2015”. https://www.state.gov/j/drl/rls/hrrpt/2015humanrightsreport/index.htm?year=2015&dlid=252995#wrapper (October 11, 2018).

[7] Countrymeters. 2018. “Población de Brasil”. https://countrymeters.info/es/Brazil (Ultima fecha de acceso)

(8) United Nations. 2010. “The World’s Women 2010: Trends and Statistics” https://unstats.un.org/unsd/demographic/products/Worldswomen/WW_full%20report_color.pdf (Ultima fecha de acceso)

(9)  UN Women. 2012. “Women in Politics: 2012”. http://archive.ipu.org/pdf/publications/wmnmap12_en.pdf (Ultima fecha de acceso)

(10) Save the Children. 2014. “State of the World’s Mothers 2014: Saving Mothers and Children in Humanitarian Crises” https://www.savethechildren.org/content/dam/usa/reports/advocacy/sowm/sowm-2014.pdf (Ultima fecha de acceso)

(11)  UN Women. 2015. “Women in Politics: 2015”. http://archive.ipu.org/pdf/publications/wmnmap15_en.pdf Ultima fecha de acceso)

 

Imágenes:

Jair Bolsonaro: https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-45780840

Imagen de la protesta: https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-45780840

A %d blogueros les gusta esto: