Rindiendo cuentas frente a las violaciones

diciembre 10, 2018 § Deja un comentario

Varios meses atrás, se me pidió actualizar la escala de WomanStats que compara las violaciones reportadas en los países alrededor del mundo (LRW-SCALE-4).

Partiendo del entendimiento de que las violaciones suelen ser poco reportadas en el mundo, yo sabía que tenía que tomar los números con un grano de sal. Sin embargo, me di cuenta que no tenía idea de qué tan problemáticos eran los datos sobre violaciones hasta que me involucré en este proyecto más a profundidad.

Antes de detallar mi experiencia trabajando con esta escala, es importante explicar qué datos se usan y cómo se calculan los puntajes para cada país. La métrica generalmente aceptada para expresar las tasas de violaciones reportadas, según lo reportado por la Oficina de las Naciones Unidas de la Droga y el Delito (UNODC), es el número de violaciones reportad por cada 100.000 personas en la población en un año particular. Por ejemplo, la tasa de violaciones reportadas de Botsuana en el 2014 fue de 91.62 por cada 100.000 habitantes.[1]

A primera vista, esta parece una tasa aceptable. Después de todo, quiere decir que menos de una décima del porcentaje de la población sufrió una violación sexual en el 2014. ¡Botsuana debe estar muy bien en comparación con otros países del mundo!

Resulta, sin embargo, que la tasa de violaciones reportadas más alta en el mundo en el 2014 fue el modesto 91.62 por cada 100.000 habitantes de Botsuana.[2]

Basado en nuestros cálculos, más de la mitad de los países en el mundo han reportada tasas de menos de 10 por cada 100.000 (menos del .01%) y más del 75% de los países tienen tasas de menos de 60 por cada 100.000 (menos del .06%).

RapesRate

Probablemente estas tendencias globales en violaciones reportadas sean un reflejo verdadero de la incidencia de las violaciones en el mundo. No obstante y desafortunadamente, las investigaciones demuestran que ese no es el caso, las violaciones sexuales son poco reportadas.[3]

Las tasas de violaciones reportadas presentadas por UNODC reflejan solo las violaciones que fueron oficialmente reportadas a la policía. Por tanto, los números que presenta UNODC suelen frecuentemente ser indicadores pobres de los números verdaderos de violaciones sexuales en una población.

Para cualquier año dado, UNODC puede reportar únicamente presentar las tasas de violaciones reportadas para 120 o 130 países porque muchas naciones no realizan un seguimiento preciso de las cifras de delincuencia o bien, porque las ofuscan intencionalmente para la comunidad internacional.[4]

La base de datos de WomanStats codifica información para 176 países alrededor del mundo; por tanto, si solo usáramos los datos reportados por UNODC nos estarían faltando datos de un cuarto o un tercio de los países para los cuales codificamos.

Sin el acceso oficial a los datos reportados para muchos países, ha sido necesario buscar información comparable en otros lados.

En algunas instancias de suerte, los datos disponibles para los países faltantes nos ha ayudado a hacer unas conversiones fáciles para establecer una tasa de violaciones reportadas comparable.

En la mayoría de los datos faltantes estos números fáciles de convertir no se encuentran en ninguna parte.

En última instancia, decidimos permitir que los datos que calculen la prevalencia de las violaciones para sustituir a los países sin datos sobre violaciones reportadas. Estos datos estimados se encuentran en una escala totalmente distinta a la que utilizamos para las violaciones reportadas que aún estamos tratando de determinar cómo comparar las dos figuras en una sola escala.

El problema de reconciliar los datos de violaciones reportadas y los datos aproximados de las tasas de violaciones es solo una de las muchas frustraciones con los datos.

Otro gran problema en todos los ámbitos fue la falta de especificidad en los indicadores. Los datos sobre violaciones, para muchos países, se encuentran combinados con incidentes de asaltos sexuales, violencia sexual, intentos de violaciones, violencia doméstica y violencia física. Sin datos separados no podemos hacer ninguna inferencia sobre la prevalencia de las violaciones sexuales en un país.

Otro obstáculo es encontrar datos útiles sobre violaciones sexuales es que muchos países tienen datos en la prevalencia de las violaciones a través de la vida de las personas, más que la incidencia anual. Es difícil encontrar una forma de comparar estas medidas tan distintas.

Sin embargo, el mayor problema de todos es, simplemente, la ausencia de información disponible. Para muchos países no hay datos sobre violaciones.

Yo todavía estoy tratando de luchar con estos datos para producir una escala coherente.

El proceso de mirar estas figuras y hacer esta escala ha tenido un impacto significativo en mí y en la forma que miro las violaciones. Mirando los datos, he encontrado una falta abrumadora de responsabilidad institucional. Los gobiernos nacionales aún no parecen sentir la responsabilidad que tienen con la comunidad internacional de reportar las estadísticas sobre violaciones. Peor aún, no parecen sentirse responsables con las víctimas de sus propias comunidades.

Espero que las instituciones internacionales como ONU Mujeres y el Consejo para la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW, por sus siglas en inglés) pueden ejercer la presión en los gobiernos nacionales para empezar un seguimiento y reporte preciso sobre la tasa de violaciones sexuales reportadas.

Yo creo que una rendición de cuentas y la responsabilidad de reportar las violaciones es un paso adelante hacia la eliminación de la cultura de la violación (rape culture)[5] que muchas veces permite que los perpetradores actúen porque sienten que no hay consecuencias.  En esta nueva cultura consciente de las violaciones, considero que las víctimas sí estarían dispuestas a salir adelante a reportar las violaciones a las autoridades, finalizando con la impunidad para los violadores sexuales.

—escrito por TPJ

—traducido por CCS

 

 

[1] UNODC. “Rape at the national level, number of police-recorded offences.” https://data.unodc.org/#state:1.

[2] In

[3] Allen, W. David. 2007. “The Reporting and Underreporting of Rape.” Southern Economic Journal, Vol 73, No. 3, 623-641. January. https://www.jstor.org/stable/20111915.

[4] UNODC. “Rape at the national level, number of police-recorded offences.” https://data.unodc.org/#state:1.

[5] La cultura de la violación es un término que traduce del inglés rape culture refiriéndose a la cultura donde la violación (y otras formas de agresiones sexuales) se ha normalizado debido a actitudes propias de la sociedad frente a la sexualidad, el género y el sexo. Se incluyen comportamientos como culpar a la víctima de las violaciones y agresiones sexuales que comete o la trivialización de la violación. (N. del traductor).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Rindiendo cuentas frente a las violaciones en Proyecto WomanStats.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: