¿PUEDE LA RETÓRICA DE LA GUERRA DURANTE EL COVID-19 AYUDAR A ELEVAR A LAS MUJERES?

febrero 15, 2021 § Deja un comentario

El 2020 está (finalmente) en nuestro espejo retrovisor. Mientras preparamos las resoluciones para el Año Nuevo, podemos reflexionar sobre los “tiempos sin precedentes” del pasado año. El panorama de caos del 2020 lo dominó, por supuesto, la pandemia del Covid-19. El Coronavirus devastó la economía en todos los niveles, impactando a la toma de decisiones familiares individuales, así como a la política nacional, pero estas consecuencias fueron particularmente catastróficas para las mujeres, quienes cargan con la peor parte de la pérdida de empleos y la prestación de cuidados. Por ejemplo, en diciembre, los Estados Unidos experimentaron la pérdida de 150,000 empleos y fueron mujeres quienes sufrieron todas estas pérdidas.[1] La carga adicional del cuidado de los niños cuando las escuelas quedaron fuera de sesión, recayó sobre las mujeres y aparentemente “retrocederá a las mujeres hasta 10 años atrás en el contexto laboral”. [2] Sin embargo, incluso en tiempos de crisis, existen oportunidades para promover la causa de igualdad para las mujeres.

Quizás una de las partes más extraordinarias del año pasado es la retórica manejada por los líderes globales para enfatizar el tema de la pandemia del Covid-19 y movilizar al público en torno a una respuesta. Esta lucha ha sido comparada con una guerra por personas prominentes alrededor del mundo.

  • “Varias personas lo han dicho, pero – y lo siento, en realidad: Soy un presidente en tiempos de guerra. Esto es una guerra. Esto es una guerra. Un tipo de guerra diferente a las que hemos tenido antes” – Presidente Donald Trump [3]
  • “Estamos en guerra contra un virus que amenaza con destrozarnos” – Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director-General de la Organización Mundial de la Salud [4]
  • Un blog de las Naciones Unidas describió a los trabajadores de la salud como los “soldados de primera línea” contra el covid-19. [5]
  • “Las pruebas son solo el comienzo en la batalla contra el covid-19.” – New York Times
  • El gabinete de Bolsonaro, del cual un tercio de los participantes son oficiales militares, declaró abiertamente en un comunicado de prensa que Brasil está en ‘guerra’ y debe ‘combatir’ un ‘enemigo invisible.’[7]
  • El gobernador democrático de Nueva York, Andrew Cuomo … comparó a los trabajadores de la salud con “tropas…”[8]

¿Por qué tantos líderes se apresuraron a usar la retórica de la guerra? El 2020 fue un año electoral para algunos y las crisis presentan oportunidades para que los políticos aumenten el apoyo del público hacia ellos mismos. Sin embargo, “Cuando usamos el lenguaje de la guerra para simbolizar algo bueno y noble con el propósito de enviar mensajes de crisis, ignoramos el impacto desproporcionado del conflicto sobre las mujeres y las niñas y la marginalización que sufren en la toma de decisiones tanto en la creación de la guerra como en la construcción de paz. Pasar por encima de las experiencias reales y dolorosas de las mujeres en la guerra es una mala manera de alentar o tranquilizar a una comunidad… El encuadre de la guerra sugiere una urgencia en la cual ‘ahora’ nunca es el momento para criticar – en tiempos de guerra, permanecemos unidos, no criticamos. Esto es tristemente familiar para quienes trabajan en WPS, donde muy a menudo estamos demasiado ocupados con los conflictos o demasiado ansiosos por obtener un rápido acuerdo de paz como para escuchar a mujeres o darles poder para tomar decisiones.[9]

Pero como “el final de la guerra puede traer cambios institucionales y un mejor contrato social” [10] para las mujeres y poblaciones maginadas, no podemos ignorar la posibilidad de que el fin de la pandemia podría traer cambios similares a nuestras sociedades. En el pasado, esto incluía más oportunidades de empleo y educación para las mujeres, expansión de servicios de salud y seguridad social, sindicatos más fuertes y generalizados, y mucho más. [11]

En lugar de desear que las cosas pudieran “solo volver a la normalidad”, ¿cómo podemos usar esta crisis, esta energía de cuasi-guerra, para abogar por la igualdad de las mujeres? Y como estamos justo en el comienzo del 2021, ¿qué resoluciones podemos hacer para traducir esos sueños a cambios reales? ¿cómo podemos tomar prestado el lente de los veteranos que apoyan la guerra para levantar a las mujeres que son nuestras “soldados de primera línea”?

Sueño 1: Igualdad de empleo

Titulares como “La Pandemia Retrocederá a Nuestras Mujeres hasta 10 Años Atrás en el Contexto Laboral” y “Las mujeres representaron el 100% de los 140,000 empleos eliminados por la economía de los Estados Unidos en diciembre” no son buenas noticias para la paridad de género en el empleo, y la pérdida de puestos de trabajo y las desigualdades en el desempleo han conducido a la conocida “recesión femenina”.[12] Por otro lado, “trabajar desde casa incentiva a un cambio cultural en los lugares de trabajo para ver a las mujeres como cuidadoras y trabajadoras al tiempo”, aunque a menudo esto va acompañado de cargas desiguales de cuidado y trabajo de limpieza para las mujeres.[13]

Actualmente, el gobierno federal de los estados unidos ofrece privilegios especiales de empleo a individuos que se han sacrificado al servicio de su país durante conflictos militares. “veteranos que son discapacitados, que cumplieron con un servicio activo durante ciertos periodos específicos o en campañas militares tienen derecho a la preferencia sobre otros en procesos de contratación para prácticamente todos los puestos de trabajo del gobierno federal”. [14] las políticas que le dan prioridad a las mujeres y las madres que soportan una mayor carga en su tiempo para mantenernos saludables y a salvo podrían ayudar a mitigar las pérdidas económicas significativas que han sufrido las mujeres durante la pandemia.

Sueño 2: Revolución de la salud publica

He podido recibir tres pruebas de Covid-19 en distintas ocasiones en los últimos 5 meses en el campus de la Universidad Texas A&M sin necesidad de copagos o tarifas en nombre de la lucha contra este “enemigo invisible”. Con las UCI desbordadas y las funerarias incapaces de lidiar con la cantidad de cuerpos, esta pandemia es una obvia amenaza que requiere la toda la fuerza de nuestro sistema de salud para ser derrotada. Hemos visto campus universitarios, empresas, cervecerías, e incluso parques de diversiones convertir la mano de obra, los metros cuadrados, la experticia y las operaciones con la intención de derrotar un virus.

Después de la Segunda Guerra Mundial, “las fábricas estadounidenses que demostraron ser esenciales para la guerra rápidamente se movilizaron en torno a la paz, manifestándose para cumplir con las necesidades de los consumidores” [15] en vista de los persistentes problemas de la salud pública que enfrentan las mujeres, como el acceso a la atención medica, las tasas de mortalidad maternal o la violencia doméstica.

Sueño 3: posesión de propiedad

En un estudio llevado a cabo por Caner y Wolff se encontró que “para todas las razas, los hogares encabezados por mujeres, de los cuales el 58 por ciento se consideran pobres en activos, tienen las tasas más altas de pobreza de activos de todos los tipos de hogares”. Mientras que “los hogares encabezados por parejas casadas tienen un promedio de $223,194 de patrimonio neto, los hombres cabeza de familia tienen un promedio de $111,951  y las mujeres cabeza de familia uno de $85,319”.[16] Obviamente, existe una gran brecha en la posesión de vivienda, especialmente entre hombres y mujeres, por razones variadas y complejas. Entonces, veámoslo a través del lente de la retórica de la guerra.

Los ‘GI Bills’ establecidos después de la Segunda Guerra Mundial y la Guerra de Corea ayudaron a los veteranos a adquirir sus propios hogares. De hecho, “el mayor incremento de posesión de viviendas en Estados Unidos en el Siglo XX ocurrió entre los años 1940 y 1960” gracias a estos proyectos de ley. Como las mujeres son las “soldados de primera línea”, o las soldados del Covid, sacrificando su tiempo y salud para proveer cuidados, tal vez sería posible apoyar un auge de vivienda a principios de la década del 2020, ofreciendo beneficios de vivienda para las mujeres como lo hicimos con los soldados luego de la Segunda Guerra Mundial o la Guerra de Corea.[17]

En definitiva, la palabra tiene poder. Si nuestros líderes eligen implementar este intenso lenguaje de guerra para alcanzar sus fines políticos y productivos, no debería haber la más mínima duda para implementar el mismo lenguaje con el mismo fervor para compensar a quienes han sido perjudicadas en su mayoría a causa del conflicto que estamos enfrentando.

-E.P.B.

[1] https://fortune.com/2021/01/08/covid-job-losses-women-december-us-unemployment-rate/

[2] https://www.nytimes.com/2020/09/26/world/covid-women-childcare-equality.html

[3]https://www.whitehouse.gov/briefings-statements/remarks-president-trump-vice-president-pence-members-coronavirus-task-force-press-briefing-8/

[4]https://www.who.int/news/item/26-03-2020-who-s-director-general-calls-on-g20-to-fight-unite-and-ignite-against-covid-19

[5]https://www.un.org/africarenewal/web-features/coronavirus/health-workers-are-frontline-soldiers-against-covid-19-let%E2%80%99s-protect-them

[6] https://www.afsc.org/blogs/news-and-commentary/how-to-talk-about-covid-19-pandemic

[7] Brazil’s war on COVID-19: Crisis, not conflict—Doctors, not generals Matheus Hoffmann PfrimerDialogues in Human Geography 2020, Vol. 10(2) 137–140

[8] https://www.c-span.org/video/?470811-1/york-governor-cuomo-coronavirus-news-conference

[9] https://www.aspistrategist.org.au/metaphorical-militarisation-covid-19-and-the-language-of-war/

[10]mckinsey.com/business-functions/strategy-and-corporate-finance/our-insights/the-war-on-covid-19-what-real-wars-do-and-dont-teach-us-about-the-economic-impact-of-the-pandemic

[11]mckinsey.com/business-functions/strategy-and-corporate-finance/our-insights/the-war-on-covid-19-what-real-wars-do-and-dont-teach-us-about-the-economic-impact-of-the-pandemic

[12] https://www.ipr.northwestern.edu/news/2020/doepke-gender-wage-gap-during-the-pandemic.html

[13] https://gender.stanford.edu/news-publications/gender-news/working-home-solution-gender-inequality

[14] https://www.dol.gov/agencies/vets/programs/vetspref

[15] https://www.history.com/news/post-world-war-ii-boom-economy

[16] Asena Caner and Edward Wolff (2003)

[17] https://www.nber.org/system/files/working_papers/w17166/w17166.pdf

LA PRIMERA, PERO NO LA ÚLTIMA: KAMALA HARRIS ESTÁ ROMPIENDO EL TECHO DE CRISTAL

enero 21, 2021 § Deja un comentario

La primera mujer. La primera mujer negra. La primera mujer asiática.

Cada una de las personas que han ocupado el cargo de vicepresidente de los Estados Unidos han sido hombres blancos – hasta ahora. Hoy, 20 de enero de 2021, Kamala Harris rompe este techo de cristal al convertirse en la primera mujer afroamericana y asiático-americana en ingresar a la Casa Blanca en este cargo, abriendo el paso no solo a las mujeres, sino específicamente a las mujeres de color, para que sigan su ejemplo.

Esta nación nunca había visto a una persona de color, a excepción del expresidente Barack Obama, ascender a una posición tan alta en el gobierno estadounidense. Harris está ahora a solo un paso de la presidencia y será sujeto de escrutinio por su habilidad para liderar en tiempos de gran división, al igual que otras mujeres innovadoras que se han aventurado en la política de alto nivel. Otras mujeres que han sido candidatas a la vicepresidencia, incluyendo a Geraldine Ferraro en 1984 y Sarah Palin en 2008, no obtuvieron la victoria.[1] Hillary Clinton, la única mujer nominada a la presidencia por un reconocido partido, perdió su campaña.[2]

El techo de cristal político no se limita solo al poder ejecutivo. En los Estados Unidos, las mujeres representan el 51% de la población, pero componen solo el 23% de la Cámara, el 26% del Senado y el 18% del total de gobernadores estatales.[3] El problema tampoco se limita solo a los Estados Unidos: en el año 2013, solo el 10% de jefes de estado en todo el mundo eran mujeres.[4]

En el 2020, año del centenario de la aprobación del sufragio femenino, Kamala Harris continuó derribando barreras y, aunque este puede ser considerado el techo de cristal más significativo, no es la primera vez que lo hace. Harris fue la primera mujer negra en ser fiscal de distrito en San Francisco, la primera mujer negra e india en ser fiscal general de California y la primera indio-estadounidense en hacer parte del Senado de los Estados Unidos.[5]

kama·la·hair·is

Como una mujer negra e indio-estadounidense, Kamala Harris también es víctima de discriminación en el nexo del sexismo y el racismo. La vicepresidenta Harris, hija de dos inmigrantes y ciudadana de primera generación, ha sido sujeto de múltiples teorías conspirativas sobre su nacimiento, a pesar de la explícita evidencia que demuestra que nació en Oakland, California. Históricamente, estas teorías conspirativas rara vez se han desplegado contra candidatos varones blancos, pero han sido utilizadas como ataques contra personas de color como Harris y el expresidente Obama. A cuestas de su nombre único, muchas de las cadenas de noticieros estadounidenses intentan deslegitimar o minimizar a Harris, pronunciándolo erróneamente de manera intencional. [6]

Las mujeres líderes son comúnmente atacadas por sus acciones y fuertemente condenadas por sus comportamientos. Mientras que los hombres son alentados a expresarse, las mujeres que expresan enojo son demonizadas y caracterizadas demasiado emocionales. Una mujer con una expresión facial severa o seria está enojada o molesta, mientras que un hombre solo está enfocado.[7] Las mujeres son consideradas o competentes o agradables, pero nunca ambas al tiempo.[8] Cuando muestran emoción, son frágiles e inestables.[9] Cuando no muestran emoción, son frías y poco femeninas. [10]

Los colaboradores de noticieros han descrito a Harris como iracunda, maniática o “abrasiva”.[11] Su competencia ha categorizado a Harris como un “monstruo”, “loca” y “extraordinariamente desagradable” simplemente por sus fuertes interrogatorios en las audiencias de confirmación del Senado.[12] [13] Si las mujeres luchan por llegar lejos, son etiquetadas como “demasiado ambiciosas”, como solía ser llamada Harris después de los debates democráticos, una crítica notablemente similar a las dirigidas hacia Hillary Clinton durante su campaña para la presidencia.[14] Este es un ataque que candidatos masculinos, como el actual Presidente, Joe Biden, no padecen.[15] La ambición, si bien es un rasgo deseable en candidatos masculinos, se vuelve cuestionable en las mujeres líderes.[16] En la lista de otros nombres por los cuales ha sido llamada la vicepresidenta están “repugnante”, “farsante” y “maliciosa”, pero su competencia e incluso su compañero de campaña, nunca han sido catalogados con tales descriptores.[17] [18] Mientras que la capacidad de un hombre se determina por su educación y experiencia, la de la mujer se reduce a sus cualidades, sin importar cuáles sean, para minimizarla.

Sin duda alguna, Harris se enfrenta con una batalla cuesta arriba, no solo por sus divisiones ideológicas sino también por su identidad. Sin embargo, la identidad y los antecedentes de la vicepresidenta Harris abren paso a una nueva era, guiada por un lente racial y de género en la política desde la segunda posición más importante del país.

Al crecer, rara vez vi a alguien que se pareciera a mí en una posición de poder. Ahora, millones de niñas pueden ver a alguien que se parece a ellas todos los días, inspirándolas a ser ambiciosas, valientes y a pensar en grande. Así como Shirley Chisholm, la primera senadora negra del congreso elegida en 1968, inspiró a Kamala Harris a participar del servicio público, Harris inspirará de manera similar a quienes la observan en todo el mundo. [19]

Como mujer, Harris también está bien posicionada para promover temas relevantes para las mujeres. Estudios muestran que las mujeres políticas pueden influir en las políticas de interés de las mujeres, eliminando los prejuicios de género en las leyes y empoderando a las mujeres en los ámbitos público y privado. [20] El impacto de su política sobre los problemas que enfrentan las mujeres no será comprendido completamente hasta el final de su mandato de cuatro años. Con suerte, con su identidad, reconocerá los problemas que las mujeres de la nación y del mundo enfrentan, proponiendo una agenda que los aborde. Independientemente, la posición de Kamala Harris tendrá un impacto innegable en la forma en que los niños perciben el mundo. Serán criados en un mundo en el que una mujer y una persona de color ocupa una de las posiciones más importantes del mundo, y eso es algo que realmente vale la pena celebrar hoy.

“Puede que sea la primera mujer en este cargo, pero no seré la última”.[21]

-KAMALA HARRIS, 2020

-C.A.T.

[1] Ulloa, Jazmine. 2020. “’A Beautiful Thing:’ Kamala Harris Breaks the White House Glass Ceiling and Makes History – The Boston Globe.” https://www.bostonglobe.com/2020/11/07/nation/kamala-harris-becomes-first-woman-woman-color-win-vice-presidency/ (December 13, 2020).

[2] Ibid.

[3] Ibid.

[4] Brooks, Rosa. 2014. “The Problem With Confidence Men.” Foreign Policy. https://foreignpolicy.com/2014/04/22/the-problem-with-confidence-men/ (December 14, 2020).

[5] Mahdawi, Arwa. 2020. “The Meaning of Kamala Harris: the Woman Who Will Break New Ground as Vice-President.” The Guardian. https://www.theguardian.com/us-news/2020/nov/08/the-meaning-of-kamala-harris-the-woman-who-will-break-new-ground-as-vice-president (December 13, 2020).

[6] Paul, Kari, and Ed Pilkington. 2020. “From Oakland to the White House? The Rise of Kamala Harris.” The Guardian. https://www.theguardian.com/us-news/2020/aug/15/kamala-harris-california-oakland-berkeley-immigrants (December 13, 2020).

[7] Barrett, Lisa Feldman. 2016. “Hillary Clinton’s ‘Angry’ Face.” The New York Times. https://www.nytimes.com/2016/09/25/opinion/sunday/hillary-clintons-angry-face.html (December 14, 2020).

[8] Chira, Susan. 2017. “The Universal Phenomenon of Men Interrupting Women.” The New York Times. https://www.nytimes.com/2017/06/14/business/women-sexism-work-huffington-kamala-harris.html (December 13, 2020).

[9] Goudreau, Jenna. 2012. “The 10 Worst Stereotypes About Powerful Women.” Forbes. https://www.forbes.com/sites/jennagoudreau/2011/10/24/worst-stereotypes-powerful-women-christine-lagarde-hillary-clinton/?sh=19d8e71561ca (December 15, 2020).

[10] Ibid.

[11] Ibid.

[12] Ibid.

[13] Greve, Joan E. 2020. “It’s Not Easy Being the First but for Kamala Harris It Has Become a Habit.” The Guardian. https://www.theguardian.com/us-news/2020/oct/14/kamala-harris-democrats-vice-president-race-gender (December 13, 2020).

[14] Ibid.

[15] Strauss, Daniel, and Lauren Gambino. 2020. “Sexism Casts Shadow over Biden’s Search for a Female Running Mate.” The Guardian. https://www.theguardian.com/us-news/2020/aug/05/joe-biden-democrats-running-mate-vice-president (December 13, 2020).

[16] Ibid.

[17] Ibid.

[18] Hubbard, Shanita. 2020. “I Used to Be Critical of Kamala Harris. Now I Am Going to Defend Her at Every Turn | Shanita Hubbard.” The Guardian. https://www.theguardian.com/commentisfree/2020/aug/13/kamala-harris-joe-biden-running-mate (December 13, 2020).

[19] Ibid.

[20] Asiedu, Elizabeth, Claire Branstette, and Neepa Gaekwad-Babulal. “The Effect of Women’s Representation in Parliament and the Passing of Gender Sensitive Policies.” Thesis. (December 18, 2020).

[21] Harris, Kamala. 2020. “Election Victory Speech.”

Image Sources:

Kamala Harris – https://www.ndtv.com/world-news/us-women-celebrate-vice-president-elect-kamala-harris-represents-the-future-2323002

Woman’s Place – https://www.lookhuman.com/A+womans+place+is+in+the+house+and+the+senate+unisex+t-shirt

LA CRISIS OLVIDADA: LAS MUJERES RURALES ESTADOUNIDENSES, LA VIOLENCIA DOMÉSTICA Y EL ASESINATO

enero 20, 2021 § Deja un comentario

La vida en el campo con frecuencia es romantizada como un estilo de vida sereno y bucólico, una encarnación del sueño americano, pero para muchas mujeres en las zonas rurales, este sueño es una pesadilla hecha realidad.

Cada día en los Estados Unidos, tres mujeres son asesinadas por su pareja íntima.[1]

A diferencia de las áreas urbanas y suburbanas, las tasas de homicidio de pareja íntima (IPH) han aumentado para las mujeres que habitan en áreas rurales.[2] La violencia domestica rural y la incidencia de violencia sexual en los Estados Unidos también se encuentran en aumento.[3] Existen indicios que muestran que las tasas de violencia domestica han aumentado para todas las mujeres, sin embargo, es especialmente cierto para las mujeres rurales durante la pandemia del Covid-19.[4] 

Debido a la alta prevalencia de armas de fuego en estas áreas, las mujeres rurales que se encuentran en relaciones con parejas violentas pueden tener un mayor riesgo de ser víctimas de homicidio de pareja íntima.[5] Aunque se desconoce la cifra real de mujeres rurales asesinadas con armas de fuego en incidentes de IPH cada año, un estudio encontró que el 72% de los casos de IPH fueron cometidos con un arma de fuego.[6]

Hay una extensa lista de factores que conllevan a estas elevadas tasas de violencia contra las mujeres rurales. Teaster, P. B., Roberto, K. A., & Dugar, T. A. (2006) teorizan que las mujeres rurales viven en un ecosistema de relaciones e instituciones, pasadas y presentes, que contribuyen a un mayor nivel de violencia.[7] Algunas razones más específicas dadas por un equipo de investigación en Kentucky incluyen:

  • La falta de servicio telefónico
  • El transporte público limitado o nulo
  • El acceso limitado a la atención médica de rutina
  • Los tiempos de respuesta prolongados por parte de los equipos policiales y de emergencia médica
  • Las condiciones meteorológicas y de las vías de acceso que impiden la conducción
  • La disponibilidad y accesibilidad de armas y herramientas peligrosas
  • La estacionalidad del trabajo puede dejar a la mujer “atrapada” con su abusador durante largos periodos de tiempo, así como la posibilidad de incremento del consumo de alcohol en invierno
  • Las condiciones económicas de la vida en el campo (incluyendo la necesidad de trabajar para mantenerse solventes y el valor ligado a las tierras, lo cual limita la capacidad de las mujeres abusadas para solicitar ordenes de restricción cuando la granja es la única fuente de ingresos)
  • Las condiciones emocionales de la vida en el campo – fuertes vínculos con los animales y las tierras.
  • La intimidación de viajar a una “gran ciudad”[8]

Adicionalmente, el aislamiento físico significa que no hay testigos ni nadie cerca a quien pedir ayuda, lo que podría generar complicaciones. En general, los servicios para frenar la violencia domestica que pueden usar las mujeres en las áreas urbanas y suburbanas, como los refugios, no son de fácil acceso para las mujeres en las áreas rurales y “… más del 25 por ciento de las mujeres en zonas rurales, pequeñas y aisladas, viven a más de 40 millas del refugio más cercano del Programa para la Violencia de Pareja Íntima, en comparación con menos del 1 por ciento de mujeres en zonas urbanas”. [9]

Como alguien que ha vivido en zonas rurales, he escuchado evidencias anecdóticas de violencia contra las mujeres que indican que es un fenómeno grave y actual. Casi todas las personas que conozco tienen una historia de abuso propia o conocen a alguien de su familia o su comunidad que ha sido herida o abusada por su pareja.

Para poder abordar esta violencia, primero debe haber más investigaciones para llenar la palpable brecha de conocimiento sobre la violencia contra las mujeres en zonas rurales y sobre los estudios rurales en general. Esta población ha sido ignorada tanto por el gobierno como por los investigadores. De manera similar, las mujeres en zonas rurales necesitan más acceso a una amplia gama de recursos para frenar las tasas de violencia.

Algunos planes han sido implementados para ayudar a las mujeres de las zonas rurales. Uno, conocido como el Modelo Duluth [10] e inspirado en las prácticas de justicia restaurativa, ve a la violencia contra las mujeres como un problema de las comunidades e incentiva a los servicios comunitarios a trabajar en conjunto para ayudar a detener la violencia contra las mujeres en todas sus formas antes de que se conviertan en mortales.[11] Otra solución podría ser invertir y financiar la educación socioemocional durante los años escolares y la adultez, en donde los estudiantes deben aprender formas de lidiar con la ira y el estrés y cómo defenderse a sí mismos. Dado que los niños son una inversión a futuro, darles herramientas para aprender a manejar sus emociones podría prevenir daños futuros y crear comunidades más positivas y menos violentas.[12] Las crecientes tasas de violencia contra las mujeres en zonas rurales deben ser detenidas y estas mujeres necesitan dejar de ser ignoradas.

-R.Z.


[1] Violence and Abuse in Rural America Introduction—Rural Health Information Hub. (n.d.). Retrieved January 12, 2021, from https://www.ruralhealthinfo.org/topics/violence-and-abuse

[2] AbiNader, M. A. (2020). Correlates of Intimate Partner Homicide in the Rural United States: Findings From a National Sample of Rural Counties, 2009–2016. Homicide Studies24(4), 353–376. https://doi.org/10.1177/1088767919896403

[3] Domestic Violence and Firearms. (n.d.). The Educational Fund to Stop Gun Violence. Retrieved January 12, 2021, from https://efsgv.org/learn/type-of-gun-violence/domestic-violence-and-firearms/

[4] Carey, L. (2020, October 19). Domestic Violence in Rural America Increases During Pandemic. Daily Yonder. https://dailyyonder.com/domestic-violence-in-rural-america-increased-during-covid-19/2020/10/19/

[5]  Reckdenwald, A., Szalewski, A., & Yohros, A. (2019). Place, Injury Patterns, and Female-Victim Intimate Partner Homicide. Violence Against Women25(6), 654–676. https://doi.org/10.1177/1077801218797467

[6] Reckdenwald, A., Szalewski, A., & Yohros, A. (2019). Place, Injury Patterns, and Female-Victim Intimate Partner Homicide. Violence Against Women25(6), 654–676. https://doi.org/10.1177/1077801218797467

[7] Teaster, P. B., Roberto, K. A., & Dugar, T. A. (2006). Intimate Partner Violence of Rural Aging Women. Family Relations55(5), 636–648.

[8] 8. Rural Domestic Violence | ATrain Education. (n.d.). Retrieved January 12, 2021, from https://www.atrainceu.com/content/8-rural-domestic-violence

[9] Domestic Violence and Firearms. (n.d.). The Educational Fund to Stop Gun Violence. Retrieved January 13, 2021, from https://efsgv.org/learn/type-of-gun-violence/domestic-violence-and-firearms/

[10] Violence and Abuse in Rural America Introduction—Rural Health Information Hub. (n.d.). Retrieved January 12, 2021, from https://www.ruralhealthinfo.org/topics/violence-and-abuse

[11] What is The Duluth Model? (n.d.). Domestic Abuse Intervention Programs. Retrieved January 13, 2021, from https://www.theduluthmodel.org/what-is-the-duluth-model/

[12] Overview of SEL. (n.d.). Retrieved January 13, 2021, from https://casel.org/overview-sel/

Image Sources

Farmhouse with American Flag:Cortesía de la autora R.Z., 2020

Madres y migrantes: Fragmento social subvalorado, con valor intrínseco

noviembre 30, 2020 § Deja un comentario

Mujer ES madre es un proyecto social que nace de la iniciativa y experiencia de una internacionalista de la Universidad del Rosario (Colombia) viviendo en Europa. Internacionalista por decisión y emprendedora por vocación. En su camino ha encontrado mujeres inspiradoras que han vivido la desigualdad y la discriminación y que han servido de motivación para aportar al desarrollo de otras mujeres que por diferentes razones emigran.

La migración es la acción de trasladarse de un lugar a otro por diferentes motivos. Existe la movilidad de un territorio a otro, dentro de un mismo país; así como la migración a otro Estado diferente del que se ha nacido.

Ya mi abuela a comienzos del siglo pasado se había marchado de aquel campo que la vio nacer a una ciudad intermedia y, mi madre, a la capital para forjarse un mejor futuro con su familia.

Solo quien vive fuera de su país de origen entiende el espectro de experiencias que se van formando con el paso del tiempo. Entender las necesidades y carencias que se experimentan, así como las maravillosas vivencias que nos enriquecen con las dificultades y esfuerzos que ello implica. Y no hablo solo de los recursos económicos que se invierten, sino de sentimientos, ideas, emociones, aprendizajes y comportamientos. Hablo de lo que se pone en juego, de lo que ganamos, pero también de lo que perdemos. Cuando pensamos en migrar, por cualquiera que sea la razón, no pensamos mucho en ello.

Ya desde la universidad conocía mi pasión por las diferentes culturas, creo que a grandes rasgos eso fue lo que me llevó a querer estudiar Relaciones Internacionales. Me gustaba también escribir y me inspiraban las iniciativas de la sociedad civil como los movimientos sociales. Soñaba con contribuir algún día, a lograr un mundo más justo y equitativo.

Todo esto se acentuó cuando comencé a vivir en el extranjero. Allí fue cuando viví realmente lo que significa comenzar de cero. A entender quién soy, a reafirmar mi identidad, a comparar los parámetros mentales, culturales y sociales con los que había crecido, entre muchas otras cosas más.

Mis primeros años como estudiante en Europa me permitieron ampliar mis conocimientos académicos y prácticos. Conocí muchas realidades que cambiaron mi forma de pensar, respecto a la Europa que desde el inicio pensé encontrar. Disfruté de su diversidad cultural y sus tradiciones, sus formas libres de pensamiento y expresión, administraciones y procesos burocráticos más funcionales. También tuve la oportunidad de conocer y comparar sus políticas y leyes.

Con el andar de los años, comencé mi proyecto familiar y fue con la maternidad que se transformó mi manera de ver el mundo. Hacer crecer a mis hijos lejos de mi cultura y sin tener una red familiar o solidaria construida, realmente pone a dura prueba, la no sencilla experiencia.

Con mi primera maternidad, comprendí la dificultad de abrirme caminos profesionales siendo un “extracomunitario” (como nos llaman a los inmigrantes que no provenimos de ninguno de los países de la UE), más aún, cuando tienes un título profesional que homologar, y con mayor razón, formado en un sector tan competitivo y cerrado como el campo de las ciencias humanas.

Ya por esa época comencé a sentirme un poco víctima de la globalización, pues por cuenta del trabajo de mi esposo, mi vida se convirtió en un ir y venir, sin rumbo fijo, sin echar raíces, y adaptándome rápidamente a cualquier cultura, disfrutando de lo bueno y lo malo que eso implica, sobre todo cuando vas con tu bebé a todas partes. Esa situación me hizo comprender que es una

realidad de muchas mujeres en el mundo y que tiene poca visibilidad.

Cuando decidí establecerme con mi familia en Italia para que nuestra hija tuviera una cultura de referencia, comencé a adaptarme lentamente sin dejar de sentir el llamado “choque cultural” que todos los expatriados experimentamos.

Recuerdo sentirme embriagada por el encanto de la cultura del país que te acoge, y luego ahogada por extrañar cada cosa, por compararlo todo incluso hasta sentir rechazo, pero finalmente, parece que te adaptas.

Con mi segundo embarazo, todo me parecía más difícil. Diferentes factores incidieron en que sintiera un llamado por hacer escuchar las voces de las madres que día a día luchan en otros países por tratar de equilibrar la vida profesional y laboral, con la vida familiar.

Después de sentir que pocas puertas se abren y en cambio que muchas otras se cierran cuando decides ser madre; a la frustración que ya sentía al no lograr acceder a cargos para los cuales me había formado, contribuyeron los interminables trámites de documentos tanto de estatus migratorio como de homologación de títulos que pueden tardar años.

Sumando todas las dificultades que viví, decidí dejar mis frustraciones a un lado, mi miedo, mis dudas sobre mí misma, y comencé a apreciar mi potencial en esta etapa de la vida y lo que trae consigo: una gran apertura de conciencia y creatividad. Así fue como decidí emprender. Sin ser una tarea sencilla, y sabiendo que no soy la única en este camino.

Lograr el balance o integración en el ámbito profesional y familiar no es nada sencillo en la vida de la mujer y ser expatriada creo que lo complejiza aún más.

A pesar de los grandes avances que han hecho los Estados en una década de reformas constitucionales, según el Banco Mundial en su informe anual “Mujer, Empresa y el Derecho 2020”, se requieren más esfuerzos para lograr una mayor equidad, incluso en los países más desarrollados.

El emprendimiento femenino ha existido siempre, las madres en las diferentes épocas, se han encargado del sustento de sus hijos y del propio a como dé lugar, aún en situaciones de total vulnerabilidad.

La tasa de emprendimiento femenino tanto informal como formal es alta sobre todo en países de renta media o baja pues constituye en algunos casos la única opción que provee a la mujer de la satisfacción de sus necesidades básicas, que de otra manera no lograría, y por qué no, un medio de reivindicación social. Por el contrario, en países desarrollados o de renta alta, se ha convertido en una forma de abrirse nuevos caminos en la búsqueda de un mayor equilibrio entre necesidades y derechos.

Los datos del Banco Mundial nos dicen que, por cada tres emprendedores formales, una es mujer. Esto seguramente es cierto teniendo en cuenta las dificultades de acceso a derechos de parentalidad, conocimiento, movilidad, historial bancario, acceso a créditos, activos (derecho de propiedad y sucesión), remuneración y jubilación; que sin duda alguna son limitantes en el desarrollo integral de la mujer.

Tal vez esta realidad es un llamado a un despertar de consciencia, de justicia con nosotras, con nuestras madres y con nuestras hijas. Es tiempo ya de ver que todas las mujeres por el hecho de dar vida a las nuevas generaciones y educarlas, deberíamos recibir mejores condiciones en todos los ámbitos, que respalden el don y la labor que la naturaleza y la sociedad nos ha otorgado.

Es quizá momento para participar, movilizarnos desde cualquier parte del mundo, y hacer escuchar nuestra voz. Una voz que poco exige, que se adapta, que optimiza, que lucha en silencio, que acepta. Solo esperamos que se hagan reformas que nos beneficien, pero ¿conocemos realmente las necesidades y realidades de las madres en cada una de sus fases? Creo que ni siquiera nosotras mismas. Desconocemos lo que les pasa a las otras y lo que vendrá en las siguientes fases. Solo nos damos cuenta de ello cuando lo estamos viviendo, y ahí radica la importancia de visibilizarlo.

La razón de ello es que no tenemos tiempo, ya tenemos poco tiempo para descansar, para pensar en nosotras. La sociedad ha sido desde la última mitad siglo más competitiva. Constantemente se nos establecen patrones sociales y culturales de lo que debemos mantener para alcanzar nuestro desarrollo.

Los medios de comunicación han sido en gran medida responsables desde el reconocimiento de los derechos de la mujer, en convertir nuestras necesidades en oferta del mercado, en patrones por seguir, en mercancías que adquirir, y desarrollo que conseguir. Lo mismo pasa con la competitividad que nos imponen las instituciones educativas, pues comienzas a sentirte menos preparada y comparada cuando eres madre, si ya no es suficiente con tener una profesión y años de experiencia, si no tienes estudios de posgrado y hoy en día, si no cuentas con un doctorado te sientes fuera del mercado.

Y ¿a qué hora vamos a hacer todo eso si debemos trabajar a medio tiempo o tiempo completo? Pues si quieres regresar al mundo laboral después de que tus hijos crezcan un poco debes hacerlo o serás dependiente de un sueldo mínimo en América Latina o en Europa con lo que te ganas en un “Minijob”, que realmente no alcanzan para vivir.

Y nos preocupa que cuando seamos ancianas, no debamos depender económicamente de nuestras parejas o de nuestros hijos. Eso muy seguramente nos hace vulnerables en cualquier momento de nuestras vidas, a la violencia, al maltrato psicológico, a sufrir en silencio, a no exigir y tal vez a llegar a enfermarnos.

Ni qué decir de lo que esta coyuntura del COVID-19 nos impone a las mujeres. Las horas de trabajo de cuidado de nuestros hijos y de apoyo a nuestros adultos mayores en casa durante el periodo de contención de la pandemia; el extenuante trabajo interminable en casa, el apoyo para el estudio virtual de nuestros hijos, y hasta el trabajo que muchas veces no tiene hora de comienzo, ni fin.

Sin duda alguna, la llegada de la era digital y la aceleración que le dieron las medidas para contener la pandemia han traído innumerables beneficios, pero también muchos retos para enfrentar desde el lugar donde aprendemos a ser individuos y a convivir en sociedad: nuestra casa y a nuestra madre que es con la que transcurrimos más del sesenta por ciento cuando somos menores de edad.

Así pues, es como de esta reflexión nace la invitación de mirar a nuestra madre o pensar en ella si no la tenemos, dignifiquemos más su rol y el de todas ellas que se convierten en una cada día pues les esperan muchas luchas que son amortiguadas por la esperanza de ver crecer a su hijo en condiciones más justas y sencillas para que un día nuestras hijas, sin importar el lugar del mundo en que nazcan, tengan mejores garantías y condiciones para lograr este equilibrio, sin tener que elegir o sacrificar para que su tiempo y decisión sean apreciados como la mejor inversión en prevención que hagan los Estados.

Tal vez estamos listas para despertar el interés de todos los actores con nuestro gran potencial de convertirnos en aliados estratégicos para los gobiernos y el sector privado. Con nuestra intuición, consciencia, con nuestra humanidad, con el don de entrega y educación a través amor.

Fomentar que el consumo sea más sensato, que las relaciones sean más incluyentes, humanas y compasivas, que se quiera educar desde el hogar con principios democráticos e igualitarios. Soy una ferviente creyente que el bien, el respeto y lo justo se aprenden en casa, así como también se reproducen los patrones de abandono, violencia y discriminación que aquejan a nuestra sociedad.

¿Qué tal si los gobiernos valoraran a cada madre como un socio para multiplicar consciencia de lo público, el conocimiento de los derechos humanos, la convivencia, la legalidad, los principios de la paz interna y externa, la autoestima, la autoconfianza que hagan logros y superen dificultados, los buenos patrones alimenticios y la buena administración de los recursos, entre otros temas?

Creo que la realidad sería muy diferente si nuestras sociedades funcionaran bajo un modelo de prevención y no de contención ante las problemáticas que debemos afrontar como sociedad. Espero que un día nuestras abuelas, madres, nosotras e hijas, podamos sentirnos más confortadas para “vivir plenamente” esta etapa de la vida.

Escrito por: Vannessa Buriticá

vburitica@mujeresmadre.org

http://www.mujeresmadre.org

Facebook / Instagram: @mujeresmadre

La pandemia en las sombras: El incremento en violencia doméstica

octubre 22, 2020 § Deja un comentario

En medio de la pandemia global causada por el coronavirus, los países han hecho un llamado al distanciamiento social y al aislamiento preventivo. Mientras esta es la mejor opción para mantenernos sanos y seguros del virus, ha generado efectos negativos con enfoque de género. En estas épocas de ser considerados con la salud de cada uno y de protegernos, es importante que nos demos cuenta de los efectos que estas medidas tienen más allá del virus en sí. Con los colegios, negocios, hogares e incluso ciudades cerradas, la violencia con base de género ha incrementado. Más específicamente, las tasas de violencia doméstica están en alza.

Quedarse en casa es una de las mejores respuestas para muchas familias porque ralentiza el ritmo en que se esparce el virus; pero para algunas mujeres, quedarse en casa significa que se quedan atrapadas con su agresor. En los últimos meses han aumentado las llamadas de ayuda para las personas que están en casa. Muchas de estas llamadas están relacionadas directamente con el aislamiento preventivo del coronavirus.¿Por qué este incremento drástico de violencia basada en el género? Según Ruth Glenn, presidente de la Coalición Nacional contra la Violencia Doméstica, “porque al estar en el aislamiento preventivo,si la persona abusiva también lo está tiene una proximidad inmediata con la víctima o sobreviviente, hay muchas formas en las que el elemento de riesgo puede aumentar… Hay más motivos para que el abusador pueda abusar.” En las dificultades económicas y los desastres naturales se ha probado históricamente que aumentan las tasas de violencia doméstica y esta pandemia no es la excepción. Las mujeres también son dejadas con menos recursos de ayuda y están disponibles para su agresor en periodos de tiempo más largos. Al momento de redacción de este blog, ya se había extendido el distanciamiento social para abril 30 en EE. UU. por el presidente Trump.

Con las compañías y los hogares siguiendo los lineamientos del CDC, es un momento difícil para un víctima de violencia doméstica de buscar refugio de su agresor. “Las personas están siendo encerradas en sus cuartos, se les previene salir, con las puertas cerradas, teniendo que quedarse porque él (el abusador) está asustado de que ella salga y lo agarre (el virus).” dijo Paige Flink, CEO de un refugio para víctimas de violencia doméstica llamado The Family Place (El Lugar de la Familia) sobre este tema. Incluso cuando las mujeres puedan lograr salir de sus casas con sus parejas abusivas, puede que no haya un espacio para ellas. 

Pese a este incremento en los casos de violencia doméstica, muchas víctimas no han podido recibir ayuda porque los refugios están llenos. A estos se les están agotando rápido las habitaciones, dados los lineamientos de mantener a las personas con dos metros de distancia entre ellos. Muchas víctimas también sienten que no pueden buscar refugio por el miedo de infectarse o infectar a los demás. Las mujeres alrededor del mundo fueron dejadas sin la posibilidad de escapar de su(s) agresor(es) y están en situación de vulnerabilidad en el aislamiento y muchos de los que han sido acusados no han sido detenidos por los clústeres del virus en las prisiones y cárceles.  En Portland, Oregon, el CEO de una línea de atención de violencia doméstica compartió que algunos agresores han amenazado con expulsar a sus víctimas de las casas para que se contagien del virus y otros han amenazado con dejarlas sin recursos financieros ni asistencia médica. Otras líneas de atención, como Willow Domestic Violence Center (Centro de Violencia Domética Willow) en Nueva York, han dicho que sus llamadas diarias se han duplicado.

    En China, las líneas de atención de violencia doméstica experimentaron las misma situación, reportando un alza en los casos desde que empezó el aislamiento social.. Una estación de policía en el condado de Jianli, China, tuvo 162 reportes de violencia doméstica solamente en febrero, lo cual es cerca de tres veces más de lo usual. Se espera que esta tendencia continúe mientras las ciudades están cerradas. Wan Fei, fundador de una organización sin ánimos de lucro contra la violencia doméstica dijo, “La epidemia ha tenido un impacto grande en la violencia doméstica… Según nuestras estadísticas, 90% de las causas de violencia están relacionadas con la epidemia del COVID-19.” Este problema está demostrando que prevalece a lo largo del mundo. Según las estadísticas que ha revelado Naciones Unidas, los reportes de violencia doméstica en Francia incrementaron cerca de un 30 por ciento tras la medida de aislamiento social tomada el 17 de marzo; 18 por ciento de más de las llamadas sobre violencia doméstica en España fueron recibidas las dos primeras semanas después de las medidas de cuarentena; y las líneas de atención en Singapur tuvieron un incremento de 30 por ciento tras la cuarentena en este país.  Como reportó NBC News, las agencias de cumplimeinto de ley en EE.UU han visto un incremento de los casos de violencia doméstica de cerca del 35 por ciento en semanas recientes.

    Si bien estamos enfrentando tiempos difíciles, es importante señalar que los departamentos de policía tienen el deber de responder a los llamados de violencia doméstica y todos los demás llamados de ayuda. Las organizaciones de violencia doméstica están buscando nuevas estrategias para apoyar a las víctimas durante esta época. El Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, hizo un llamado público en el que pedía a los gobiernos “poner la seguridad de las mujeres primero mientras responden a la pandemia.” Su mensaje estuvo acompañado con una serie de recomendaciones, incluyendo que los gobiernos “…incrementen su inversión en servicios en línea y en organizaciones de la sociedad civil, declaren los refugios como servicios esenciales, y continúen procesando a los agresores y mantengan en la prisión a los individuos condenados por violencia contra las mujeres.” Otros embajadores de UN Women también han pedido a los gobiernos que provean paquetes de baja por enfermedad y trabajo de cuidado no remunerado para ayudar a que las mujeres víctimas de violencia doméstica puedan mantenerse financieramente independientes de sus agresores. Muchos gobiernos nacionales y locales han seguido estos consejos. Canadá ha mantenido abiertos los refugios de violencia doméstica e invirtió  $50 million para apoyarlos. Algunos países europeos han tenido financiación dedicada a proveer servicios. Francia también está cubriendo temporalmente el costo de alojar a sobrevivientes en habitaciones de hotel vacías y ha puesto centros, como los mercados, para que las víctimas puedan buscar ayuda en los pocos lugares que pueden visitar.

[1]  Lopez, Rebecca. 2020. “Domestic Violence Calls Increase as People Shelter in Place during COVID-19 Outbreak.” WFAA. https://www.wfaa.com/article/news/domestic-violence-shelters-say-they-are-being-swamped-with-calls-as-many-people-are-asked-to-stay-at-home-to-avoid-exposure-to-covid-19/287-2aad7770-6b9f-4e8d-a03b-305bf667762f?fbclid=IwAR1Z15FEkV_RMudmV8PACFRTAay_BrI8BE7wbt4i0lA0Mc6rkxVlwBrigBQ (March 23, 2020).

[2]Dastagir, Alia E. 2020. “Domestic Violence in the Age of Coronavirus: What Happens When You’re Stuck at Home, but Home Isn’t Safe?” USA Today. https://www.usatoday.com/story/news/health/2020/03/18/coronavirus-domestic-violence-shelters-prepare-hotlines-open/5067349002/ (March 23, 2020).

[3] Emma_newburger. 2020. “President Trump Extends National Social Distancing Guidelines through April 30.” CNBC. https://www.cnbc.com/2020/03/29/president-trump-extends-national-social-distancing-guidelines-through-april-30.html (March 29, 2020).

[4]  Lopez, Rebecca

[5] Mahdawi, Arwa. 2020. “For Some People, Social Distancing Means Being Trapped Indoors with an Abuser | Arwa Mahdawi.” The Guardian. https://www.theguardian.com/commentisfree/2020/mar/21/coronavirus-domestic-violence-week-in-patriarchy (March 23, 2020).

[6] vans, Noelle E. C. “Social Distancing Poses Domestic Violence Risks, Says Willow Center President.” WXXI News. https://www.wxxinews.org/post/social-distancing-poses-domestic-violence-risks-says-willow-center-president (March 23, 2020).

[7]Ralph, Elizabeth. 2020. “How Coronavirus Hits Women.” POLITICO. https://www.politico.com/newsletters/women-rule/2020/03/13/how-coronavirus-hits-women-488584?fbclid=IwAR1Kfe0CuU4oFBmxc-1NHjUBDYrtgYPTZSq1EMKvqZJ3acgPj1sueW2a7QI (March 23, 2020).

[8] Wanquing, Zhang. 2020. “Domestic Violence Cases Surge During COVID-19 Epidemic.” Sixth Tone. https://www.sixthtone.com/news/1005253/domestic-violence-cases-surge-during-covid-19-epidemic (March 23, 2020).

[9] Wanquing, Zhang

[10] Lennard, Natasha. 2020. “What Responses to Coronavirus Domestic Violence Miss.” The Intercept. https://theintercept.com/2020/04/13/coronavirus-lockdown-domestic-violence/ (April 13, 2020).

[11]  Lennard, Natasha

[12] Lennard, Natasha

[13] Lennard, Natasha

[14] Lennard, Natasha

[15] Berger, Miriam. 2020. “Measures to Control the Spread of Coronavirus Are a Nightmare for Victims of Domestic Violence. Advocates Are Demanding Governments Step up.” The Washington Post. https://www.washingtonpost.com/world/2020/04/01/measures-control-spread-coronavirus-are-nightmare-victims-domestic-violence-advocates-are-demanding-that-governments-step-up/ (April 13, 2020).

El peso de la pandemia sobre las mujeres

octubre 19, 2020 § Deja un comentario

Actualmente estamos viviendo algo que no imaginamos al ser testigos de la pandemia del Coronavirus. El distanciamiento social es una de las estrategias más efectivas contra el virus, pero está afectando seriamente muchas dinámicas y fenómenos sociales. Muchos países, como Colombia, tomaron esta medida de forma oficial para hacerla obligatoria y reducir el ritmo en el que se esparce el virus. Adoptar estas medidas a nivel nacional y local requiere que los gobiernos también diseñen estrategias para lidiar con sus efectos negativos.

Women face increased risk of violence, loss of livelihoods and other threats under the pandemic. © Unsplash/Tam Wai

La pandemia está afectando particularmente la las mujeres, incrementando el peso que ya de por sí llevan. Por ejemplo, Natalia Kane, directora del Fondo de Poblaciones de las Naciones Unidas, señaló el riesgo sobre las mujeres embarazadas, puesto que recibir atención prenatal puede ser inseguro para su salud. A medida que la pandemia se empeora en algunos países, los gobiernos pueden tomar la decisión de usar los fondos destinados a la salud sexual y reproductiva para responder a la crisis. Muchas mujeres y niñas acceden a estos servicios únicamente gracias al apoyo estatal, por lo que pueden encontrarse de darse esta situación sin acceso a planificación familiar, suministros de salud menstrual e, incluso, atención a la maternidad. 

Por otra parte, la división de trabajo con base al género en nuestra sociedad también a aumentado la presión sobre las mujeres durante la pandemia. Con la implementación del distanciamiento social y la cuarentena, el trabajo doméstico se ha incrementado para muchas mujeres puesto que les toca asumir la carga de los quehaceres del hogar y el cuidado de niños y ancianos en la casa. Esto añade más labores a las mujeres que continúan trabajando en acceso remoto. Las mujeres y las niñas, de por sí, ya hacen la mayoría del trabajo de cuidado no pago, según la OIT. Globalmente, las mujeres hacen hasta tres veces más del total de horas de trabajo no remunerado que los hombres, representando 76.2% de horas. Con las medidas de cuarentena, esto puede incrementar. Asimismo, su rol de cuidadoras puede exponerlas al virus, como sucedió en el brote de ébola de 2014-2016 en África del Este.

Estuve tomando una clase sobre problemas de género en la universidad y la profesora preguntó sobre cómo las familias estaban lidiando con la cuarentena implementada en Colombia. Muchos de mis compañeros compartieron que estaban dividiéndose las labores en el hogar, pero muchos de los comentarios revelaban que al hacer esto, se notaba que era de las primeras veces que los hombres de cada familia lo hacía. En algunos casos, las labores de limpieza seguían siendo realizadas por las madres e hijas de la familia.

Más allá, la división de trabajo por género también hace que los trabajos que asumen las mujeres en las fuerzas laborales se relacionan con el cuidado, como el ser enfermeras. El informe de la OMS, titulado Equidad de género en la fuerza laboral de la salud, mostró que las mujeres representan el 70% del personal en el sector salud y social. En algunas regiones, esta cifra es más alta, en especial en la distribución de enfermeras y enfermeros. Por ejemplo, en las Américas, 86% son mujeres y 14% son hombres. Sin embargo, en promedio, la brecha salarial es de 11%. Actualmente, son estas mujeres nuestra primera línea de atención contra el virus y quienes corren mator riesgo de exposición a su contagio.

Number of women physicians and nurses.

Estas medidas también están afectando la situación de empleo de muchas personas. Cuando se redactó este blog, cerca de 16 millones de personas habían perdido su trabajo en EE.UU.  No obstante, esto está teniendo un efecto importante sobre las mujeres, las cuales han sido el grupo principal que ha aplicado a los subsidios de desempleo en estados como Nueva York, Nueva Jersey y Minnesota.  En estos, se estima que sus aplicaciones se incrementaron de un 13% a un 35% por encima de lo usual. Muchos de estos trabajos coinciden con el cierre de escuelas y de servicios como restaurantes, y el paso de estos a servicios exclusivamente de domicilios.

Las industrias de servicios suelen depender mucho en las mujeres; al estar sobrerrepresentadas en estas áreas, las cuales se ven duramente afectadas por la pandemia, muchas mujeres fueron despedidas.  En relación con esto, en muchos países las mujeres hacen parte del sector informal de la economía, lo que las deja sin protección social. Estos son trabajos que usualmente dependen de las interacciones sociales y el espacio público, las cuales están limitadas en estas circunstancias.

La pandemia ha aumentado las desigualdades que nos rodean, incluyendo variables que tienen un efecto sobre las desigualdades de género y que hacen que las mujeres y las niñas sean más vulnerables. Nuestros gobiernos necesitan una respuesta efectiva y adecuada contra el COVID-19 para evitar que se siga esparciendo aún más. Sin embargo, también sus respuestas deben tener enfoques sociales, incluyendo un enfoque de género para minimizar la carga que tienen las mujeres en esta situación. Asimismo, este momento atípico que estamos viviendo hace un llamado a nuestra solidaridad. SI conocemos mujeres que están viviendo dificultades para acceder a recursos de salud sexual y podemos apoyarlas, está en nuestras manos hacerlo. Si sabemos de mujeres que están teniendo problemas para traer un salario a su casa y podemos apoyarla, también deberíamos hacerlo.

Estas son algunas organizaciones en EE.UU que están trabajando para apoyar a las mujeres y otros grupos durante la pandemia. Puedes ayudar donándoles a ellos también

  • Dress For Success: Una organización que busca apoyar a las mujeres de bajos recursos, muchas de las cuales fueron despedidas cuando empezó la pandemia. Aunque sus tiendas están cerradas, están buscando formas de darles herramientas virtuales a las mujeres para empoderarlas y asegurarles su estabilidad económica. https://www.dfsmovingforward.org/
  • Vitamin Angels: Es una organización sin ánimos de lucro que apoya a las mujeres embarazadas de bajos recursos y a sus bebés a superar la malnutrición. https://www.vitaminangels.org/
  • Chefs for America: Es una iniciativa que busca dar comidas cocinadas por chefs a los hogares que no tienen recursos. https://wck.org/chefsforamerica
  • Care: Esta organización está recogiendo fondos para donar kits de higiene y estaciones de lavados de manos a lugares como Siria y Yemen. https://www.care.org/
  • Malala Fund: La organización de Malala está recogiendo donaciones para ayudar a mitigar el impacto del COVID-19 sobre la educación de muchas niñas en Pakistán mediante la digitalización de los currículos escolares de este país. https://www.malala.org/donate/covid-19?source=modal
  • Sex Workers Outreach Program: Las trabajadoras secuales están siendo imapctadas de una forma única y sus condiciones de vida se pueden deteriorar debido a la situación. Este programa presenta una lista de organizaciones y recolectas de fondos que buscan ayudarles en EE.UU.  https://covid19.swopusa.org/relief-funds/

–    CC

Images:

Woman with umbrella: https://www.unfpa.org/news/pandemic-rages-women-and-girls-face-intensified-risks

Figure 1: https://www.weforum.org/agenda/2020/03/the-coronavirus-fallout-may-be-worse-for-women-than-men-heres-why/

Graph: https://fullerproject.org/story/some-states-shows-alarming-spike-in-womens-share-of-unemployment-claims/

Violencia obstétrica, una naturalizada violación de los derechos humanos.

octubre 13, 2020 § Deja un comentario

Por: Valeria Vallana

La violencia obstétrica es un tipo de maltrato naturalizado que se ejerce desde los profesionales e instituciones de salud sobre las mujeres en la atención de los procesos de embarazo, atención del aborto espontáneo y/o IVE, parto y puerperio (el periodo en el que el aparato reproductor femenino se sana completamente; suele durar entre cinco a seis semanas).

Photo by freestocks.org on Pexels.com

Desde su consideración más amplia, la violencia obstétrica hace parte de la violencia gineco-obstétrica ya que las violencias en la atención en salud de las mujeres hacen parte de un continuo que no solamente atañe a la atención en obstetricia (embarazo, parto, puerperio), sino que se materializan en varios momentos de la atención en salud de las mujeres como la planificación familiar, la anticoncepción, el aborto, la patologización de la menstruación y la menopausia entre otras.

Consiste en una violación recurrente de los derechos humanos, sexuales y reproductivos que impacta negativamente en la experiencia de estos procesos, pero que además deja una impronta negativa con muchos y muy variados efectos físicos y psicológicos en las mujeres y en sus hijos/as.

La violencia obstétrica es la materialización de la deshumanización de la atención en salud, donde encontramos el uso y abuso de las relaciones de poder sobre el binomio mujer-paciente en instituciones altamente jerarquizadas y sociedades patriarcales. A esta doble relación de poder-subordinación de las mujeres pacientes se le puede sumar otras, donde cuestiones de clase, nivel educativo, raza, etnia, edad, entre otras, complejizan el ya complejo cuadro de violencia y discriminación que sufren las mujeres pacientes, exponiéndolas a un mayor grado de vulnerabilidad para sufrir de violencia y maltrato durante la atención en salud de sus procesos.

Es importante reconocer que este tipo de violencia no se presenta solamente en la atención de mujeres, ya que los hombres trans, que requieren de atención para sus procesos de aborto, IVE, embarazo, parto y posparto, también sufren de diferentes formas de maltrato y discriminación.

Encontramos que el ejercicio de esta violencia se relaciona ampliamente con la consideración simbólica de las mujeres como “objetos” de intervención y no como sujetos de derecho, situación que posibilita su deshumanización y cosificación, anulando la agencia y la posibilidad de decidir sobre sus procesos.

En la violencia obstétrica y gineco-obstétrica encontramos violencia estructural, violencia simbólica, violencia física, violencia institucional y violencia verbal y psicológica; siendo lamentablemente común encontrar que se reproducen tratos irrespetuosos y violentos, como por ejemplo insultos, alusiones abusivas a la sexualidad, intervenciones a veces innecesarias pero protocolarias, imposiciones como quietud, silencio y obediencia, apropiación de los cuerpos de madres e hijos/as, búsqueda de consentimientos a través de administración del miedo, entre muchos otros elementos que incluyen incluso castigos que se traducen en aislamientos, regaños y demoras en los medios de analgesia y anestesia

Es muy importante en este sentido recalcar que la violencia obstétrica y gineco-obstétrica constituye una violación de los derechos humanos, sexuales y reproductivos de las mujeres y hombres trans, por lo que no se deben escatimar esfuerzos para su erradicación, ya que cobra una alta cuota de morbilidad y mortalidad materna y perinatal.

Por ello es vital su desnaturalización, por lo que se invita a una reflexión crítica a los personales de la salud, a las diferentes facultades que están formando a los futuros profesionales, a las instituciones involucradas en la atención de los embarazos, abortos, partos, nacimientos y demás actores involucrados, sobre las violencias que se derivan de las relaciones de poder que en el sistema de salud se reproducen. Interpelamos a las ciencias de la salud a hacer sus saberes más contestables, asequibles y reflexivos en el sentido de la preocupación, no sólo en la seguridad de los partos nacimientos, sino también en la calidad de la experiencia de los mismos.

La Organización mundial de la Salud hace este llamado desde el 2014 con su declaración: “Prevención y erradicación de la falta de respeto y el maltrato durante la atención del parto en centros de salud” donde se especifica que: “En todo el mundo, muchas mujeres sufren un trato irrespetuoso y ofensivo durante el parto en centros de salud, que no solo viola los derechos de las mujeres a una atención respetuosa, sino que también amenaza sus derechos a la vida, la salud, la integridad física y la no discriminación. Esta declaración reclama un accionar más enérgico, diálogo, investigación y apoyo en relación con este importante problema de salud pública y de derechos humanos”[1].

Tomada de: https://especiales.ameliarueda.com//mama-primeriza/voy-a-parir.html

En este sentido estamos todos, desde las instituciones y profesionales de la salud, autoridades, universidades, pero también desde la sociedad civil, llamados a intervenir para asegurar una atención en condiciones de respecto y dignidad, garantizando el cumplimiento de los derechos humanos, sexuales y reproductivos durante la experiencia de atención en salud, para que podamos vivir y parir libres de violencias.

Viviana Valeria Vallana Sala

Antropóloga, Magister en Estudios Culturales, docente, investigadora y miembro cofundadora de Huitaca: observatorio de Salud Sexual y Reproductiva de Colombia.

Bibliografía Adicional

Belli Laura. La violencia obstétrica: otra forma de violación de los derechos humanos. Unesco, Revista Redbioética, 2013;1(7):25-34.

Camacaro Marbella. Patologizando lo natural, naturalizando lo patológico… improntas de la práxis obstétrica. Revista Venezolana de Estudios de la Mujer, 2009;14 (32):147-62. Disponible en: http://www.scielo.org.ve/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1316-37012009000100011&lng=es&nrm=iso>. ISSN 1316-3701

Monroy Sonia. El continuo ginecobs-tétrico: Experiencias de violencia vividas por mujeres gestantes en servicios de salud en Bogotá. Bogotá: Universidad Nacional de Colombia; 2012

Organización Mundial de la Salud. Prevención y Erradicación de la Falta de Respeto y el Maltrato Durante la Atención del Parto en Centros de Salud [internet] 2014 [citado 2019 oct 24]. Disponible en: http://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/134590/ WHO_RHR_14.23_spa.pdf?sequence=1

Restrepo A, Rodríguez D, Torres N. “Me des-cuidaron el parto” La violencia obstétrica y el cuidado recibido por el personal de la salud a mujeres durante su proceso de parto. Bogotá: Pontificia Universidad Javeriana; 2016.

Sadler Michelle. Así me nacieron a mi hija. Aportes antropológicos para el análisis de la atención biomédica del parto hospitalario. Santiago: Universidad de Chile; 2003.

Vallana Viviana Valeria . Parirás con dolor, lo embarazoso de la práctica obstétrica. Discursos y prácticas que naturalizan la violencia obstétrica en Bogotá. Bogotá: Pontificia Universidad Javeriana; 2016.

Vallana Viviana Valeria. “Es rico hacerlos, pero no tenerlos” análisis de la violencia obstétrica durante la atención del parto en Colombia. En: Revista Ciencias de la Salud. Vol 17 2019. http://dx.doi.org/10.12804/revistas.urosario.edu.co/revsalud/a.8125


[1] Organización Mundial de la Salud. Prevención y Erradicación de la Falta de Respeto y el Maltrato Durante la Atención del Parto en Centros de Salud [internet] 2014 [citado 2019 oct 24]. Disponible en: http://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/134590/ WHO_RHR_14.23_spa.pdf?sequence=1

Castigo y perfilamiento contra las mujeres de color

junio 3, 2020 § Deja un comentario

¿Qué nombres se vienen a la cabeza cuando se piensa en las víctimas de la brutalidad policial en EE.UU? ¿Piensas en Rodney King, un hombre negro que fue fuertemente golpeado por oficiales de la policía de Los Angeles en 1991?[1]  ¿O piensas en Trayvon Martin, un joven negro de 17 años que en el 2012 fue asesinado por un disparo por un policía en Florida?[2]  ¿Qué hay de Eric Garner, un hombre negro de 43 años que fue asesinafo mediante un enganche de estrangulamiento ilegal por un oficial de policía blanco en 2014?[3] ¿Recuerdas a Tamir Rice, un niño afroamericano de12 años que fue disparado por los policías en un parque cuando pensaron que su pistola de juguete era de verdad?[4] Probablemente, quienes se vinieron a tu cabeza no eran mujeres.

GettyImages-494110186-740x525Sin embargo, las mujeres de color también son víctimas de la brutalidad policial Atatiana Jefferson fue asesinada en octubre  12 de 2019, por un policía blanco en Fort Worth, Texas mientras ella estaba en su casa. Un vecino llamó preocupado a la policía tarde en la noche cuando notó que las puertas de su casa estaban abiertas. Dos policías llegaron a la casa de Atatiana, entraron por la parte de atrás y gritaron “¡Ponga sus manos en alto! ¡Muéstreme sus manos!!”[5] un corto segundo antes de dispararle a través de la ventana de atrás y matarla. Ella estaba jugando videojuegos con su sobrino.[6]

 

La historia de Atatiana es una de muchas historias de brutalidad policial contra las mujeres de color. También está la de Charleena Lyles[7], Shukri Ali[8], Deborah Danner[9], Rekia Boyd[10], Mya Hall[11], Miriam Carey[12], Aiyana Stanley-Jones de siete años[13], y muchas más. Pese a que el riesgo de que una mujer sea asesinada por un oficial de policía es cerca de 20 veces más bajo que el riesgo de un hombre[14], las mujeres siguen siendo víctimas de brutalidad policial. Veintiséis mujeres de color fueron asesinadas por la polícia en EE. UU. en 2019.[15] ¿Por qué las historias de estas mujeres no son igual de visibles en los medios nacionales como la de sus hermanos negros? ¿Por qué las mujeres de color son invisibles en el movimiento actual contra la brutalidad policial?

Slaves-cotton-GeorgiaPodemos empezar por reconocer que la violencia contra las mujeres negras es algo que ha sido ignorado por sifglos. En los Estados Unidos, las mujeres negras han sido maltratadas desde los inicios del país, cuando llegaron como esclavas. De hecho, la esclavitud dependió en gran parte del control sobre los cuerpos de las mujeres negras. Harriet Jacobs, quien nació como esclava, escribió en su libro Incidentes en la vida de una esclava, “la esclavitud es terrible para los hombres, pero es mucho más terrible para las mujeres.” Harriet Jacobs se refiere al abuso sexual que las esclavas vivieron. Las esclavas eran violadas, muchas veces por sus amos, para que tuvieran hijos, los cuales se convertían en propiedad del amo y, así, se aumentaba su fortuna. La violación a una esclava no se consideraba ilegal.[16]

 

Cuando la esclavitud terminó, la violencia contra los ex esclavos, incluyendo a las mujeres negras, continuó. Siguieron siendo violadas por los hombres blancos en una muestra de dominación y eran linchadas junto con los hombres negros. Entre 1880 y 1930,  al menos 130 mujeres negras fueron asesinadas en linchamientos.[17] Una de ellas fue Mary Turner, quien se pronunció en contra del linchamiento de su esposo y después fue ella linchada y asesinada con 8 meses de embarazo.[18] Laura Nelson, quien disparó a un alguacil tratando de proteger a su hijo fue linchada junto con su hijo de 14 años; antes de ser colgada fue violada en grupo por varios hombres blancos.[19] Ida B. Wells, una periodista negra en el siglo XIX, se convirtió en una activista contra los linchamientos. Ella es famosa por decir, “Lo que convierte a un crimen que merece la pena capital en uno que no se persigue es cuestión de un pequeño momento cuando la mujer negra es la parte acusadora,” lo que significaba que las mujeres negras seguían siendo cioladas por hombres blancos, sin ellos ser casitgados, pese a que a los hombres negros se les mataba por el mismo crimen (aunque Ida B. Wells también encontró que el 30% de los hobres negros linchados eran acusados de violar una mujer blanca).[20]

 

Demonstration Of The Blacks' Representatives Against The Lynching Of Monroe In Washington In 1946

 

Tras echarle un vistazo a la historia de violencia contra las mujeres negras, podemos ver con mayor claridad cómo ellas están siendo afectadas por la violencia de hoy. Andrea Ritchie, quien atendió la Universidad de Cornell y la Escuela de Derecho de la Universidad de Howard, habla sobre la violencia contra las mujeres de color en su libro, Invisibles no más: Violencia policial contra las mujeres negras y las mujeres de color. Parte de las razones por las que Ritchie encontró que las mujeres son invisibles en este movimiento es por la forma en que pensamos en la violencia policial. Si pensamos que la violencia policial es solo tiroteos, entonces solo vemos la violencia contra los hombres negros. Las mujeres negras tienen 1.4 veces mayor chance de ser ser matadas por un policía que una mujer blanca[21], pero los hombres negros tienen una posibilidad 2.5 veces mayor de ser asesinados por un policía que un hombre blanco.[22] ¿Entonces hay más en esta historia?

 

Bueno, como pudimos ver en la historia de violencia contra las mujeres negras, Andrea Ritchie demuestra que gran parte de la brutalidad policial contra ellas es violencia sexual. De hecho, la mala conducta sexual es la segunda forma más reportada de mala conducta policial.[23] Otros reportes estadísticos muestran que un oficial de policía está involucrado en un acto de mala conducta sexual cada cinco días.[24] Entre 2005 y 2013, 636 oficiales fueron arrestados por toqueteo forzado, 405 policías fueron arrestados por violación, y 219 fueron arrestados por sodomía forzada, de los cuales 50% de las vícitmas tenían menos de 18 años.[25] Dos de cinco mujeres de color jovenes en Nueva york reportan ser acosadas sexualmente por policías.[26]

 

SayHerNameVigil51Daniel Holtzclaw es un policía de Oklahoma que asaltó sexualmente al menos a 13 mujeres estando de oficio antes de ser arrestado. Holtzclaw eligió a las mujeres afroamericanas de comunidades pobres en el área que patrullaba com su blanco y lo hizo porque creía que tendrían menor chance de reportar el abuso a la policía.[27] Una de las mujeres que asaltó había estado tomando cuando él la paró y le pidió que se bajara del carro para revisar si tenía drogas. Después la llevó a la parte de atrás del carro de policía y la violó.[28] Su experiencia es similar a la de las otras 12 mujeres que testificaron en contra de Daniel Holtzclaw, y de muchas mujeres de color en EE. UU.

 

Las mujeres de color experimentan el acoso sexual de los policías en la lucha antinarcóticos también. Una de las herramientas usadas en esta guerra son las requisas corporales, en las que se le pide al sospechoso que se quite toda la ropa para asegurarse que no no tiene drogas u otros elementos en el cuerpo. Las mujeres negras, asiático-americanas e hispánicas tienen hasta tres veces más chance de ser sometidas a estas requisas que los hombres de su mismo grupo racial.[29] Un policía incluso puede conseguir una orden judicial para hacer una búsqueda de drogas en la vagina de una mujer.[30] Adicionalmente, muchas mujeres son asesinadas en las redadas antidrogas de la policía.

 

Oficiales de policía pararon a Frankie Perkins, una mujer negra, mientras caminaba a casa y la acusaron de haberse tragado unas drogas. En la requisa, los oficiales la estrangularon hasta morir y no encontraron drogas.[31] In 2003, la casa de Lori Penner, una mujer nativo-americana, fue requisada por la policía. No hubo drogas, pero sacaron a su hija, de 15 años, de la ducha y la hicieron pararse frente a ellos desnuda; después observaron mientras se vestía. Lori testificó, “uno de los policías tuvo la audacia de decirle a mi hija que se limpió bien y que se veía linda para una niña de 15 años.”[32]

14262613041651El asalto sexual por oficiales de policía no es la única forma de violencia policial. En muchas ciudades, la policía puede arrestar a alguien que está merodeando con fines de prostitución.[33] Las mujeres de color y las personas trans tienden a ser sobre-sexualizadas en la sociedad y tienen mayores tasas de arresto porque la policía asume que están prostituyéndose.[34] Si estas mujeres tienen condones en su posesión, se suele usar como evidencia.[35]

 

En una investigación del 2017 sobre la prostitución se recolectó información de 1,413 personas que fueron acusadas con delitos relacionados con la prostitución que fueron clientes de la Sociedad de Ayuda Legal (Legal Aid Society) en la ciudad de Nueva Yorky. El reporte encontró que la gran mayoría de clientes eran mujeres de color: 98% de las clientes se identificaban como mujeres, 34% eran de piel negra, 32% se identificaban como asiáticas (pricipalmente coreanas y chinas), 17% se identificaba como hispánica, y solo 11% se identificó como blanca.[36] Esto muestra que cerca del 90% de las personas arrestadas por delitos relacionados con la prostitución eran mujeres de color. Estas estadísticas son similares a la vigilancia de ‘parar y revisar’, una estrategia de cumpliemnto de ley que “permite que los oficiales de policía detengan, cuestionen y  en algunos casos requisen a los individuos que sospechan están involucrados en actividad criminal” (un juez estimó esto como inconstitucional en el 2013).[37] En la ciudad de Nueva York en 2019, cerca del 90 por ciento de las casos de ‘parar y revisar’ involucró a personas de color.[38] De esos, 65 por ciento no resultó en arrestos o llamados a una corte.[39] Además, las mujeres negras tienen mayor chance de ser arrestadas durante una parada en la calle[40], y los supuestos relacionados con la prostitución pueden afectar esta cifra.

5Z57CWGZIZDMRLTBV6YY6MLPLACon el movimiento #BlackLivesMatter (LasVidasNegrasImportan), más personas han tomado conciencia sobre la violencia policial contra los hombres de color. En esa misma línea, tenemos que incluir las necesidades de las mujeres negras en nuestro discurso sobre la brutalidad policial moderna y asegurarnos que las mujeres negras estén  involucradas en la búsqueda por soluciones a esta violencia. Las mujeres negras son detenidas con casi la misma frecuencia que los hombres negros y sufren violencia sexual e incluso la muerte a manos de la policía. En esta entrada nos enfocamos en la brutalidad policial contra las mujeres negras, pero también esta violencia coge a las mujeres hispánicas, asiático-americanas, nativo-americanas y a miembros de la comunidad LGBTQ+.

 

Es importante sentarse con las verdades presentadas en este blog y permitirnos sentir las emociones que estas historias evocan dentro de nosotros. La empatía es una de las fuerzas impulsoras del cambio. También podemos reconocer que a pesar de estas duras realidades, hay faros de esperanza. The Legal Aid Society[41]es una organización sin ánimo de lucro que ofrece representación legal a las personas que han sido arrestadas por delitos relacionados con la prostución en la ciudad de Nueva York, y como ellos hay otras organizaciones similares a lo largo de EE. UU.. Andrea Ritchie es una de las activistas líderes en la búsqueda de toma de conciencia en la lucha contra la brutalidad policial hacia las mujeres y su investigación académica presentada en su libro Invisibles no más: Violencia policial contra las mujeres negras y las mujeres de color,[42] ofrece una mirada profunda sobre este fenómeno.

 

Ritchie también escribió una entrada de blog en  2016  sugiriendo siete caminos en política pública para parar la violencia contra las mujeres y niñas negras, el cual pueden encontrar acá (en inglés):

https://fundersforjustice.org/as-we-sayhername-7-policy-paths-to-stop-police-violence-against-black-girls-and-women/.

Estos pasos incluyen el eliminar el uso de condones como evidencia para los delitos relacionados con prostitución, detener las búsuqedaThese steps include banning the use of condoms as evidence of prostitution-related offenses, prohibición de búsquedas en cavidades corporales en paradas de tráfico (en público), recoger datos nacionales sobre la violencia sexual policial y otros más. Puedes involucrarte en la campaña  #SayHerName (DiSuNombre), visitando su página web (https://aapf.org/shn-campaign) y convertirte en voluntario, activista por la reforma de política, activista a través del arte o puedes donar al movimiento.

 

Cuando empiecen esta lucha, espero puedan recordar las palabras de Naomi Wadler, de 11 años en su discurso en la Marcha por Nuestras Vidas. “Estoy aquí para reconocer y representar a las niñas afroamericanas cuyas historias no llegan a la primera página de los periódicos nacionales. Cuyas historias no salen en el noticiero principal. Yo represento a las mujeres afroamericanas que son víctimas de la violencia armada. Quienes son simplemente estadísticas en lugar de ser mujeres vibrantes, hermosas y llenas de potencial … Insto a todos los que están aquí y a todos los que escuchan mi voz a que se unan a mí para contar las historias que no se cuentan. Para honrar a las niñas y a las mujeres de color, que son asesinadas en tasas desproporcionadas en esta nación. Insto a cada uno de ustedes a que me ayuden a escribir la narrativa de este mundo y que comprendan, para que estas niñas y mujeres nunca sean olvidadas..”[43]

 

29573292_10157144639129338_3588608175066977201_n

 

– C.M.

Picture Creds:

[1] https://rewire.news/article/2017/08/03/paradox-black-women-police-violence-qa-andrea-ritchie/

[2] https://www.britannica.com/topic/slavery-sociology

[3] https://time.com/4508748/victims-as-criminals/

[4] https://aapf.org/shn-moms-network

[5] https://thelightnc.com/9542236/police-footage-shows-aggressive-arrest-of-pregnant-woman/

[6] https://www.nydailynews.com/opinion/ny-transgender-history-in-stonewall-20190616-adrh2w6xnnbztciwkvpp7nwocm-story.html

[7] https://www.facebook.com/amypoehlersmartgirls/photos/a.10152125342159338/10157144639129338/?type=3&theater

 

[1] Sastry, Anjuli, and Karen Grigsby Bates. “When LA Erupted In Anger: A Look Back At The Rodney King Riots.” NPR, NPR, 26 Apr. 2017, http://www.npr.org/2017/04/26/524744989/when-la-erupted-in-anger-a-look-back-at-the-rodney-king-riots.

[2] Ramaswamy, Chitra. “Trayvon Martin’s Parents, Five Years on: ‘Racism Is Alive and Well in America’.” The Guardian, Guardian News and Media, 13 Feb. 2017, http://www.theguardian.com/us-news/2017/feb/13/trayvon-martin-parents-racism-alive-and-well-in-america.

[3] Baker, Al, et al. “Beyond the Chokehold: The Path to Eric Garner’s Death.” The New York Times, The New York Times, 13 June 2015, http://www.nytimes.com/2015/06/14/nyregion/eric-garner-police-chokehold-staten-island.html.

[4] Dewan, Shaila, and Richard A. Oppel. “In Tamir Rice Case, Many Errors by Cleveland Police, Then a Fatal One.” The New York Times, The New York Times, 23 Jan. 2015, http://www.nytimes.com/2015/01/23/us/in-tamir-rice-shooting-in-cleveland-many-errors-by-police-then-a-fatal-one.html.

[5] WFAA, director. RAW: Fort Worth Police Release Body Cam after Officers Shoot Woman in Her Home. YouTube, 12 Oct. 2019, http://www.youtube.com/watch?v=xpcV0ODTy0Y.

[6] Alonso, Melissa, and Christina Maxouris. “Former Officer Indicted in Atatiana Jefferson’s Shooting Death.” CNN, Cable News Network, 21 Dec. 2019, http://www.cnn.com/2019/12/20/us/atatiana-jefferson-death-officer-indicted/index.html.

[7] Murphy, Patricia. “A Family Celebrates Charleena Lyles’ Memory, but Waits for Healing.” KUOW, 25 Oct. 2018, http://www.kuow.org/stories/family-celebrates-charleena-lyles-memory-waits-healing.

[8] Poole, Shelia M. “Who Was Shukri Ali Said? How Did She End up Dead at Hands of Police?” Ajc, The Atlanta Journal-Constitution, 26 July 2018, http://www.ajc.com/news/crime–law/who-was-shukri-ali-said-how-did-she-end-dead-hands-police/x7DjMMkK36FMdZITUxHxQP/.

[9] Silva, Chantal Da, et al. “Deborah Danner Is One of Many Who Did Not Have to Die, Black Lives Matter Says.” Newsweek, 13 July 2018, http://www.newsweek.com/black-lives-matter-deborah-danner-one-many-who-did-not-have-die-1009807.

[10] Momodu, Samuel. “Rekia Boyd (1989-2012) •.” BLACKPAST, 22 Jan. 2019, http://www.blackpast.org/african-american-history/boyd-rekia-1989-2012/.

[11] Romano, Aja. “Black Women on Social Media Urge Baltimore to Remember Mya Hall.” The Daily Dot, The Daily Dot, 8 Mar. 2017, http://www.dailydot.com/irl/transgender-sex-worker-mya-hall-death-nsa/.

[12] Chappell, Bill. “Family Questions Shooting Death Of Woman At U.S. Capitol.” NPR, NPR, 5 Oct. 2013, http://www.npr.org/sections/thetwo-way/2013/10/05/229480049/family-questions-shooting-death-of-woman-at-u-s-capitol

[13] “7-Year-Old Girl Accidentally Shot by SWAT Team.” American Civil Liberties Union, http://www.aclu.org/other/7-year-old-girl-accidentally-shot-swat-team.

[14] Kahn, Amina. “Getting Killed by Police Is a Leading Cause of Death for Young Black Men in America.” Los Angeles Times, Los Angeles Times, 16 Aug. 2019, http://www.latimes.com/science/story/2019-08-15/police-shootings-are-a-leading-cause-of-death-for-black-men.

[15] Statista Research Department. “People Shot to Death by U.S. Police, by Gender 2019.” Statista, 3 Jan. 2020, http://www.statista.com/statistics/585149/people-shot-to-death-by-us-police-by-gender/.

[16] “The Invention of Race.” Race in America, by Matthew Desmond and Mustafa Emirbayer, W.W. Norton & Company, Inc., 2020, pp. 62–65.

[17] Feimster, Crystal N. “Ida B. Wells and the Lynching of Black Women.” The New York Times, The New York Times, 28 Apr. 2018, http://www.nytimes.com/2018/04/28/opinion/sunday/ida-b-wells-lynching-black-women.html.

[18] Simien, Evelyn M. “Lynching Memorial Shows Women Were Victims, Too.” The Conversation, 13 Jan. 2020, theconversation.com/lynching-memorial-shows-women-were-victims-too-95029.

[19] Ibid.

[20] Feimster, Crystal N. “Ida B. Wells and the Lynching of Black Women.” The New York Times, The New York Times, 28 Apr. 2018, http://www.nytimes.com/2018/04/28/opinion/sunday/ida-b-wells-lynching-black-women.html.

[21] Kahn, Amina. “Getting Killed by Police Is a Leading Cause of Death for Young Black Men in America.” Los Angeles Times, Los Angeles Times, 16 Aug. 2019, http://www.latimes.com/science/story/2019-08-15/police-shootings-are-a-leading-cause-of-death-for-black-men.

[22] Ibid.

[23] Corley, Cheryl, and Andrea J Ritchie. “’Invisible No More’ Examines Police Violence Against Minority Women.” ‘Invisible No More’ Examines Police Violence Against Minority Women, Npr, 5 Nov. 2017, http://www.npr.org/2017/11/05/561931899/invisible-no-more-examines-police-violence-against-minority-women.

[24] Ibid.

[25] McLaughlin, Eliott C. “Police Officers in the US Were Charged with More than 400 Rapes over a 9-Year Period.” CNN, Cable News Network, 19 Oct. 2018, http://www.cnn.com/2018/10/19/us/police-sexual-assaults-maryland-scope/index.html.

[26] Ritchie, Adrienne J. “Invisible No More: Racial Profiling and Police Brutality Against Women and LGBTQ People of Color.” May 2016, New York City, Barnard College.

[27] Testa, Jessica. “The 13 Women Who Accused A Cop Of Sexual Assault, In Their Own Words.” BuzzFeed News, BuzzFeed News, 11 Dec. 2015, http://www.buzzfeednews.com/article/jtes/daniel-holtzclaw-women-in-their-ow.

[28] Testa, Jessica. “The 13 Women Who Accused A Cop Of Sexual Assault, In Their Own Words.” BuzzFeed News, BuzzFeed News, 11 Dec. 2015, http://www.buzzfeednews.com/article/jtes/daniel-holtzclaw-women-in-their-ow.

[29] Ritchie, Andrea J. “A Warrant to Search Your Vagina.” The New York Times, The New York Times, 21 July 2017, http://www.nytimes.com/2017/07/21/opinion/sunday/black-women-police-brutality.html?smid=tw-share.

[30] Ibid.

[31] Ibid.

[32] Indian Country Today. “Amnesty International Hears Testimony on Racial Profiling.” Maven, Indian Country Today, 16 Oct. 2003, newsmaven.io/indiancountrytoday/archive/amnesty-international-hears-testimony-on-racial-profiling-aBt4obgk3UyIyZo_A57OwQ.

[33] Beery, Zoë. “Transgender New Yorkers Rally To End ‘Stop And Frisk For Trans Women’.” Gothamist, Gothamist, 20 Nov. 2019, gothamist.com/news/transgender-new-yorkers-rally-end-stop-and-frisk-trans-women.

[34] Dank, Meredith, et al. Consequences of Policing Prostitution: An Analysis of Individuals Arrested and Prosecuted for Commercial Sex in New York City. Urban Institute, 2017, pp. 6–8, https://www.urban.org/sites/default/files/publication/89451/legal_aid_final_0.pdf.

[35] Ritchie, Adrienne J. “Invisible No More: Racial Profiling and Police Brutality Against Women and LGBTQ People of Color.” May 2016, New York City, Barnard College.

[36] Dank, Meredith, et al. Consequences of Policing Prostitution: An Analysis of Individuals Arrested and Prosecuted for Commercial Sex in New York City. Urban Institute, 2017, pp. 6–8, https://www.urban.org/sites/default/files/publication/89451/legal_aid_final_0.pdf.

[37] Merlino, Victoria. “Stop-and-Frisk Increased by 32 Percent in Queens Last Year.” Queens Daily Eagle, Queens Daily Eagle, 11 Feb. 2020, queenseagle.com/all/2020/2/11/stop-and-frisk-increased-by-32-percent-in-queens-last-year.

[38] Ibid.

[39] Ibid.

[40] Prison Policy Initiative. “Policing Women: Race and Gender Disparities in Police Stops, Searches, and Use of Force.” Prison Policy Initiative, 14 May 2019, http://www.prisonpolicy.org/blog/2019/05/14/policingwomen/.

[41] www.legalaidnyc.org

[42] https://www.amazon.com/Invisible-No-More-Violence-Against/dp/0807088986

[43] https://www.youtube.com/watch?list=PL4B448958847DA6FB&time_continue=2&v=ybsNHFGcb_4&feature=emb_logo

Entre la criminalización y la legalización: El Modelo Nórdico

noviembre 5, 2019 § Deja un comentario

Las leyes sobre prostitución están siendo resisadas por el parlamento holandés atendiendo a una petición firmada por cerca de 42 mil jóvenes.[1] Estos activistas quieren implementar el modelo nórdico en Holanda, lo que criminalizaría la compra de sexo. Actualmente, la prostitución es legal en Holanda mientras se haga entre adultos que consienten el acto. Este movimiento, el cual fue iniciado tanto por grupos cristianos como por líderes feministas, ha iniciado un debate dentro del país sobre qué modelo protege mejor a las mujeres. Algunos argumentan que el modelo nórdico hace daño a aquellos que están dispuestos a comprar sexo, así disminuyendo la demanda y reduciendo el tráfico sexual y la prestación. En contraste, algunas trabajadoras sexuales han expresado que esto impediría su habilidad para trabajar y haría más peligroso su trabajo.[2] En este artículo hablaré del modelo nórdico y sus resultados para demostrar cómo se verían países como Holanda si se llega a implementar.

Primero, la violencia contra las mujeres no ha incrementado en Suecia desde la implementación de estas leyes en 1999. Inicialmente, había una preocupación sobre un posible aumento de las violaciones y de la violencia doméstica porque no estaría disponible la posibilidad de “quitarse las frustraciones sexuales con las prostitutas”.[3] Este pensamiento es inherentemente problemático, puesto que los hombres no deberían desquitar sus frustraciones con una mujer, sea quien sea, y se ha probado que es falso.[4] Las tasas de violencia sexual y doméstica no se han aumentado en Suecia. Asimismo, la violencia contra las prostitutas tampoco ha ido en alza, siendo esta una de las principales preocupaciones de las trabajadoras sexuales en Holanda. De hecho, ninguna prostituta fue asesinada en Suecia en el 2015, mientras 70 fueron asesinadas en Alemania, donde la prostitución es legal y, supuestamente, monitoreada.[5]

Segundo, la prostitución y el tráfico sexual han decaído desde la implementación del modelo nórdico en Suecia.[6] Al criminalizar a los compradores, esta ley lleva a que la demanda caiga. Esto significa que la industria no continúa prosperando como lo hace en los lugares donde la prostitución es legal, como en Alemania y Holanda. La argumentación detrás de la legalización es que es mejor monitorear la prostitución para asegurar que las trabajadoras sexuales estén seguras y no sean controladas proxenetas. Sin embargo, si la demanda es mayor, entonces los proveedores comerciales de sexo tienen que proporcionar más trabajadoras de las que tienen disponibles, lo que lleva a un aumento en el tráfico de personas. Estos resultados fueron corroborados por un estudio de la Escuela de Leyes de Harvard conducido en el 2014, titulado “¿La prostitución legalizada aumenta la trata de personas?”. Como se muestra en la imagen abajo expuesta producida por Statista, el país de Europa con la tasa más alta de tráfico de personas es Holanda.

En tercer lugar, ¿qué sucede con las mujeres que afirman que están trabajando voluntariamente como trabajadoras sexuales y que afirman que este modelo afectará su capacidad para ganarse la vida? En este caso, las mujeres arguyen que las leyes que criminalizan cualquier parte de la prostitución son discriminatorias. No obstante, ¿qué tanto de eso es una elección? Incluso las mujeres que dicen no hacer sido víctimas de tráfico o que manifiestan no haber sido obligadas a vender servicios sexuales, probablemente entraron a la industria debido a circunstancias y no a elecciones. Usualmente no se discute si estas personas harían algo distinto si tuvieran otra opción. Ninguna niña crece deseando ser una trabajadora sexual. Si una mujer siente que es su única opción, entonces no es su libertad personal, sino una decisión basada en las circunstancias impuestas por la sociedad.

Las estadísticas demuestran que el modelo Nórdico mejora la vida de las mujeres en los países donde fue implementado. Decaen las tasas de prostitución y, más importante, caen las tasas de tráfico de personas. Esta ley protege a inocentes víctimas, no las crea, algo que sucede tanto en un modelo de legalización o criminalización completo de la prostitución.

 

-por EJ

-traducido por CCS

 

Images

https://danutm.wordpress.com/2015/08/03/meagan-tyler-10-myths-about-prostitution-trafficking-and-the-nordic-model/

 

[1]Anna Holligan, “Dutch Prostitution Debate in Parliament Forced by Youth Petition”, BBC, 10 April 2019, https://www.bbc.com/news/world-europe-47865363

[2]Staff Writer, “Thousands of Young People Sign Petition Demanding Stricter Laws on Prostitution in the Netherlands,” Christian Today, 10 April 2019, https://www.christiantoday.com/article/thousands-of-young-people-sign-petition-demanding-stricter-laws-on-prostitution-in-the-netherlands/132182.htm

[3]Daphne Bramham, “Outlawing the Purchase of Sex has Been Key to Sweden’s Success in Reducing Prostitution,” Vancouver Sun, 21 September 2016, https://vancouversun.com/opinion/columnists/outlawing-the-purchase-of-sex-has-been-key-to-swedens-success-in-reducing-prostitution

[4]Ibid.

[5]Ibid.

[6]Ibid.

El riesgo detrás del techo de cristal

noviembre 5, 2019 § Deja un comentario

Picture1

La mayoría ha escuchado sobre el techo de cristal, la barreara invisible pero real que frena que individuos calificados alcancen ciertos niveles de avance debido a prejuicios o sesgos.[1] Sin embargo, hay otro fenómeno del que poco se ha hablado: el abismo de cristal. Fui introducida a esta frase durante una entrevista para Christine Lagarde, directora general del FMI, en el Daily Show de Trevor Noah.[2] Aquí, no solo discute las políticas del FMI para avanzar, las disputas comerciales entre EE. UU. y China, y la igualdad de género en el mundo de los negocios, también habla del concepto del abismo de cristal, que personalmente la afecto. Entonces ¿qué es?

Este término fue propuesto en la investigación académica de Michelle Ryan y Alex Haslam. Su informe disputó la afirmación hecha por el U.K. Times de que las compañías con mujeres en su junta directiva tuvieron un peor desempeño que aquellas con juntas integradas solo por hombres. En cambio, descubrieron que las compañías con mujeres en su junta ya habían tenido un mal desempeño en el mercado cuando estas mujeres fueron incluidas en la junta. Esta es una historia muy diferente. No es el caso de que las mujeres entren y arrastren a la compañía, parece que solo se llama a las mujeres cuando la compañía está al borde del fracaso.[3] Después de haberse presentado esta investigación, se llevaron estudios similares para comprobar los resultados encontrados no solo con miembros directivos, sino con CEOs y otras posiciones de liderazgo. Esencialmente, las mujeres pueden romper el techo de cristal y avanzar, pero pueden caerse del abismo de cristal creado por una compañía a punto de fallar.[4]

Esto es descorazonador, ¿pero por qué pasa? ¿Por qué las situaciones de liderazgos solo se les aparecen a las mujeres en situaciones de alto riesgo? Existen varias teorías principales para este fenómeno que van más allá de la posible y nefasta razón de que las mujeres simplemente son utilizadas como un potencial chivo expiatorio.[5] La primera razón potencial se discutió en un estudio realizado por Harvard Business Review. Además de encontrar que reemplazar al CEO con una mujer es preferible solo en tiempos de crisis, el estudio encontró que los rasgos estereotípicamente femeninos (como la capacidad de comunicarse) son preferibles cuando una empresa está en crisis y los rasgos estereotípicamente masculinos (como la competitividad) son preferibles cuando la empresa está bien. Esto parece implicar que se cree que los rasgos culturalmente atribuidos a las mujeres son mejores para manejar las crisis.[6] En segundo lugar, puede ser que cuando las empresas están en crisis, la junta desea mandar un mensaje de que la empresa está intentando un cambio drástico para “cambiar las cosas” y, por lo tanto, designan a una directora ejecutiva.[7] En tercer lugar, muchas CEOs femeninas que han estado en riesgo de caer por el abismo de cristal afirman que cuando las mujeres toman una posición arriesgada como ser CEO en una empresa en quiebra, a menudo no son la primera opción, pero ninguno de los candidatos hombres desea tomar la posición. Esencialmente, los hombres rechazan la oportunidad porque saben que van a tener otra; por el contrario, las mujeres están más dispuestas a asumir ese riesgo porque creen que no se les dará nunca más ese chance.[8]

Picture2

Todo esto parece desalentador en la superficie. Parece que, para que las mujeres logren avanzar, estas deben tomar riesgos altísimos que no siempre van a ser recompensados. Muchas mujeres CEOs que aceptan tomar una compañía en crisis pueden ser atacadas por inversores activistas o despedidas como chivos expiatorios si las cosas no cambian lo suficientemente rápido.[9] Sin embargo, hay un brillo de esperanza que me lleva de vuelta a Christine Lagarde. Ella ha sido la primera mujer muchas veces. Fue la primera mujer ministra de finanzas del G8. Después de la crisis financiera, se convirtió en la primera mujer en encabezar el Fondo Monetario Internacional (FMI). Así es, la economía mundial se derrumbó y el FMI designó a una mujer. Dicho esto, su mandato se considera en gran medida como un éxito y alienta a la mujer a tomar citas arriesgadas que las enfrenten al abismo de cristal. Ella afirma que las mujeres deberían ver las crisis como una forma de ganar poder y hacer una diferencia. Una mujer puede hacer eso dándole una vuelta a la situación, manteniendo la fuerza que ha ganado, en vez de darle el turno a un colega hombre.[10] Pareciese que Lagarde hiciera caso a su propio consejo, puesto que acaba de ser nominada la primera mujer en encabezar el Banco Central Europeo (BCE).[11]

Picture3

Aunque la Unión Europea (UE) no esté en una crisis completa, al acercarse el Brexit, con Italia en deuda y con la disputa comercial entre China y EE. UU., la UE no está sana ni estable.[12] Con eso dicho, parece una interesante coincidencia. Que una mujer haya sido nominada para liderar el BCE y la Comisión de la UE.[13] Esta no serpia la primera vez que líderes políticos se enfrentan al abismo de cristal, con el claro ejemplo siendo Theresa May, a quien se le asignó limpiar los vidrios rotos después del referendo del Brexit.[14] Así que, mientras estas mujeres dan un paso adelante, yo ciertamente estaré al tanto de lo que esta por venir. ¿Será esta una oportunidad para que las mujeres den una vuelta completa o será una oportunidad para ser culpadas por la crisis que recibieron? Desafortunadamente, este es el riesgo que la mayoría de las mujeres debe tomar para ir más allá del techo de cristal; es un juego de equilibrio al borde del abismo de cristal.

-EJ

Imágenes:

https://www.tsnn.com/news/expochat-join-us-wednesday-are-you-leaning-can-glass-ceiling-be-shattered

https://www.nytimes.com/2017/08/03/business/female-ceos-glass-cliff.html

https://www.barrons.com/articles/christine-lagarde-european-central-bank-51562187881

https://www.huffingtonpost.co.uk/entry/women-appointed-to-top-eu-jobs-for-the-first-time_uk_5d1c9802e4b03d61164502e5

 

[1]Business Dictionary, “glass Ceiling,” Business Dictionary, 2019, http://www.businessdictionary.com/definition/glass-ceiling.html

[2][2]Trevor Noah, “Christine Lagarde – Economic Equality and the International Monetary Fund,” YouTube, 24 June 2019, https://www.youtube.com/watch?v=leQ1HW7GIQY.

[3]Lydia Dishman, “What is the Glass Cliff, and Why do so many CEOs Fall of it?,” Fast Company, 27 July 2018, https://www.fastcompany.com/90206067/what-is-the-glass-cliff-and-why-do-so-many-female-ceos-fall-off-it

[4]IBID

[5]Stephen J. Dubner, “”After the Glass Ceiling, A Glass Cliff,” Freakonomiks Radio, 14 February 2018, http://freakonomics.com/podcast/glass-cliff/

[6]Susanne Bruckmuller and Nyla R. Branscombe, “How Women End up on the ‘Glass Cliff,’” Harvard Business Review, 2011, https://hbr.org/2011/01/how-women-end-up-on-the-glass-cliff.

[7]IBID, Dubner

[8]IBID, Dubner

[9]Emily Stewart, “Why Struggling Companies Promote Women: The Glass Cliff Explained,” Vox, 31 October 2018, https://www.vox.com/2018/10/31/17960156/what-is-the-glass-cliff-women-ceos.

[10][10]Cassie Werber, “Christine Lagarde Says Women Should Use the ‘glass Cliff’ to Their Advantage,” Quartz at Work, 4 July 2019, https://qz.com/work/1658829/christine-lagarde-says-women-should-embrace-glass-cliffs-roles/.

[11]“Germany’s Ursula Von Der Leyen Nominated to Lead Eu Commission,” BBC,2 July 2019, https://www.bbc.com/news/world-europe-48847200

[12]IBID, Werber

[13]IBID, BBC.

[14]IBID, Werber

  • Quienes somos

    El blog de WomanStats se deriva del proyecto WomanStats. Oprima Sobre nosotros para leer más, y no se olvide de ver la página principal!
  • Beijing+20

    La campaña "Empoderamiento de la mujer - Empoderamiento de la humanidad: Picture It" se está facilitada por ONU Mujeres en el marco del 20 aniversario de la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer de Beijing y la adopción de la Plataforma de Acción de Beijing.

  • Entradas populares

  • De que estamos hablando

  • Ponga su correo electrónico para seguir este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas por correo electrónico.

    Únete a 3.938 seguidores más

  • Síguenos en Twitter

  • Archivos

A %d blogueros les gusta esto: