Sexismo en la industria de escritura y editorial

octubre 6, 2021 § Deja un comentario

Uno de mis grandes amores en la vida es la lectura. Resulta que yo (como mujer) no me encuentro sola en esta pasión. Según datos de YouGov, las mujeres tienen más probabilidades que los hombres de leer 11 o más libros anualmente, mientras que los hombres tienen más probabilidades que las mujeres de leer de 1 a 10 libros por año.[1] De hecho, las mujeres tienen 4 veces más probabilidades que los hombres de decir que han leído más de 50 libros al año[2] (y mi compañera de habitación es una de ellas— en lo que va del año ella ha leído 94 libros). En pocas palabras, las mujeres leen más que los hombres.

Y resulta que también hay más mujeres escritoras. Desde el 2016, el 63% del gremio de escritores está conformado por mujeres.[3] Y, aun así, incluso con los lectores y autores siendo en mayoría mujeres, las autoras siguen experimentando sexismo en la industria editorial y de escritura. Probablemente esto no sea sorprendente en este punto, teniendo en cuenta cuan generalizado puede ser el sexismo—¿alguno ha leído Mujer invisible, por Caroline Criado-Pérez? — Vamos a explorar esto de todas formas.

Primero, es importante reconocer que las autoras experimentan el sexismo de formas complicadas basadas en múltiples factores, incluyendo el género en el que escriben, a la audiencia a la que se dirigen, su edad, su raza, y orientación sexual, entre otros. Aquí, me centraré específicamente en el sexismo que experimentan las autoras que escriben en géneros estereotípicamente “femeninos” y por las autoras que escriben en géneros estereotípicamente “masculinos”.

Shannon Hale, la autora de La Academia de Princesas, reveló en una reciente publicación el sexismo persistente que ella recibe como una autora que escribe sobre princesas (probablemente el estereotipo más femenino que puede haber). Narra la experiencia que tuvo en una asamblea escolar en la que solo las niñas de la escuela tenían permitido asistir, asumiendo que los niños no estarían interesados en sus libros. Al menos a uno de los niños de la escuela le habían gustado sus libros y quería asistir al evento, pero para el momento que consiguió el permiso, se sintió muy avergonzado como para ir. Aun así, cuando Hale le preguntó a la administración de la escuela si tanto niños como niñas fueron a la asamblea de un autor masculino que los había visitado recientemente, la respuesta fue sí. Esto, afirma Hale, refuerza “la falsedad de que lo que los hombres dicen es universalmente importante, pero lo que dice una mujer solo aplica para las niñas”.[4]

Es cierto que esta puede ser solo la experiencia de una autora. Es una experiencia que vive frecuentemente, pero tal vez no es un problema general. Pero aquí está la cosa, no es solo su experiencia. Muchas autoras, como Gayle Forman, Alison Croggan, Libba Bray y Maureen Johnson, han hablado sobre cómo ni ellas ni sus libros son tomados en serio. En un artículo reciente escrito por Maureen Johnson, autora de Truly Devious, ella dice, “un hombre y una mujer pueden escribir libros sobre el mismo tema, con el mismo nivel de calidad, y esa mujer sencillamente tiene más probabilidades de obtener la publicidad discreta, con una portada de venta suave, con un brillo cálido y una sensación de jazz suave que se desprende de ella”.[5]

Johnson ha experimentado esto de primera mano con la portada de uno de sus libros, The key to the Golden Firebird, que es sobre tres hermanas que luchan con el desmoronamiento de su familia tras de la muerte de su padre. Es un tema bastante complicado. ¿Y la portada de su libro? Se ve un fondo rosado brillante con una mujer joven haciendo una pose y las palabras “una novela” en un corazón rosado. La portada no transmite lo sombrío del tema principal, ¿verdad? Esta es una experiencia muy frecuente para las autoras, tanto, que Johnson les pidió a sus seguidores de Twitter que tomaran una foto de la portada de un libro y luego una de cómo se vería la portada si el autor fuera del sexo opuesto. Pueden ver algunos de los resultados en este artículo.[6]

La portada del libro de Johnson “The key to the Golden Firebird”, con una mujer en la portada posando y las palabras “una novela” escritas en un corazón rosa.

El sexismo también es visible en las disparidades salariales en la industria de escritura. Hay datos que muestran que los escritos de las mujeres se valoran menos que los de los hombres. Un estudio publicado en el 2018 encontró que los precios de los libros de géneros con más autoras femeninas son más económicos que los libros de géneros con más autores masculinos.[7] “En general, los libros identificados con autores de nombres femeninos cuestan 45% menos en promedio que los que tienen autores con nombres masculinos. Incluso después de que los investigadores tuvieran en cuenta las disparidades de precios entre los géneros, los libros escritos por mujeres seguían siendo, en promedio, un 9% menos costosos”[8]

También hay una brecha del 25% entre el promedio de ganancias de autores hombres y mujeres,[9] y puede que esto también tenga que ver con el hecho de que los autores masculinos reciben 56% de la atención de los medios de la cobertura de reseñas [10] (¡recuerden que hay más autoras que autores!). El VIDA Count, que ha “desglosado… revistas literarias y publicaciones periódicas muy respetadas, teniendo en cuenta el género, los revisores de libros, los libros reseñados y las firmas periodísticas para ofrecer una evaluación precisa del mundo editorial” durante los últimos 10 años ha descubierto que solo 3 de las principales revistas y publicaciones periódicas literarias han publicado el 50% o más de mujeres y escritoras no binarias.[11] Las autoras simplemente no están recibiendo la misma atención que sus homólogos masculinos, a pesar de ser una proporción mayor de la industria.

Las autoras de los géneros de ciencia ficción y fantasía tradicionalmente dominados por los hombres también tienen batallas únicas contra el sexismo. El sexismo en contra de las autoras en este género ha sido resaltado por las nominaciones a los Hugo Awards en los últimos años. Los Hugo Awards son ampliamente considerados el mejor premio en las categorías de fantasía y ciencia ficción, y los libros de los Premios son nominados y votados por los mismos lectores de ciencia ficción y fantasía. Un grupo de lectores, dirigido por Vox Day, pensó que los Premios se estaban volviendo “conferencias de diversidad de izquierda” y los llamo un “premio de acción afirmativa” porque más mujeres y más personas de color estaban siendo nominadas.[12] Ellos decidieron boicotear los Premios y votaron juntos, como un bloque, nominando títulos ridículos, o títulos que, para ellos, pertenecían más por tradición al género (es decir, libros escritos por hombres blancos).[13] 

Los libros escritos por autoras femeninas también tienen menos probabilidades de ser tomados en serio en los géneros de ciencia ficción y fantasía. Esto es visible en el debate entre los méritos de la ciencia ficción “dura” y “blanda”, donde la ciencia ficción “dura” es escrita para ser más acertada en términos científicos, mientras que la ciencia ficción “blanda” se preocupa menos por acertar científicamente y se enfoca más en los aspectos sociales de la novela. Las mujeres tienen más probabilidades de ser aceptadas en la ciencia ficción “blanda”, que tiene menos merito porque el mundo construido en estos libros no sigue estrictamente teorías científicas.

Solo el 16% de autores de ciencia ficción que han sido galardonados con el prestigioso premio “Grand Master” son mujeres.[14]  Esto no es simplemente porque hay menos autoras mujeres de ciencia ficción (solo el 25% de autoras de este género son mujeres).[15] Las mujeres tienen más éxito en la ciencia ficción/fantasía si escriben bajo un seudónimo masculino, como Alice Sheldon quien escribió bajo el nombre de James Tiptree Jr., o si hacen que sus nombres sean ambiguos en cuanto al género, usando solo iniciales.

Los hombres que leen ciencia ficción alcanzan casi el doble que las mujeres que lo hacen. [16] Sarah Gailey, una autora de ficción especulativa, plantea una posible razón por la que las mujeres podrían no sentirse atraídas por la ciencia ficción. Ella dice: “Podemos darle a un mago acceso a una nave espacial impulsada por un volcán de siglos de antigüedad, pero nos resistimos a la idea de una mujer a la que nunca se le ha hecho sentir pequeña y asustada.” [17] Ella resalta un buen punto. Muchas de las novelas de ciencia ficción se desarrollan en el futuro. Es desmoralizador darse cuenta de que, incluso en estas novelas futuristas, las mujeres aun no tienen igualdad con los hombres.

Ahora quiero que intenten un pequeño experimento. Vayan a Google y busquen “los mejores autores de ciencia ficción”. ¿Cuántas son mujeres? ¿Cuántas personas de color hay? Luego, busquen “las mejores lecturas de playa”. ¿Cuántas autoras mujeres hay en esas listas? Busquen “mejores autores de ficción dura” y “mejores autores de ficción blanda.” ¿Qué notan en los resultados?

Si en este punto se están sintiendo agobiados, no hay problema. ¡Hay cosas que podemos hacer para ayudar! Si deciden seguir algunos de estos pasos, comenten y déjennos saber cómo les fue.

• Si eres un lector de ciencia ficción / fantasía, ¡vota y nomina libros en los Hugo Awards! Las autoras N. K. Jemisin y Arkady Martine han ganado los Hugo Awards en los últimos años debido al aumento de la participación de votantes.

• Shannon Hale recomienda que cuando compremos libros para niños, no compremos por género (gender), sino por género (genre). [18]  ¡Los niños pueden leer libros sobre princesas y las niñas pueden leer ciencia ficción! Su género no define sus intereses.

• Si notan que leen sobre todo libros de autores masculinos, diversifiquen sus actividades. Y aunque esta publicación habló específicamente sobre autores masculinos y femeninos y no entró en la interseccionalidad de la raza y la orientación sexual, esto también se aplica a las personas de color y a los autores LGBTQ +.

• Obtengan las reseñas de sus libros de organizaciones que revisan a autores masculinos y femeninos por igual. En VIDA Count (www.vidaweb.org) pueden encontrar qué tan bien les está yendo a diferentes revistas y publicaciones periódicas literarias. The New York Times, Poetry, Fence y Kenyon Review son buenas opciones.

-CM.


[1] https://today.yougov.com/topics/lifestyle/articles-reports/2018/08/14/reading-books-men-women

[2] Ibid.

[3] https://www.bostonglobe.com/metro/2017/03/06/chart-the-percentage-women-and-men-each-profession/GBX22YsWl0XaeHghwXfE4H/story.html

[4] http://www.squeetus.com

[5] https://www.huffpost.com/entry/gender-coverup_b_3231484

[6] https://www.huffpost.com/entry/coverflip-maureen-johnson_n_3231935?1367956789

[7] Weinberg DB, Kapelner A (2018) Comparing gender discrimination and inequality in indie and traditional publishing. PLoS ONE 13(4): e0195298. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0195298

[8] https://qz.com/1264678/chart-books-are-cheaper-in-genres-dominated-by-women/

[9] https://www.theguardian.com/books/2019/mar/18/male-and-female-writers-media-coverage-reveals-marked-bias

[10] Ibid.

[11] https://www.vidaweb.org/the-count/2019-vida-count/

[12] https://theconversation.com/friday-essay-science-fictions-women-problem-58626

[13] Ibid.

[14] https://theconversation.com/friday-essay-science-fictions-women-problem-58626

[15] Ibid.

[16] https://www.statista.com/statistics/470748/favorite-book-genres-gender-usa

[17] https://theconversation.com/friday-essay-science-fictions-women-problem-58626

[18] http://www.squeetus.com

Fuente de la imagen

Cover for The Key to the Golden Firebirdhttps://www.goodreads.com/book/show/10276854-the-key-to-the-golden-firebird

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Sexismo en la industria de escritura y editorial en Proyecto WomanStats.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: